La pandemia descontrolada y la vacunación lenta podrían provocar rebajas en las expectativas de crecimiento en Europa

Mapa de Europa

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Tras varias sesiones de fuertes caídas, los principales índices bursátiles europeos lograron cerrar ayer al alza, con los valores/sectores más ligados al ciclo, como los del sector químico, los del automóvil o los bancos, liderando las alzas, valores todos ellos que habían sido muy castigados en los últimos días. 

Consideramos la reacción de ayer como meramente técnica, ya que los factores de incertidumbre que han venido penalizando el comportamiento de los activos de riesgo en los últimos días, concretamente de la renta variable, siguen muy presentes. Así, y aunque ayer el FMI, en su informe de Perspectivas de Crecimiento Mundial (WEO), revisó al alza sus expectativas de crecimiento para la economía mundial en 2021, condicionó el cumplimiento de sus estimaciones a un proceso fluido de vacunación de la población, algo que, de momento, no se está produciendo, bien por la ineficiencia de los gobiernos al diseñar los procedimientos o bien como consecuencia de la falta de vacunas al no estar siendo capaces las compañías farmacéuticas de cumplir con los pedidos. Es más, ayer la Comisión Europea (CE) amenazó con establecer un nuevo procedimiento para controlar las exportaciones de vacunas desde la Unión Europea (UE) –esta medida es consecuencia del conflicto que mantienen las autoridades de la región con AstraZeneca, que ya ha avisado que no será capaz de cumplir con los pedidos de vacunas comprometidos–. Por tanto, si la pandemia continúa sin control; si los países mantienen o incrementan las restricciones a la movilidad de los ciudadanos y a la actividad de muchos sectores, algo que parece que va a ocurrir; y si el proceso de vacunación no se agiliza, es muy probable que los analistas terminen revisando a la baja las expectativas de crecimiento para la región. Este escenario creemos que de momento seguirá condicionando el comportamiento de las bolsas de la región, al menos en el muy corto plazo. 

Por su parte, la sesión en Wall Street fue ayer de mera transición, con los inversores a la espera de i) ver cómo evolucionan las negociaciones entre demócratas y republicanos para la aprobación del nuevo paquete fiscal de ayudas, aunque ahora todo apunta a que, si los partidos no llegan a un acuerdo en el alcance y en el importe del mismo, los demócratas intentarán aprobar el programa de forma unilateral; y ii) muy pendientes del resultado de la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC), que se inició ayer. Como ya comentamos el lunes, no se esperan cambios en los principales parámetros de la política monetaria de la institución, aunque los inversores se mantendrán muy atentos por si, tras la reunión y en rueda de prensa, el presidente de la Fed, Powell, da pistas sobre cuándo tiene previsto la institución empezar a retirar estímulos y en qué circunstancias lo haría. En nuestra opinión, y aunque comienzan a identificarse algunas presiones inflacionistas en la cadena de producción, no creemos que Powell vaya a cambiar su discurso, por lo que esperamos que vuelva a reiterar el compromiso total de la Fed en su apoyo a la economía estadounidense, por lo que asegurará que las actuales políticas monetarias ultralaxas están para quedarse por mucho tiempo. No obstante, es evidente que esa posición no es compartida por todos los miembros del FOMC. 

Hoy esperamos que las bolsas europeas abran sin clara tendencia, moviéndose los índices muy cerca de los niveles de cierre de ayer, en una sesión en la que en la agenda macro destaca la publicación en Alemania (febrero) y Francia (enero) de los índices de confianza de los consumidores –ayer se publicó este indicador en Estados Unidos, correspondiente al mes de enero, indicador que sorprendió ligeramente al alza al mejorar las expectativas de este colectivo, tal y como analizamos en nuestra sección de Economía y Mercados–, mientras que en Estados Unidos se darán a conocer las lecturas preliminares de diciembre de los pedidos de bienes duraderos. 

Por lo demás, comentar que tanto en las distintas plazas europeas como en Wall Street continúa la temporada de publicación de resultados, temporada que, hasta el momento, está siendo más positiva de lo que cabría esperar, con muchas compañías siendo capaces de batir las estimaciones de los analistas y, lo que es más importante, revisando al alza sus expectativas de resultados. En este sentido, cabe destacar que, si ayer Microsoft publicó unas cifras muy positivas, que fueron muy bien acogidas por los inversores, que impulsaron con fuerza al alza la cotización de la compañía en operaciones fuera de hora, hoy es el turno de otros tres gigantes de Wall Street: Apple, Facebook y Tesla

Por último, y volviendo al tema de las vacunas, señalar que ayer Johnson & Johnson, en su conferencia con analistas en la que dio a conocer sus resultados trimestrales, no presentó los resultados de los ensayos que está llevando a cabo de su vacuna contra el Covid-19 y anunció que lo hará a principios de la semana que viene. Como dijimos ayer, hay muchas esperanzas puestas en esta vacuna ya que sólo requiere de una dosis y su logística es más sencilla que la de las otras vacunas ya aprobadas. Por tanto, habrá que estar muy atentos a lo que anuncie la compañía la semana que viene, ya que, de ser las noticias positivas, ello podría ejercer como el catalizador que necesitan las bolsas para retomar su tendencia alcista.