¿La normalidad llegará en 2023?

dax

Alphavalue | En los últimos días se está dejando entrever por algunas compañías, y que a continuación pasaremos a analizar, que 2021 será otro año perdido y la situación no empezará a remontar hasta 2023-25.

Esta idea es la que nuestros analistas se han temido durante bastante tiempo. Los inversores alcistas han estado muy activos en mercado con las mejoras de los beneficios esperados para 2021 de un +45% respecto a una escuálida base del ejercicio 2020, olvidando que esta revisión al alza, si termina concretándose, será un 15% menor de los beneficios de 2019, es decir, un año perdido. No nos sorprendería que la nueva normalidad tenga un perfil similar a 2020, con un 2021 sin un avance muy destacado después de todo.

¿Qué nos espera?

Empecemos por SAP (añadir, objetivo 109 €-). Fue necesario un nuevo CEO, Christian Klein, para descubrir que el software ERP Grandpa no converge fácilmente con los add-ons de la nube comprados a precios ridículos. Los retrasos provocados por el Covid 19 afectaron a su cartera de pedidos. 2023 será la siguiente cita para rendir cuentas, tiempo necesario para apostar decididamente por el cloud. Esto es un gran golpe para la confianza en la industria delsoftwareempresarial.

Continuamos con STMICROELECTRONICS (añadir, objetivos 33,6 €++). La pérdida de HUAWEI como cliente, uno de los más importantes del grupo, hace necesario replantearse la situación. Apuntaron «tenemos los productos, pero los clientes no llegan lo suficientemente rápido«. Hay pocos indicadores tan destacados como los semiconductores. Estos clientes, más lentos en la petición de pedidos, serían fabricantes de autos y teléfonos inteligentes. De concretarse, sería una importante señal del tono global.

CONTINENTAL (reducir, objetivo 119 €++) se está alejando de los vehículos de combustión (ICE) y se acerca a los eléctricos. Los enormes costes de esta reestructuración deberían hacer que la compañía esté en una buena posición para 2023 y poder ofrecer una tecnología de alta calidad para los vehículos eléctricos. Mientras tanto el programado spin-off de Vitesco Technologies parece que se pospone sine die. Más allá del horizonte de 2023, el mercado de los vehículos de combustión está cayendo más rápido de lo que se pensaba, es decir, una mala noticia para este gran sector.

Por su parte, TUI GROUP (vender, objetivo 3,48 €++) encontró un gran apoyo en el Banco de Desarrollo de la República Federal Alemana (KfW) para poder sobrevivir en un mercado, el turístico, especialmente afectado por la pandemia. La buena noticia es que el grupo debería salir adelante. La mala, que no alcanzará un nivel de rentabilidad positivo antes de 2022. El grupo alemán es un claro indicador de la situación de la industria turística, del transporte y de las aerolíneas. No es necesario dar más detalles, está dicho todo.

En el caso de SUEDZUCKER (añadir, objetivo 13 €–), las ventas esperadas para 2021 de azúcar o pizzas congeladas serán menores de lo planteado en un primer momento, véase el caso de su negocio «CropEnergies».

Las compañías concesionarias como la española FERROVIAL (reducir, objetivo 22 €+) no volverán a conocer una actividad nominal en 2021. ERICSSON (comprar, objetivo 133 SEK+) hizo una especie de profit warning sobre los beneficios 2021.

Sobre las entidades financieras, no haremos mención alguna, con un horizonte para el próximo año marcado por la sombra de las quiebras en un contexto de vacunación.

El análisis del panorama que nos espera tiene un tinte muy alemán, teniendo en cuenta las compañías escrutadas para tal fin. Si bien la mayoría de estos grandes grupos alemanes tienen un carácter global como para que su nacionalidad inhabilite las conclusiones extraídas.