Los principales índices exhiben claras señales de fortaleza

Bolsa EEUU

Bankia Estudios | La mutación del virus, un muy probable nuevo brote, el consiguiente aumento de las restricciones a la movilidad y una elevada complacencia conllevarán un inicio de 2021 desafiante, no pudiéndose descartar retrocesos puntuales en los mercados bursátiles.

Sin embargo, el fondo de mercado sigue mostrando fortaleza, como lo confirma el hecho de que las caídas de los días 18 y 21 se hayan recuperado rápidamente y los índices de EEUU y el Dax alemán hayan marcado nuevos máximos históricos.

Por tanto, a corto plazo puede producirse una mayor inestabilidad, pero ello no debería cuestionar un escenario a medio plazo que vemos positivo para las bolsas, tutelado por unas expectativas de beneficios para 2021 muy favorables, siempre que las vacunas no pierdan su efectividad y los bancos centrales y gobiernos mantengan su compromiso con el crecimiento.

Además, la liquidez que se encuentra a la espera de entrar en mercado sigue siendo muy elevada y se han mitigado algunas de las principales incertidumbres con los nuevos estímulos fiscales aprobados en EEUU y con el acuerdo alcanzado sobre el Brexit. Según una encuesta de Bloomberg, los analistas esperan, en media, una subida en 2021 del S&P 500 hasta los 4030 puntos (+9%), siendo este sentimiento optimista tan unánime lo más preocupante