Los demócratas parecen dispuestos a aceptar un primer paquete fiscal en EEUU por un importe muy inferior a los $ 2 billones

J.J. Fdez- Figares ( Link Securities) | En una sesión que podríamos catalogar como de consolidación, los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron de forma mixta y sin grandes variaciones. De esta dinámica se desmarcó “para bien” el Ibex-35, que subió casi un 1% en la jornada, apoyado en el buen comportamiento de los valores bancarios, los cuales mantienen un elevado peso relativo en el mismo, y que ayer subieron en las principales plazas europeas tras divulgarse por el mercado rumores, que consideramos infundados, sobre la posibilidad de que el BCE levante la prohibición al pago de dividendos de las entidades de crédito tan pronto como en la próxima reunión de su Consejo de Gobierno, que se celebrará el 10 de diciembre.  

Pero, además, ayer hubo varios factores que “jugaron” a favor y en contra de los mercados. En el lado positivo de la balanza habría que colocar dos temas: i) la aprobación en el Reino Unido por el procedimiento de emergencia de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y por la biotecnológica alemana BioNTech, vacuna que podría comenzar a ser inoculada en la población de mayor riesgo tan pronto como a comienzos de la semana que viene; y ii) la actitud positiva mostrada ayer por la tarde por los líderes demócratas en el Congreso estadounidense sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo para la aprobación de un paquete fiscal de ayudas a los afectados por la pandemia antes de que finalice el año. Cabe recordar que antes de las elecciones presidenciales los demócratas se “plantaron”, no aceptando ninguna propuesta inferior a los $ 2 billones. Ahora parecen dispuestos a aceptar un primer programa por un importe muy inferior, a la espera de aprobar otro cuando el presidente electo Biden sea investido. En sentido contrario, y especialmente en las bolsas europeas, hubo dos factores que impactaron negativamente en la renta variable: i) la fortaleza del euro frente al dólar, que resta competitividad a las exportaciones europeas y tiene un impacto muy negativo en la inflación de la región; y ii) las pesimistas noticias sobre el desarrollo de las negociaciones para el brexit, tras filtrarse la advertencia que habría hecho el negociador jefe de la Unión Europea (UE), Barnier, a un conjunto de diplomáticos para que se prepararan para un brexit sin acuerdo, dado que todavía hay una serie de puntos que alejan a ambas partes. Entendemos que estos dos últimos factores pueden seguir pesando en el comportamiento de las bolsas europeas en los próximos días; en el caso del segundo, al menos hasta que se sepa si finalmente habrá o no acuerdo entre el Reino Unido y sus ex socios de la Unión Europea (UE) para evitar un brexit duro, algo que, de darse, entendemos sería muy contraproducente en estos momentos para la región en su conjunto, dada la profunda crisis por la que atraviesan ambas economías.  

Hoy, en principio, esperamos que los principales índices europeos abran sin una clara dirección, muy cerca de los niveles de cierre de ayer. Durante la jornada los inversores dispondrán de importantes referencias macroeconómicas, ya que se publicarán las lecturas finales de noviembre de los índices adelantados de actividad de los sectores de servicios: los PMIs servicios y el ISM no manufacturero estadounidense. Esperamos que estos indicadores apunten a una fuerte contracción de la actividad de este sector en el mes en las principales economías europeas, consecuencia de las medidas restrictivas a la movilidad de las personas y a la actividad económica impuestas por las autoridades para intentar luchar contra lo que se viene llamando “segunda ola” de la pandemia. No así en EEUU, donde esperamos que los mencionados índices muestren que la actividad del sector, a pesar de haberse ralentizado ligeramente, continuó expandiéndose a buen ritmo en noviembre.  

Además, los inversores estarán muy pendientes del resultado de la reunión que celebran hoy los ministros de petróleo de la OPEP +. Todo parece indicar que, finalmente, y pese a las fuertes discrepancias mostradas recientemente entre los socios, optarán por prorrogar por unos meses el actual acuerdo de reducción de sus producciones. Otra cosa es que los distintos países, tanto los pertenecientes al cártel de la OPEP como sus socios, respeten las cuotas asignadas, algo que Rusia lleva dos meses sin hacer.  

Por último, y este es un tema que de resolverse favorablemente puede servir como nuevo catalizador de las bolsas occidentales, los inversores se mantendrán muy pendientes de las noticias que lleguen desde Washington sobre posibles avances para alcanzar un acuerdo para la aprobación de un nuevo paquete fiscal de ayudas antes de que finalice el ejercicio.