Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 13 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Por J.J. Fernández-Figares (Link) | Las bolsas europeas y estadounidenses mantuvieron el miércoles el buen tono de los últimos días, cerrando la sesión sus principales índices con ligeros avances, con la excepción del FTSE 100 británico, que lo hizo en negativo. Desde primera hora la atención de los inversores en las bolsas europeas se centró en la publicación de los índices adelantados de actividad del mes de noviembre de los sectores de servicios de las principales economías de la región.

CdM | Los riesgos para el área euro se han intensificado en los últimos seis meses y lo han hecho de forma sustancial. Según los analistas de AFI, la reducción de primas de riesgo y la presencia, en general, de condiciones monetarias más benignas no están sirviendo para impulsar la actividad. La depreciación del euro, aunque pronunciada frente al USD, no lo es de la misma intensidad frente a otras divisas, lo que invita a pensar en un escenario de crecimiento moderado de las exportaciones de la región, máxime cuando la demanda en algunos mercados emergentes se resiente.

 

En este contexto, se entiende la preocupación del BCE por las medidas de precios: un entorno de baja inflación favorece la recuperación de las rentas reales y del gasto doméstico, pero un entorno de deflación retrasa las decisiones de gasto y puede conducir a una recaída del crecimiento y a retroalimentar las cesiones de precios. Hoy día podemos estar a las puertas de transitar del primer entorno al segundo. En esta línea apuntan las expectativas de inflación. Es lógico que el BCE vea como insuficientes las medidas que hay encima de la mesa y se anime a ampliar el QE a otros activos, ya sea en esta reunión (aprovechando la revisión de previsiones de PIB y precios) o en alguna de las de 1S15. Un BCE más pasivo puede enfrentarse, sin embargo, a un escenario de falta de anclaje todavía mayor de las expectativas de inflación y seguramente a una ampliación de la fragmentación financiera en el área euro.

 

 

 

Este esquema resume el abanico de escenarios de tipos de interés al que se dirigirá el área euro en función del sesgo de la política monetaria del BCE:

 

- Escenario representado por la línea verde. El BCE asume que las medidas actuales son suficientes para mantener el anclaje de las expectativas de inflación. No hay QE soberano. Tampoco hay cambios en la gestión de la política fiscal y la agenda de reformas estructurales se mantiene enquistada. Resultado: hundimiento de tipos de interés de Alemania y fuerte ampliación de primas de riesgo en la periferia.

 

-Escenario no sostenible a medio plazo y probable reacción del BCE (línea punteada) una vez se intensifiquen las señales de fragmentación financiera. Escenario representado por la línea azul. El BCE tampoco adopta medidas adicionales pero los Gobiernos reaccionan a tiempo generando un entorno de crecimiento más favorable. Resultado: los tipos de interés de Alemania repuntan a mediados del año que viene ante la expectativa de que habrá más crecimiento. Los diferenciales periféricos se mantienen en niveles reducidos aunque pueden incrementarse sin el apoyo del BCE.

 

-Escenario representando por la línea amarilla. El BCE hace todo lo necesario para restaurar las expectativas de inflación, incluyendo la compra de deuda pública o de otros activos. Las expectativas de precios suben y arrastran con ello la TIR nominal de los bonos alemanes. Resultado: posible caída de los diferenciales soberanos, aunque para que sea duradera hace falta que los otros pilares del Draghinomics además de la política monetaria (política fiscal, reformas) entren en acción.

Por J.J. Fernández-Figares (LINK) | Tal y como esperábamos, el martes asistimos a una sesión de transición en los mercados de valores europeos, cuyos principales índices cerraron con ligeros avances con la excepción del Dax alemán, que terminó el día en negativo. A falta de otras referencias de calado en el ámbito macroeconómico y empresarial el precio del crudo volvió a centrar la atención de los inversores. Así, los efectos del fuerte rebote que experimentó durante la sesión del lunes fueron poco a poco difuminándose a medida que esta variable volvía a ceder terreno.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.