La evolución de la pandemia y las restricciones provocan la rotación de cíclicos a defensivos

Mercados Broker

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | La negativa evolución de la pandemia en la Europa continental y las nuevas restricciones impuestas por las autoridades para combatirla propiciaron ayer un “giro defensivo” en los mercados financieros occidentales. 

Así, las renovadas dudas sobre la tan esperada recuperación económica que el resurgimiento de los casos de Covid-19 en la Europa continental y el más que deficiente proceso de vacunación en la región están generando entre los inversores provocó ayer: i) que los bonos subieran con fuerza, lo que propició la caída de sus rentabilidades y una menor inclinación de la curva, al bajar más los rendimientos de los bonos a más largo plazo; ii) que el dólar se fortaleciera frente a divisas como el euro y la libra, recuperando de este modo su papel como divisa refugio; iii) que, como consecuencia de este último factor, los precios de las materias primas y del petróleo, bajaran con fuerza; y iv) que los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraran a la baja, con excepciones como la del Ibex 35 que, un día más, se desmarcó de la tendencia general, esta vez para “bien”, apoyándose en el buen comportamiento de los valores del sector de las utilidades. 

Cabe destacar que todo lo señalado propició una nueva rotación sectorial en los mercados de valores tanto europeos como estadounidenses, con las compañías de corte defensivo, tales como las utilidades, las compañías de telecomunicaciones, las del sector de la alimentación y las inmobiliarias patrimonialistas, que compiten, todas ellas, con los bonos por el favor de los inversores gracias a su atractiva política de dividendos, haciéndolo relativamente bien durante la sesión, al igual que los valores catalogados como de “estar en casa” y algunos del sector tecnológico. En sentido contrario, los valores de corte más cíclico como los industriales, los relacionados con las materias primas y materiales, los bancos y los energéticos fueron duramente castigados. A pesar de lo acontecido en las últimas sesiones en las bolsas occidentales, no creemos que esta rotación desde cíclicos hacia defensivos vaya a ser de larga duración, ya que esperamos que, antes o después, los procesos de inmunización de la población se aceleren en la mayoría de los países, lo que terminará facilitando que se comiencen a levantar las medidas restrictivas, que tanto daño hacen a la economía, en muchos de ellos. Ayer mismo, tanto el presidente de la Reserva Federal (Fed), Powell, como la secretaria del Tesoro, Yellen, en sendas comparecencias ante el Congreso estadounidense, destacaron la importancia que tienen las vacunas contra el Covid-19 en el proceso de recuperación económica. No obstante, ambos quisieron dejar claro que la misma en Estados Unidos está lejos de completarse, por lo que las actuales políticas monetarias y fiscales todavía juegan un importante papel. Powell, además, quiso nuevamente minimizar el riesgo de que el “gran” programa fiscal que, por importe de $ 1,9 billones acaba de aprobarse en Estados Unidos, vaya a producir un aumento no deseado de la inflación, dejando claro, además, que la Fed tiene las herramientas para impedirlo. 

Hoy, y en una sesión que presenta una interesante agenda macroeconómica, esperamos que las bolsas europeas abran nuevamente a la baja, lastradas por el mismo factor que penalizó ayer su comportamiento: el temor de los inversores a que los rebrotes de casos de Covid-19 y las medidas restrictivas que siempre conllevan retrasen más de lo previsto el inicio de la recuperación económica en la región. En este sentido, señalar que la publicación hoy en la Zona Euro, Alemania, Francia, el Reino Unido y Estados Unidos de las lecturas preliminares de marzo de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios debe arrojar cierta luz sobre el impacto que están teniendo los confinamientos y, en sentido contrario, las reaperturas de la actividad, en las distintas economías. Así, se espera que el desacoplamiento que están experimentando las economías europeas con relación a la estadounidense haya seguido aumentando en el mes de marzo, algo que sólo comenzará a corregirse cuando se acelere el proceso de vacunación en la Europa continental y ello permita relajar las restricciones impuestas a la movilidad de los ciudadanos y a la actividad de muchas empresas, proceso que ya está teniendo lugar en Estados Unidos, donde el proceso de inmunización de la población marcha a muy buen ritmo y donde para comienzos del mes de mayo cualquier adulto podrá tener acceso a una vacuna contra el Covid-19 si lo desea.