La deuda global cerró 2020 en el 97,3% del PIB, un 13,6% por encima de 2019, y se se estabilizará en el 99% a medio plazo, según el FMI

La deuda global creció en 2020 por los estímulos de la ecomía y el descenso del PIB

Alphavalue | El Fondo Monetario Internacional alertó de que la deuda a nivel global se estabilizará a medio plazo en torno al 99% del PIB mundial como consecuencia directa de la crisis generada por la pandemia del COVID-19, según se apunta en el informe bianual “Monitor Fiscal”, publicado ayer. La deuda global cerró 2020 situada en el 97,3% del PIB, lo que equivale a un incremento de +13,6 puntos en comparación con los datos de 2019. Este alza se debe tanto a los programas de estímulos que se han aprobado por parte de los diferentes Gobiernos como por el descenso del PIB por la pandemia. Para España, el organismo elevó ocho décimas su previsión de déficit hasta situarlo en el 118,4%. De esta forma, España se mantendrá como el país con un mayor déficit público de la eurozona. Por otro lado, el FMI propuso que los países impongan un impuesto «temporal» a las rentas más y a los ricos destinado a financiar las necesidades relacionadas con la pandemia y con la crisis que conlleva, que ha provocado el aumento generalizado de los niveles de déficit y de deuda. En concreto, Vitor Gaspar, director del Departamento de Asuntos Fiscales del organismo comentó: «Para ayudar a hacer frente a las necesidades de financiación relacionadas con la pandemia las autoridades podrían considerar una contribución temporal para la recuperación post COVID-19aplicada sobre las rentas altas y la riqueza».