Telefónica vende las torres a Telxius a un múltiplo de valoración proforma de 30x, el más alto de Europa

Telefónica

Link Securities | La agencia Moody’s cree que la venta de las torres de telecomunicaciones de Telxius Telecom a American Tower por 7.700 millones de euros en efectivo es ligeramente positiva desde el punto de vista crediticio para Telefónica (TEF) porque, aunque el acuerdo contribuye a la reducción de deuda, el efecto en el desapalancamiento tras los ajustes por arrendamientos es pequeño.

En un comunicado, Moody’s destaca que el múltiplo de valoración proforma de 30 veces alcanzado por los activos, dado que el negocio de torres registró en los últimos doce meses un cash flow de explotación tras arrendamientos (OIBDAaL) de 190 millones de euros, es el más alto de Europa y está muy por encima de la media de 21 veces registrada en los últimos acuerdos alcanzados en el sector en el Viejo Continente.

La agencia espera que la deuda neta de la compañía de telecomunicaciones, que posee un 50,01% de Telxius Telecom, se reduzca en 4.600 millones de euros una vez que se complete la operación de venta de las torres, lo que llevará a una reducción de tres décimas de la ratio de deuda neta respecto al OIBDAaL. Sin embargo, Moody’s indica que, según sus estimaciones, el efecto en la ratio de desapalancamiento de Telefónica será de aproximadamente una o dos décimas en 2021, porque la reducción de deuda se verá en parte compensada por un mayor pasivo dado el contrato de alquiler de torres que mantendrá con America Tower, y que será con condiciones similares al que tiene actualmente con su filial Telxius. Como consecuencia, Moody’s espera que una vez se complete la transacción la ratio de apalancamiento de Telefónica tienda a descender hasta las 3,7 veces en 2021, en comparación con su previsión anterior de que el apalancamiento alcanzaría las 3,9 veces este año.

Por otro lado, Moody’s también incide en que las 30.722 torres de telecomunicaciones vendidas por Telxius a American Tower sólo representan una pequeña porción del total de 130.000 torres que opera Telefónica y de las 66.000 que posee en todo el mundo, de forma directa o a través de sus subsidiarias, en doce mercados. Por ello, la agencia de calificación crediticia considera que la compañía de telecomunicaciones todavía tiene capacidad para monetizar otros activos de torres.

Por otro lado, según ha podido saber elEconomista.es de fuentes del sector, los responsables de fusiones y adquisiciones de Telefónica -junto con sus asesores externos- buscan potenciales compradores para los 100.000 kilómetros de fibra óptica de Telxius desplegados en el Atlántico y en el Pacífico. Una vez acordada la venta del negocio de torres móviles de Telxius, que adquirirá American Towers a cambio de 7.700 millones de euros, ahora resta la desinversión del resto de los negocios de la sociedad participada por TEF, KKR y Pontegadea. Es el caso del catálogo de cables submarinos, compuesto por una decena de colosales infraestructuras: Marea, Brusa, Sam-1, PCCS, Unisur, Sat-3, EST-TET, Alpal-2, Junior y New Pacific. A los anteriores se añaden otros dos cables submarinos en proyecto: Dunant, que enlaza la costa francesa de Saint-Hilaire de Riez con la de Virginia, en EEUU; y Tannat, dedicada al mercado brasileño, que conecta la playa de Santos con la de Las Toninas. Según el diario, el listado de posibles candidatos interesados en los cables de Telxius está abierto, aunque las miradas apuntan hacia dos compañías muy activas en los últimos meses: el capital riesgo estadounidense I Squared, que recientemente ha adquirido el cable y los data centers de GTT, por más de $ 2.150 millones, así como la cablera norteamericana Aqua Comms.