REE y Enagás cotizan a múltiplos atractivos (PER 2021e 11,5x y 10,6x frente al 14x de sus comparables)

Renta 4 | Las caídas en la cotización de Red Eléctrica (REE) ofrecen una oportunidad de entrada. Se retrasan los planes de inversión (6.700 millones de euros previstos para integración de renovables, interconexiones y almacenamiento) propuestos por el Gobierno en materia de transición energética más allá de 2025. De cara al periodo 2021-2025 prevén inversiones por 4.400 millones de euros, de los que 3.350 millones de euros irán al negocio regulado de España (2.850 millones de euros a la red, 90 millones de euros a operación del sistema y 410 millones de euros a almacenamiento, R4e RAB +1,8% TACC hasta 2025), 225 millones de euros al negocio internacional, y 735 millones de euros a telecomunicaciones (650 millones de euros a Hispasat por nuevo satélite en 2022 y mayor integración vertical, 115 millones de euros en Reintel). Inversiones en negocio regulado por debajo de expectativas, por encima en el resto de negocios, incrementando el perfil de riesgo de REE.

Buscando operaciones que permitan poner en valor el negocio de fibra y acelerar el crecimiento en satélites. Menores ingresos desde 2024 por salida de activos pre98 y una aceleración de inversiones desde 2023 llevan a la compañía a reducir un 20% el dividendo mínimo previsto para los años 2023-2025 a un mínimo de 0,8 eur/acc vs mínimo de 1 eur/acc en el resto del periodo y 1,05 eur/acc en 2020, esperando mantener la DN/Ebitda <5x.

Enagás. Dividendos atractivos, hidrógeno oportunidad de mejora.
La presión vista en Tallgrass en 2020 por la fuerte bajada de la demanda y el fuerte descenso en precios de oil&gas ha llevado a un ajuste de los dividendos 2021-2026e (95 millones de euros vs 135 millones de euros anterior previsión de media anual), nos hace pensar en 2021 como un año de transición, esperando tener mayor visibilidad para retomar sus inversiones, claves para el crecimiento del Ebitda.

En positivo destacamos la recuperación de volúmenes y precios que estamos viendo y la cancelación de nuevos proyectos competidores, así como la posibilidad de operaciones de M&A gracias a su capacidad para generar caja. Pese a la situación en Tallgrass, la compañía reitera su política de dividendos (RPD 2021e 9,5%), cuyo importe será financiado principalmente con la caja que genera el negocio regulado de España.

Además, existe oportunidad en gases renovables e hidrógeno, donde se ha identificado una cartera de proyectos por 5.000 millones de euros hasta 2030, pudiendo representar una oportunidad de crecimiento en España / Europa. Adicionalmente, la necesidad de infraestructuras de transporte en Europa podría incrementar la inversión en el periodo 2025-2040 entre 4.200 y 6.300 millones de euros, en el marco del European Hydrogen Backbone.

Tanto REE como ENG cotizan a múltiplos atractivos (PER 2021e 11,5x y
10,6x respectivamente, vs 14x comparables).

  • En el entorno de incertidumbre actual, vemos ambos valores como una inversión atractiva: potencial REE +17%, ENG +13%.
  • Riesgo limitado: REE 79% del Ebitda 2023e regulado, ENG 70%.
  • Atractivas políticas de dividendo: RPD ENG ~10% hasta 2026e, con
    posibilidad de mejora si no se identifican oportunidades más allá de 2024 (sin fecha determinada, entre otras opciones); REE 5,5% 2023-2025e desde 7% en 2022e, sin mejora prevista desde niveles mínimos.
  • Crecimiento de largo plazo previsto: planes de inversión regulada en
    transición energética en REE hasta 2030e suponen 1x s/RAB neto estimado actual; hidrógeno y gases renovables podría suponer un importante impulso en valoración en el largo plazo en ENG (todavía se desconoce si será regulado), y la inversión regulada en EEUU que solucione cuellos de botella.
  • Regulaciones similares: necesidades de inversión en REE con un retorno regulado de 5,08%, vs sin necesidades de inversión, componente de RCS y un retorno regulado de 5,44% en ENG.