Las previsiones de las empresas del Stoxx600 apuntan a una caída de los beneficios del 13% en el 4T20

Bank Degroof Petercam | La subida se debió a varios factores entre los que cabe destacar los siguientes: el optimismo sobre el nuevo plan de estímulos en EE.UU., unos resultados empresariales mejores de lo previsto y la aceleración del ritmo de vacunación en EE.UU. Los rendimientos de los bonos subieron ligeramente, tanto en Estados Unidos como en Europa, y la ligera apreciación registrada por el dólar dio un impulso adicional a Wall Street.

Estados Unidos: Un sexto plan de ayuda, pero sin el apoyo de los republicanos

En cuanto a la política fiscal de Estados Unidos, el presidente Joe Biden consideró insuficiente el plan de 618.000 millones de dólares elaborado con la ayuda de varios republicanos. Biden volvió a insistir en la necesidad de un plan más ambicioso, para evitar una recuperación demasiado tibia, como la que se registró tras la crisis financiera. Por lo tanto, es de esperar que los demócratas intenten impulsar su propio plan en el Congreso a través de la conciliación presupuestaria. Mediante este procedimiento, que permite una votación por mayoría simple, sí podrían prescindir del apoyo republicano. Es probable que algunas medidas del plan inicial de 1,9 billones de dólares tengan que revisarse a la baja (umbrales de renta para la asignación de 1,4 billones, eliminación del salario mínimo propuesto de 15 dólares por hora, etc.) para asegurar el apoyo de los demócratas más moderados.

Dólar más fuerte, euro más débil

El dólar se ha fortalecido en las últimas semanas frente al euro. La divisa estadounidense superó el umbral de 1,20, tras haber alcanzado un mínimo de 1,235 a principios de enero. Sin embargo, esta tendencia no sólo refleja la debilidad del euro. El índice Dólar -que muestra el valor del billete verde frente a una cesta de divisas- también subió. Esto podría explicarse por unas cifras económicas menos favorables, menos medidas de apoyo y un aumento más lento de las vacunaciones en Europa, así como por la nueva crisis política en Italia. Además, los bancos centrales de varios países emergentes, pero también de otros, han anunciado que quieren frenar la apreciación de sus monedas frente al dólar vendiendo su propia divisa. Algunos recurren a este enfoque porque ya no tienen mucho margen para reducir los tipos.

Resultados empresariales del cuarto trimestre

Casi el 60% de las empresas del S&P 500 han publicado sus resultados del cuarto trimestre. Las cifras siguen sorprendiendo positivamente. Incluso se espera que las empresas muestren un ligero crecimiento positivo de los beneficios en términos interanuales. Las compañías se muestran también relativamente optimistas para los próximos trimestres. La previsión de beneficios del consenso para 2021 se ha revisado al alza.

En Europa, alrededor de una cuarta parte de las empresas ya han dado a conocer sus cuentas, que también están siendo mejores de lo esperado. Mientras que las previsiones iniciales de las empresas del Stoxx600 apuntaban a una caída de los beneficios del 26% en el cuarto trimestre, las cifras muestran ahora sólo la mitad de la caída. Este descenso es, una vez más, atribuible principalmente al sector energético. Sin él, las empresas europeas habrían registrado un crecimiento de los beneficios cercano al 0%. También en este caso se han revisado al alza las previsiones de beneficios para 2021.