Negociadores del Consejo y el Parlamento europeo acuerdan el instrumento con las normas para acceder al Fondo de Recuperación

Mapa de Europa

Link Securities | Según informaron varios medios, los Estados miembros de la Unión Europea (UE) y el Parlamento Europeo cerraron el viernes los detalles del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia, instrumento que pondrá a disposición de los países de la región 672.000 millones de euros en ayudas a fondo perdido y préstamos para inversiones en prioridades europeas (como la agenda digital o verde) y a cambio de reformas.

Este mecanismo es el principal pilar del fondo de recuperación que se ha diseñado por importe de EUR 750.000 millones. Sumado al presupuesto plurianual ordinario de la UE, Europa contará con EUR 1,8 billones hasta 2027 para superar la crisis y realizar cambios estructurales en su economía. El acuerdo deberá ser confirmado ahora por el Consejo y el pleno del Parlamento.

Posteriormente, serán los distintos países miembros los que deban ratificar durante los próximos meses, gran parte de ellos a través de sus parlamentos nacionales, el nuevo techo presupuestario de la UE para que la Comisión Europea (CE) pueda pedir prestada la cantidad del fondo en los mercados. Según el acuerdo alcanzado, los estados miembros tendrán que dedicar al menos el 37% de los fondos a objetivos relacionados con el clima. Además, ninguna inversión podrá ir destinada a actividades que causen daño al medio ambiente. Al mismo tiempo, un 20% del gasto tendrá que ir destinado a la transición digital, otra de las grandes prioridades europeas.

No obstante, la entrega de fondos conlleva ciertas condiciones. Así, se puede bloquear la entrega de los fondos de recuperación en caso de una violación seria de las metas fiscales dadas a los países, aunque no sucederá hasta al menos 2022. En parte, porque no se espera que se reactive al menos hasta entonces el “corsé” que supone el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, actualmente suspendido por el impacto de la pandemia. Además, los países miembros deberán enviar antes del mes de abril sus planes de inversiones y reformas, que serán evaluados y discutidos con la CE antes de acceder a la ayuda. Para desbloquear los fondos, deberán contener inversiones orientadas hacia los objetivos de la UE y aquellas reformas que ha solicitado la CE a los distintos países durante el último par de años.