Un Brexit sin acuerdo implica una caída del PIB del Reino Unido del -1% y del -0,2% de la UEM

Reto Cueni (Vontobel AM) | En las últimas jornadas, la región se enfrenta a restricciones más duras por la Covid-19 y a la continua incertidumbre de Brexit, pero acoge con satisfacción el avance en la cumbre de la UE y un paquete de estímulos ampliado.

En los últimos días, la Covid-19 ha retomado el protagonismo de la actualidad informativa. El virus ha continuado propagándose por toda la región, y las infecciones y las defunciones alcanzaron niveles récord en muchos lugares. Especialmente Alemania, la economía más grande de la Eurozona. Esto ha provocado que la canciller alemana Angela Merkel haya anunciado un confinamiento duro que implicará el cierre de comercios no esenciales, escuelas y guarderías, entre otras. Las nuevas restricciones estarán en vigor al menos hasta el 10 de enero.

No ha sido el único país en imponer este tipo de medidas, también lo han hecho Italia, que ha superado al Reino Unido como el país con más muertes en Europa, y Francia, que mantendrá cerrados bares y restaurantes y que introduce toque de queda.

Una cosa es segura, estas extensiones de las medidas, o incluso un nuevo endurecimiento de las restricciones, obstaculizarán claramente el crecimiento de la Eurozona en el futuro. Sin embargo, después del crecimiento negativo del último trimestre de este año y de un rebote más bien escaso en el primer trimestre, esperamos que se produzca una fuerte expansión en el segundo trimestre de 2021. Este rebote debería durar hasta la segunda mitad del año. Esto se debe a varios factores, como las temperaturas más cálidas hacia la primavera y el esperado impacto positivo de las vacunas, que deberían ayudar a frenar la propagación del virus. Como ya habíamos previsto una duración algo mayor de las restricciones bastante duras, mantenemos nuestra previsión de un crecimiento del PIB del -7,5% en 2020, y nos atenemos a nuestra expectativa de un fuerte repunte del 5,1% en 2021.

Aparte del Covid-19, la actualidad también está marcada por las tensas negociaciones por el Brexit entre la Unión Europea y el Reino Unido. En el momento en el que escribimos esta nota, creemos que la posibilidad de que se produzca un acuerdo o de que no se produzca, son idénticas, de alrededor de un 50%. Consideramos que la declaración conjunta de los dirigentes de la Unión Europea y el Reino Unido, en la que confirmaron su determinación de encontrar una solución en los próximos días a pesar de que no cumplieron el plazo, es una señal positiva. Creemos además que el actual entorno económico débil debido a la pandemia de la Covid-19 ofrece un claro incentivo para evitar cualquier desastre comercial que resultaría en caso de un Brexit sin acuerdo.

En el caso de que se produjera un Brexit sin acuerdo, esperamos que el PIB del Reino Unido se reduzca en un 1%. La actividad económica de la UEM, por otro lado, disminuiría «sólo» un 0,2% en 2021. Creemos que los mercados tendrán que esperar y ver, ya que no hay ningún otro plazo más allá del período de transición del 31 de diciembre de 2020.  Seguimos manteniendo nuestra opinión de que las posibilidades siguen inclinándose hacia un acuerdo transitorio que, al menos temporalmente, tendería un puente por otros tres a seis meses.

Sin embargo, no todas las recientes noticias en Europa han sido negativas.  Los jefes de Estado de la UE han logrado superar el veto de Hungría y Polonia, aprobando finalmente tanto el presupuesto (por valor de alrededor de 1,1 billones de euros) como el fondo de recuperación (750.000 millones de euros).

Estamos ante una buena noticia para la economía, ya que esperamos que el dinero del fondo de recuperación de la UE se utilice hacia el verano de 2021, apoyando la recuperación económica de Europa.

Algo positivo, si se tienen en cuenta las medidas adoptadas por el BCE la semana pasada, que provocaron que mantengamos nuestro escenario central de una política monetaria muy expansiva en la zona euro. Esto debería asegurar condiciones de financiación muy favorables para la economía de la región al menos hasta finales de 2021.

Nuestra valoración general

Si bien la actual situación de confinamiento en los principales países europeos hace que las perspectivas de crecimiento para el comienzo de 2021 sean débiles, mantenemos nuestra actual postura de riesgo moderado ya que vemos un fuerte repunte del crecimiento hacia el segundo trimestre de 2021. Esperamos que esto continúe en la segunda mitad de 2021. Las últimas noticias positivas en torno a las vacunas apoyan esta perspectiva de crecimiento positivo para 2021.

Si bien reconocemos que se está a punto de conseguir un Brexit con un acuerdo transitorio, no consideramos que un Brexit sin acuerdo sea un gran golpe para el mercado, sino más bien un impacto negativo temporal, que se desvanecería después de un comienzo turbulento.

Consideramos que otros aspectos son más importantes, como la cuestión de si –y en caso afirmativo, cuándo y en qué medida– llega otro paquete de estímulos fiscales de los Estados Unidos, otros hitos en la carrera por encontrar una vacuna Covid-19 y la actual postura política ultra-expansiva de los principales bancos centrales.