Las elecciones al Senado en Georgia (EEUU) “moverán” los mercados de valores en esta primera semana de 2021

J.J. Fdez- Figares (Link Securities) | Hoy comienza un Nuevo Año en las bolsas occidentales tras un 2020 que ha tenido un poco de todo, condicionado desde marzo por la pandemia provocada por el coronavirus de origen chino y que, finalmente, ha acabado en general mucho mejor de lo que a mediados de ejercicio apuntaba. Como suele ocurrir, en 2020 hubo vencedores: las bolsas estadounidenses y algunas europeas, como la alemana, y vencidos, como la bolsa británica y la española, que fueron las que peor comportamiento tuvieron, la primera como consecuencia de la falta de acuerdo por el brexit y por la mala gestión sanitaria y económica de la pandemia llevado a cabo por el Gobierno británico, motivo este último que también lastró la evolución de la bolsa española.  

De cara al nuevo año bursátil que comienza hoy, y con las miras puestas en el muy corto plazo, señalar que en nuestra opinión el comportamiento de los mercados bursátiles europeos y estadounidenses puede depender del resultado de la segunda vuelta de las elecciones al Senado que se celebran mañana en Georgia (EEUU). En principio los dos senadores titulares que se juegan sus escaños son republicanos y aparecen en la mayoría de las encuestas como favoritos. Sólo con que uno de ellos renueve su escaño los republicanos mantendrán el control del Senado, que es lo que en principio descuentan y desean los inversores, ya que ello impediría al presidente electo Biden y a su partido, el demócrata, subir los impuestos a las empresas y a las rentas más altas. También impediría aumentarlos a las ganancias de capital, algo que podría tener un impacto nocivo en la inversión en bolsa. No obstante, si hay sorpresa y ganan los dos candidatos demócratas, ello daría lugar a un empate a 50 senadores en el Senado, empate que desharía en cada votación la vicepresidenta Harris, con su voto de valor. Este último escenario no es el contemplado por los mercados, por lo que, de darse, podría provocar una corrección en los mismos, más teniendo en cuenta las fuertes alzas que han experimentado en los últimos meses, que ha llevado a los índices de Wall Street y al Dax alemán a alcanzar nuevos máximos históricos en las últimas sesiones de 2020. Así, el nivel de sobrecompra y el control del Senado por los demócratas podrían provocar una caída generalizada de las bolsas occidentales nada más comenzar el año. Sin embargo, no estamos del todo convencidos de que ello vaya a ocurrir. Así, una segunda lectura de los resultados en una eventual victoria “demócrata” podría ser recibida de forma favorable por parte del mercado a pesar de no ser lo esperado, ya que ello conllevaría la más que probable aprobación de un nuevo paquete fiscal de ayudas y del tan esperado en los últimos años programa de inversión en infraestructuras. En este caso los valores relacionados con las materias primas minerales, las compañías de infraestructuras, las constructoras y las compañías de energías renovables podrían reaccionar con fuerza al alza. Sea cual sea el resultado de las mencionadas elecciones al Senado en Georgia, lo que sí estamos seguros es que “moverán” los mercados de valores, así como el de bonos y el de divisas.

Superado este tema, los inversores se mantendrán en los primeros meses del año muy atentos a la evolución de la pandemia y a su impacto en las principales economías desarrolladas, que puede ser más significativo del esperado si se produce una nueva ola. En este sentido, señalar que los inversores también estarán muy pendientes del proceso de vacunación de la población, ya que el escenario contemplado actualmente por los mercados es que, para el verano, una parte muy significativa de la población de los países desarrollados occidentales esté ya inmunizada, lo que facilitaría la fuerte recuperación económica que descuentan los inversores. Cualquier retraso y/o dificultad en este proceso de vacunación generará con casi toda seguridad tensiones puntuales en las bolsas.  

También lo harán, e igualmente de forma puntual, las negociaciones para cerrar los flecos que ha dejado pendientes el acuerdo alcanzado por la Unión Europea (UE) y el Reino Unido para regular sus relaciones comerciales post-brexit, ya que no descartamos nuevas desavenencias entre las partes, sobre todo en lo concerniente al sector bancario británico y a su acceso al mercado único.  

Así, durante los primeros meses del año la pandemia, su impacto económico, el proceso de inmunización de la población y los remanentes del brexit condicionarán, en nuestra opinión, el comportamiento de las bolsas europeas y no siempre para bien, además de generar una elevada volatilidad en momentos puntuales.  

A medida que avance el ejercicio, será la macroeconomía y, por ello, las estimaciones de resultados de las compañías, que siempre van ligadas al escenario macro contemplado, las que determinen la evolución de las bolsas. Si los factores enumerados anteriormente se comportan peor de lo esperado, ello forzará a los inversores a revisar a la baja sus expectativas económicas y de resultados empresariales, por lo que las bolsas corregirán parte de lo ganado durante la segunda mitad del 2020, para adaptarse al nuevo escenario. Por el contrario, si el impacto económico de la actual ola de la pandemia y de potenciales nuevas olas es menor de lo esperado y se alcanza la inmunización de la población en los países occidentales desarrollados antes del verano, cumpliéndose de este modo el escenario que contemplan la mayoría de inversores, creemos que el año para las bolsas puede ser muy positivo.  

Por último, y centrándonos en la primera sesión del año, señalar que esperamos que las bolsas europeas abran ligeramente al alza, pero sin marcar una clara tendencia, a la espera de conocer mañana adelantadosel resultado de las elecciones al Senado en Georgia. La negativa evolución de la pandemia en muchos países desarrollados, evolución que se teme vaya a peor tras las Fiestas de Navidad, y las nuevas restricciones a la movilidad de las personas y a la actividad económica que vienen anunciando las autoridades de muchos de estos países seguirán pesando en el corto plazo en el ánimo de los inversores, inversores que continuarán poniendo todas sus esperanzas en el proceso de inmunización de la población.  

Finalmente, y en lo que hace referencia a la agenda macro del día, cabe destacar que hoy se publican en la Zona Euro y EEUU las lecturas finales de diciembre de los índices adelantados de actividad de sector de las manufacturas, los PMI manufactureros. Este sector se viene mostrando mucho más resistente que el de servicios en los últimos meses, por lo que esperamos que los índices sigan indicando expansión mensual de la actividad en la mayoría de estas economías, tal y como lo han hecho en las principales economías asiáticas cuando se han dado a conocer esta madrugada. No obstante, y como siempre indicamos, en las economías desarrolladas es el sector servicios la clave, al suponer en todas ellas cerca del 80% del PIB. En ese sentido, señalar que los PMIs servicios se darán a conocer el miércoles y mucho nos tememos que, al menos en Europa, mostrarán una significativa contracción de la actividad en el mes de diciembre, apuntando a una más que probable nueva entrada en recesión de muchas de estas economías en el 4T2020, algo que, en principio, no debería sorprender a los inversores.