Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 21 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 05 de agosto de 2019 08:00

Los problemas inherentes a la guerra comercial y al Brexit acapararán el interés semanal

Intermoney | La fortísima semana que termina, en lo que a reuniones de bancos centrales e indicadores macro se refiere, hará que la que comienza esté baldía de estos, lo que no quiere decir que no estemos ante una semana interesante. Los últimos pasos dados por Trump hacen que en los próximos días debamos de estar muy atentos la réplica china y en si el irascible presidente estadounidense saca más pecho.

 

 

Después de dos días de conversaciones comerciales con poco progreso y las quejas de Trump de que China no había cumplido su promesa de comprar más productos agrícolas estadounidenses, anunciaba aranceles del 10% sobre las importaciones chinas por valor de 300 mil millones de dólares, además del 25% ya aplicado en 250 mil millones de dólares en productos chinos. Trump explicaba que las conversaciones entre Washington y Pekin continuarán a pesar de los nuevos aranceles, y que la tasa podría incrementarse por encima del 25% en etapas.

 

Hay que recordar que Estados Unidos ya ha penalizado a China de la siguiente manera: Aranceles del 25% sobre bienes tecnológicos por valor de 50 mm. $, incluyendo maquinaria, semiconductores, automóviles, piezas de aeronaves y componentes electrónicos. Aranceles del 25% sobre bienes por valor de 200 mm. $ incluidos módems y enrutadores, placas de circuitos impresos, productos químicos y materiales de construcción. Y, finalmente, el nuevo proceso para imponer aranceles del 25% a todas las importaciones restantes de China, otros bienes por valor de 300 mm. $. Eso afectaría mucho a los productos de consumo, incluidos teléfonos celulares, computadoras, ropa, juguetes y otros productos de consumo.

 

Desde el ministerio de Relaciones Exteriores de China venía la respuesta al esgrimirse que el país asiático tendrá que tomar contramedidas si Estados Unidos está decidido a imponer más aranceles a los productos chinos. La técnica de Trump metiendo presión parece ignorar los costes del choque comercial para Estados Unidos, pues los hogares estadounidenses no son ajenos al incremento de los aranceles y desde nuestro punto de vista, el presidente americano sigue jugando con fuego al hacer caso omiso a los costes indirectos vinculados a la pérdida de eficiencia, lo que a la postre, puede erosionar su campaña electoral.

 

Junto a la información en clave comercial, también habrá que prestar atención a otro foco de incertidumbre, si bien este en Europa y aglutinado por el “Brexit”. Desde que Boris Johnson fuese designado primer ministro, la posibilidad de una salida de Reino Unido sin acuerdo ha ganado músculo. No obstante, el temor hacia lo desconocido es real, principalmente por el lado británico y por mucho que se trate lanzar balones fuera hacia Bruselas.

 

Prueba de ello era el anuncio por parte del canciller británico, Sajid Javid de un extra de 2,1 mm. £ para impulsar la planificación de una salida sin acuerdo, lo que elevaba el montante total asignado por el gobierno a 6,3 mm. £. De los 2,1 anunciados, sólo 1,1 mm. £ se asignarán a los departamentos gubernamental ahora, pues el otro 1 mm. £ tiene una función más encaminada a mejorar la preparación operativa del presente año si es necesario.

 

Ante lo expuesto, los problemas inherentes a la guerra comercial y al “Brexit” acapararán el interés semanal. La agenda macro no dará mucho juego en esta ocasión, aunque habrá que estar atentos a los datos de PIB británico del 2tr19, donde la incertidumbre y combinado con los cierres de fábricas de automóviles serán el acicate del estancamiento en el crecimiento del país en el trimestre, aunque desde Reino Unido ya se esté pensando más en el posible rebote del 3tr19.

 

Por otro lado, tampoco debemos de menospreciar las referencias macro que nos lleguen desde Alemania al ser estas de índole fabril. Los órdenes industriales de junio (-0,4% m.) seguirán evidenciando el deterioro de los pedidos, principalmente de los bienes de capital e intermedios; mientras que la producción industrial (-1,5% m.), también de junio, tampoco promete alegrías y sólo la construcción puede maquillar el dato. No debemos de esperar tampoco mucho del resto de índices de actividad industrial que conozcamos, pues las lecturas de Francia (-1,6% m.) o Reino Unido (0,0% m.) también serán adversas, siendo España el punto de disonancia (+0,8% m.).

 

Antes de acabar con Europa, hay que mencionar las actas del BCE, la única pincelada en clave política monetaria. Estas dejarán muy claro la intención del organismo de avanzar hacia una política monetaria todavía más laxa en la UEM y que abarcaría desde las bajadas de tipos hasta la reactivación de las compras de activos. Un paso que se daba poniendo en el centro del discurso el objetivo simétrico de inflación y el empeoramiento de las perspectivas en este capítulo, pero también el deterioro de la actividad en la zona euro.

 

En Asia, el PIB nipón del 2tr19 (+0,5% trim. a.) se alineará con las previsiones de crecimiento, tanto del BoJ como del gobierno nipón, a la par que el dato arrojará la pérdida de tracción del consumo de los hogares el efecto drenaje de la demanda externa. Por su parte, en China los PMIs bajo el patrocinio de Caixin, que conocíamos a primera hora este lunes, ofrecían una imagen de deterioro del sector terciario en julio (51,6 puntos); aunque a lo largo de la semana darán paso a otras referencias como la balanza comercial de julio, de la que no habrá que perder detalle de la evolución del superávit de bienes con Estados Unidos.

 

Por último, y en lo que se refiere a resultados, con el 75% de las compañías de S&P500 con éstos ya presentados, en la semana que comienza se publicarán los de HSBC (lunes), Deutsche Post, Rolls-Royce y Walt Disney (martes); AIG (miércoles); Zurich Insurance, Merck, Adidas, Deutsche Telekom, Thyssenkrupp y Aviva (jueves) y Freente y Novo Nordis (viernes).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.