El repunte visto en TIRes no hará descarrilar la tendencia alcista de las bolsas

Mercado bursátil europeo

Renta 4 | Apertura semanal al alza en las plazas europeas (futuros Eurostoxx +0,8%, S&P -0,2%) tras los avances del viernes en Wall Street de la mano de un buen dato de empleo y de la aprobación del plan de estímulo de Biden por parte del Senado, que ahora volverá a la Cámara de Representantes (votación mañana martes) y posteriormente pasará a la firma del presidente. El plan de 1,9 bln USD incluye cheques de 1.400 USD que los americanos empezarán a recibir este mes y que seguirán apoyando el consumo americano. 

El informe oficial de empleo, por su parte, mostraba un fuerte incremento en el cambio en nóminas no agrícolas en EEUU en febrero hasta 379.000 (vs 200.000e y 49.000 previo), con la tasa de desempleo moderándose una décima hasta 6,2% (vs 6,3%e y previo) y el salario por hora promedio anual en línea con lo esperado +5,3% (vs +5,3%e y +5,4% previo). 

En el mercado del crudo, y tras avanzar la semana pasada un 5% ante la disciplina productora de la OPEP+ (no habrá aumento de la producción en abril), esta mañana el Brent sube un 2% adicional hasta 71 USD/b tras un ataque iraní a instalaciones petrolíferas de Arabia Saudí (Ras Tanura), que eleva el avance del barril en el año a +37%. Aunque los ataques habrían sido interceptados y la producción de crudo podría no haberse visto afectada, el barril de Brent recoge el mayor riesgo geopolítico. 

De cara a esta semana tendremos referencias importantes. En el plano macro destacamos la publicación en EEUU de los primeros datos preliminares de marzo, con la confianza consumidora de la Universidad de Michigan, que podría seguir mejorando, aunque aún alejada de los niveles pre-Covid. También tendremos referencias de precios de febrero, con el IPC general que podría repuntar hasta +1,7%e i.a. (vs +1,4% anterior) con estabilidad en la tasa subyacente en +1,4% i.a. En la Eurozona conoceremos de marzo la confianza del inversor Sentix, que se sitúa muy cerca ya de niveles pre-pandemia. Menos importantes serán los PIB finales del 4T20 que conoceremos en la Eurozona y Japón. En China hemos conocido este fin de semana los datos de balanza comercial de febrero, con importante mejora del superávit apoyado por un fuerte avance de las exportaciones (+50% en CNY vs +27%e y +4% anterior) vs importaciones más moderadas (+14% vs +12%e y -0,7% anterior), en unos datos muy condicionados por el cierre de la economía china a principios de 2020. 

Mañana martes 9 marzo, la OCDE revisará sus previsiones económicas. Esperamos que se confirme el mensaje de mayor crecimiento en EEUU apoyado por los estímulos fiscales, mientras Europa seguirá más rezagado pesando en negativo la evolución de la pandemia y lentitud en el proceso de vacunación, así como el mantenimiento de las restricciones a la movilidad

En cuanto a Bancos Centrales, contaremos con la reunión del BCE (jueves 11-marzo). No esperamos cambios en política monetaria, con el foco de atención en los comentarios sobre los recientes repuntes de TIRes (más intensos en EEUU que en Europa), y la posibilidad de ver una aceleración en las compras de deuda del PEPP con el fin de mantener unas favorables condiciones financieras e impulsar la recuperación. 

En España el Comité Técnico Asesor del Ibex mantendrá también el jueves su reunión de seguimiento, para la que no esperamos cambios en la composición del índice. De cara a futuras revisiones, Fluidra y Logista son mas mejor posicioandas. 

Por último, y también el jueves, se reúne el comité asesor de la EMA para decidir sobre la vacuna de Johnson&Johnson contra el Covid-19, que previsiblmente contará con una opinión favorable, convirtiéndose en la cuarta vacuna contra el Covid aprobada en la Unión Europea, tras las de Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca/Univ. Oxford

En cuanto a nuestra Visión de Mercado, no esperamos que el repunte visto en TIRes sea el preludio de una subida descontrolada de las mismas que haga descarrilar la tendencia alcista de las bolsas en el medio plazo. Esperamos que los bancos centrales acentúen el ritmo de compras de deuda si es necesario para mantener unas favorables condiciones financieras e impulsar la recuperación. En este contexto, mantenemos nuestra idea de que las caídas son para comprar en base a un escenario de recuperación a medio plazo (vacunas, estímulo fiscal EEUU), lo que junto al continuado apoyo de los bancos centrales apoya la inversión en renta variable.