El paquete de estímulo fiscal de Biden, 1,9 bln USD, aprobado por la Cámara de Representantes; ahora pasará al Senado

Renta 4 | Apertura semanal al alza (futuros Eurostoxx +0,8%, S&P +0,8%), recogiendo los avances del viernes en Wall Street (Nasdaq +1,7% tras -4% el jueves y en un contexto de moderación de TIR 10 años, 1,40% vs 1,60% el jueves), la autorización de la vacuna de Johnson&Johnson en EEUU y la aprobación por parte de la Cámara de Representantes del plan de estímulo fiscal de Biden, que ahora deberá pasar por el Senado.

El viernes a cierre de mercado europeo y estadounidense, el comité asesor de la FDA respaldó por unanimidad la vacuna de Janssen contra el Covid-19 en adultos mayores de 18 años y este fin de semana la FDA le ha concedido la autorización para uso de emergencia en EEUU, convirtiéndose en la tercera vacuna aprobada del país tras las de Pfizer BioNtech y Moderna. Recordamos que se trata de la primera vacuna mono dosis y cuya logística es más sencilla que la de otras vacunas (no requiere de temperaturas extremadamente bajas para su almacenamiento). Se espera que reciba también la aprobación de la EMA en Europa a mediados de marzo. J&J espera producir 1.000 mln de dosis en 2021.

En cuanto a la evolución de la campaña de vacunación, ya son más de 70 mln las dosis administradas en EEUU, con el 14,5% de la población habiendo recibido al menos una dosis y el 7% de la población la pauta completa. En el caso de Europa, este fin de semana se han cumplido dos meses desde que comenzara la campaña de vacunación, con unas cifras que siguen lejos de los ritmos necesarios para alcanzar los objetivos de inmunización (70% de la población inmunizada en sept-21). Según las últimas cifras disponibles, ya son más de 30 mln las dosis administradas en la UE, con el 4,6% de la población habiendo recibido al menos unas dosis y el 2,4% de la población la pauta completa. En el caso concreto de nuestro país, con más de 3,6 mln de dosis administradas (7,7% de la población) y 1,2 mln de personas con la pauta completa (2,6% de la población), en las últimas jornadas se ha acelerado la campaña de vacunación, pero todavía es necesario multiplicar por 3x el ritmo actual de dosis diarias administradas para poder cumplir con el objetivo del 70% de la población española inmunizada en sept-21.

En cuanto al paquete de estímulo fiscal de Biden, 1,9 bln USD, el viernes fue aprobado por la Cámara de Representantes (219 votos a favor, 212 en contra), y ahora pasará al Senado. Recordamos que uno de los principales componentes de este plan son los nuevos cheques directos a los consumidores americanos por importe de 1.400 USD y la ampliación de ayudas al desempleo (que vencen el 14-marzo) hasta agosto. De ser finalmente aprobado, este paquete de estímulo se sumaría a los 0,9 bln USD de dic-20 y a los 2,2 bln USD a lo largo del año pasado.

En el plano macro, esta mañana recogemos en China la publicación del PMI oficial de febrero, manufacturero que ha quedado por debajo de las expectativas al retroceder hasta 50,9 vs 51,4e y 51,5 anterior. Tras una fuerte recuperación en V hacia niveles incluso superiores a los anteriores a la pandemia, el PMI manufacturero chino se intenta estabilizar en zona de expansión, con el dato de febrero previsiblemente más débil ante el Nuevo Año Lunar. El miércoles conoceremos las referencias de servicios y compuesto. En Japón, PMI manufacturero final de febrero 51,4 (vs 50,6 preliminar y 49,8 previo).

Siguiendo con el plano macroeconómico esta semana, lo más importante en Estados Unidos serán los ISM manufacturero y de servicios de febrero así como los datos del mismo mes del mercado laboral: encuesta de empleo privado ADP e informe oficial de empleo. En Europa, la atención estará en los IPC preliminares de febrero en la Eurozona y Alemania. Asimismo, se publicarán los PMIs finales de febrero, compuesto y componentes (servicios y manufacturero) en Estados Unidos, Eurozona, Alemania, Francia, Reino Unido, China y Japón. En España y Italia, las primeras lecturas de estos mismos datos.

Asimismo, será relevante en el mercado del crudo la reunión de la OPEP+ del jueves 4 de marzo, que se produce en un momento de disensiones entre Arabia Saudí y Rusia. Mientras la primera se muestra cauta respecto al retorno de una mayor oferta al mercado a pesar de que los precios del crudo marcan máximos de un año, Rusia pretende ir recuperando producción (en conjunto, la OPEP+ mantiene 7 mln b/d, un 7% de la oferta total, fuera del mercado, con el fin de mantener el equilibrio con una aún débil demanda). Recordamos que Arabia Saudí se mostró dispuesta a recortar 1 mln b/d adicionales durante febrero y marzo de forma voluntaria, aunque no se descarta que cambie de opinión a partir de abril si no hay compromiso de mantener disciplina por parte del resto de productores. Lo más previsible es que se acuerde un ligero incremento de producción a partir de abril, devolviendo la oferta sólo muy gradualmente a su nivel previo a la pandemia (la OPEP+ recortó 9,7 mln b/d en 2020 por el colapso de la demanda) y siempre adecuando dicho regreso de una mayor producción al mercado al comportamiento de la demanda, que a su vez dependerá de cómo evolucione la pandemia y cómo se vayan levantando las restricciones a la movilidad.

Por lo que respecta a nuestra visión de mercado, el repunte visto en TIRes la semana pasada, no esperamos que sea el preludio de una subida descontrolada de las mismas que haga descarrilar la tendencia alcista de las bolsas en el medio plazo. Esperamos que los bancos centrales acentúen el ritmo de compras de deuda si es necesario (tal y como ha hecho el Banco de Australia y sugirió también Philip Lane, el economista jefe del BCE) para mantener unas favorables condiciones financieras e impulsar la recuperación. Esta semana tendremos declaraciones de varios miembros de la Fed que esperamos que confirmen su compromiso con el mantenimiento de TIRes bajas, y hoy lunes conoceremos los datos de compras de deuda por parte del BCE que nos permitirán comprobar si estamos sólo ante una intervención verbal o hechos concretos (aceleración de compras de deuda).

Es por ello que mantenemos nuestra idea de que las caídas son para comprar en base a un escenario de recuperación a medio plazo (vacunas, estímulo fiscal EEUU), lo que junto al continuado apoyo de los bancos centrales apoya la inversión en renta variable. En este sentido, vemos cómo los estímulos fiscales y monetarios (apoyo incondicional de los bancos centrales en base a una recuperación económica aún incipiente y un repunte de inflación que se espera transitorio), así como el avance del proceso de vacunación y los esfuerzos para mejorar la efectividad de las vacunas ante las nuevas cepas están actuando de soporte para las bolsas que se muestran fuertes a pesar de ciertas incertidumbres que aún persisten (proceso de vacunación lento en la mayoría de países, mantenimiento de restricciones a la movilidad…). Como principales riesgos a nuestra tesis de inversión, y a nuestro juicio moderados: que las vacunas no sean eficaces ante nuevas cepas (a corto plazo esto puede ocurrir, pero esperamos que se solucione a medio plazo con ajustes a las vacunas actuales para hacerlas efectivas contra las nuevas variantes) y un repunte de la inflación que se considere sostenido y pueda ocasionar un error de política monetaria (retirada de estímulos demasiado temprana que no contemplamos).

En el contexto descrito, el giro de defensivo a ciclo debe ser gradual, pero es una tendencia que continuará a medio plazo. Mantenemos por tanto un sesgo en carteras 60% ciclo/40% defensivo.