Si las tasas de interés a largo alcanzan niveles atractivos podremos ver una rotación desde la renta variable hacia los bonos

Mercados Broker

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | La semana pasada el repunte de la rentabilidad de los bonos, consecuencia de la revisión al alza de las expectativas de inflación en ambas regiones, condicionó mucho el comportamiento de las bolsas europeas y estadounidenses, algo que entendemos seguirá siendo así, al menos en el corto plazo

Desde que se inició la recuperación de los mercados de renta variable occidentales, pocas semanas después del comienzo de la pandemia en Europa y Estados Unidos, el comportamiento de este tipo de activo se ha visto favorecido por la falta de alternativas de inversión, especialmente tras la fuerte subida de los precios de los bonos y el consiguiente desplome de sus rentabilidades. A partir de ahora, concretamente en Estados Unidos, de continuar el repunte de las rentabilidades de los bonos a largo plazo, la renta variable puede llegar a contar con competencia. Así, si las tasas de interés a largo alcanzan niveles atractivos para los inversores más conservadores, podría provocar una rotación desde la renta variable hacia los mercados de bonos. Como señalamos la semana pasada, los estrategas no se ponen de acuerdo en el nivel que deberá alcanzar la rentabilidad de bonos del Tesoro a 10 años para que ello comience a ocurrir. No obstante, lo cierto es que, si ésta sigue subiendo –el viernes cerró cerca del 1,4%, su nivel más elevado en más de un año– va a generar tensión en la bolsa estadounidense y, por consiguiente, en el resto de bolsas occidentales por lo que, como señalamos el pasado viernes, ésta será la referencia a seguir, al menos en el corto plazo. 

En ese sentido, habrá que estar también atento a lo que digan y hagan los bancos centrales, que podrían centrar su actuación en el control de la curva de tipos, incrementando sus compras de bonos a más largo plazo para moderar el alza de sus rentabilidades. De este tema y de cómo ve el estado actual de la economía estadounidense y de variables como la inflación o el empleo hablará esta semana el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, en su testimonio bianual ante el Congreso. Así, mañana Powell intervendrá ante el Comité Bancario del Senado (cámara alta del Congreso) y el miércoles ante el Comité de Servicios Financieros de la Casa de Representantes (cámara baja). Esperamos que Powell hable de la mejora evidente de la economía estadounidense, aunque que lo haga en todo momento destacando que los riesgos siguen siendo a la baja, consecuencia del profundo impacto que en el mercado laboral ha dejado la pandemia. Es por ello que esperamos que Powell reitere su mensaje de que la Fed está lejos de alcanzar sus objetivos de inflación y empleo, por lo que mantendrá sin fecha de finalización determinada sus políticas monetarias expansivas. Además, insistirá en la necesidad de que el Congreso apruebe nuevas ayudas fiscales de gran importe, algo en lo que coindice con la secretaria del Tesoro estadounidense, Yellen. Por último, y en lo que hace referencia a la inflación, Powell defenderá la decisión de la Fed de dejarla “correr” algún tiempo por encima del objetivo del 2%. Lo que no tenemos muy claro es la reacción de los mercados de renta fija y de renta variable si eso ocurre. 

Con relación al paquete fiscal de ayudas que está siendo negociado en el Congreso estadounidense, y que los mercados de valores esperan con ansiedad, decir que, se espera que el primer proyecto de ley sea votado en la Cámara de Representantes a finales de semana, aunque es poco probable que el Senado lo apruebe sin modificaciones, ya que varios senadores demócratas del ala más centrista se oponen a algunas de las medidas incluidas en el proyecto de ley de la Casa de Representantes, por lo que no esperamos que la versión definitiva sea aprobada antes de mediados de marzo. 

Por lo demás, comentar que, con la temporada de resultados trimestrales prácticamente acabada en Wall Street, temporada que ha superado con creces las expectativas de los inversores, ésta coge ritmo en Europa, especialmente en España donde a lo largo de la semana darán a conocer sus cifras casi el 60% de las empresas que integran el Ibex 35. 

Por último, y centrándonos en la agenda macroeconómica de la semana, señalar que ésta será intensa, destacando la publicación en varias de las principales economías de la Zona Euro de las lecturas finales del PIB del 4T2020, para las que no se esperan sorpresas, y de la segunda lectura de esta variable en Estados Unidos. Además, en este país se darán a conocer el índice de confianza de los consumidores de febrero (martes) y la lectura final del mismo mes del índice de sentimiento de los consumidores (viernes). En la Zona Euro, a su vez, el jueves se publicarán los índices de confianza sectoriales y la lectura final del índice de sentimiento de los consumidores, todos ellos del mes de febrero. La principal conclusión que ofrecerán todas estas cifras es que la economía estadounidense se ha desacoplado completamente de las economías europeas, mostrándose mucho más resistente a los efectos de la pandemia. Así, mientras se espera que la economía de la Zona Euro vuelva a entrar en recesión técnica (dos trimestres seguidos de contracción intertrimestral) en el 1T2021, la economía estadounidense es más que probable que encadene dos trimestres de elevado crecimiento económico. 

Para empezar la semana, esperamos que las bolsas europeas, tras las alzas registradas el viernes, abran hoy a la baja, lastradas nuevamente por la preocupación que genera entre los inversores el repunte de las tasas de interés a largo plazo. Finalmente, señalar que en la agenda macro del día destacan la publicación en Alemania de los índices IFO que miden el clima empresarial, que esperamos muestren en febrero una ligera mejoría con relación a enero, algo en lo que las expectativas generadas por las vacunas tendrán mucho que ver, mientras que en Estados Unidos se darán a conocer dos índices que suelen ser bastante seguidos por los mercados: el índice de indicadores adelantados, que calcula mensualmente The Conference Board (Leading Indicators) y el índice Nacional de Actividad, que elabora la Reserva Federal de Chicago, en ambos casos correspondientes al mes de enero.