Italia rebaja sensiblemente sus expectativas de crecimiento del PIB para 2021, hasta el 4,1% frente al 6% previo

J. J. Fdez- Figares (Link Securities ) | Tras una jornada de continuas idas y vueltas, los principales índices europeos cerraron en su mayoría al alza, con los inversores siendo capaces de obviar el preocupante deterioro de la situación epidemiológica en varios países de la Unión Europea (UE), incluidos Alemania, Francia y Portugal, así como las noticias que llegaban desde EEUU sobre los problemas que atravesaba un gran Hedge Fund, el cual se había visto forzado a deshacer de forma apresurada importantes posiciones en compañías del sector de medios de comunicación estadounidense y chino para cubrir potenciales pérdidas, lo que habría generado importantes pérdidas en entidades como la suiza Credit Suisse o la japonés Nomura, tal y como reconocieron ayer ambos bancos. Este hecho provocó fuertes caídas en las cotizaciones de las dos entidades, arrastrando a su vez a la baja en las bolsas europeas y estadounidenses al resto del sector bancario, que fue uno de los que peor se comportó durante la jornada.

En este sentido, cabe señalar que ayer, y a pesar de la debilidad generalizada mostrada por los bonos durante la jornada, lo que provocó el repunte de sus rentabilidades y una mayor inclinación de la curva de tipos, fueron los valores/sectores de corte más defensivo, que suelen reaccionar negativamente cuando la renta fija se comporta de este modo, los que mejor evolución tuvieron durante la jornada, tanto en las principales plazas europeas como en Wall Street, mientras que los de corte más cíclico, con los bancos y los valores del sector energético a la cabeza, fueron los que peor se comportaron, los segundos lastrados por la caída del precio del crudo tras la reapertura del tráfico marítimo en el Canal de Suez. Al respecto, cabe destacar que todo parece indicar que los productores integrados en los que se conoce como OPEP+ estarían dispuestos a mantener cuando se reúnan esta semana sus actuales recortes de producción durante un par de meses más, al considerar que el repunte de casos de Covid-19, sobre todo en la Europa continental, está afectando negativamente a la demanda de esta materia prima, que sigue mostrándose débil. De confirmarse esta decisión por parte de la OPEP+, entendemos que ello debería servir como soporte al precio del crudo, al menos en el corto plazo. 

Hoy, en principio, esperamos que los principales índices bursátiles europeos abran ligeramente al alza, aunque sin mucha convicción. Los inversores seguirán muy pendientes del desarrollo de la nueva ola de la pandemia en Europa y de las medidas que adopten las distintas autoridades políticas de los países de la región para luchar contra la misma. Como venimos señalando en nuestros comentarios, las nuevas restricciones implementadas para limitar la movilidad de las personas y las actividades de muchas empresas van a tener un impacto negativo en el crecimiento económico de muchos países de la Zona Euro en 2021, al retrasar el inicio de la recuperación, algo que ya se está reflejando en las proyecciones que manejan muchos analistas e, incluso, algunas instituciones oficiales y gobiernos, que están siendo en su mayoría revisadas a la baja. Ayer mismo fue el Gobierno italiano el que modificó sensiblemente a la baja sus expectativas de crecimiento del PIB del país para 2021, situando su crecimiento en el 4,1% frente al 6,0% que había estimado el anterior Ejecutivo italiano. Entendemos que, o se acelera el proceso de inmunización de la población en la región del euro, o esta va a ser la tónica a partir de ahora, lo cual puede terminar teniendo un impacto negativo en las expectativas de resultados de muchas compañías cotizadas y, por lo tanto, en las bolsas de la región. 

Centrándonos en la sesión de hoy señalar que la agenda macro del día incluye la publicación en la Zona Euro, Francia y EEUU de los índices de confianza de los consumidores del mes de marzo, índice que es un buen indicador adelantado de consumo, así como en España y Alemania de las lecturas preliminares del IPC de marzo. Se espera que la inflación repunte sensiblemente en la mayoría de las economías desarrolladas en este mes por el denominado “efecto base”, ya que en marzo de 2020 muchos precios de productos y servicios cayeron con fuerza como consecuencia del inicio de los confinamientos masivos implementados por los gobiernos para luchar contra la expansión de la pandemia. Este efecto continuará impulsando al alza a esta variable en los próximos meses, aunque, como ya hemos señalado en ocasiones anteriores, el repunte de la inflación tendrá un carácter coyuntural, algo que entendemos los inversores deberían tener ya asumido.