Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 16 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 09 de octubre de 2018 08:00

FMI: revisión a la baja para la Eurozona

Intermoney | La fuerte inestabilidad bursátil con la que arrancaba la semana debería disiparse ligeramente en la sesión del martes, si bien los focos de tensión que preocupan a los inversores seguirán presentes. En la UEM, Italia seguirá despertando inquietudes después de que la Comisión Europea haya mostrado su desconfianza hacia las previsiones macroeconómicas que Roma consideraría para elaborar su plan presupuestario.

 

 

El viernes, el ministro de Finanzas, Giovanni Tria, mandaba una carta al vicepresidente de la CE, Valdis Dombrovskis, y al comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en la cual pronosticaba un déficit público del 1,8% en 2018, 2,4% en 2019, 2,1% en 2020 y 1,8% en 2021. Tales proyecciones convivían con unas estimaciones de crecimiento del 1,5% en 2019, 1,6% en 2020 y 1,4% en 2021; unas tasas que Bruselas consideraban francamente difíciles de conseguir y que se alejan de las previsiones de la propia CE y de las asociaciones industriales italianas.

 

En consecuencia, podremos asistir a la continuidad del “tira y afloja” entre Bruselas el ejecutivo italiano, el cual compartirá escenario con el mantenimiento de las inquietudes comerciales. De hecho, recientemente despertaba preocupación en Canadá el hecho de que, con el nuevo pacto comercial USMCA, se incluiría una cláusula que exigiría a los dos vecinos de Estados Unidos notificar cualquier negociación comercial con una “economía no de mercado” (en caso de incumplirse, Washington se podría retirar del acuerdo comercial). De esta forma, Estados Unidos intentaría imponer el aislamiento económico a China.

 

Así, en medio de nuevas conversaciones también entre Reino Unido y Japón, las preocupaciones en el ámbito comercial estarán lejos de disiparse. Además, el aumento del proteccionismo será una cuestión muy tenida en cuenta en la actualización de previsiones macroeconómicas del FMI al constituir unos de los principales riesgos a la baja junto con el elevado endeudamiento y la futura normalización monetaria de las economías desarrolladas.

 

En un entorno caracterizado por la mayor incertidumbre, el WEO vendrá marcado por los recortes en las tasas de crecimiento mundial frente a las calculadas el pasado mes de julio (3,9% para 2018 y 2019). Asimismo, esperamos revisiones a la baja en las previsiones de crecimiento para Alemania y el agregado de la UEM. En ambos casos, las estimaciones de avance del PIB rondarán el 2% en el 2018 y se situarán ligeramente por debajo de la anterior cifra en 2019.

 

Las previsiones para la zona euro concordarán con los datos ligeramente más débiles que estamos conociendo. En el caso alemán, tras publicarse que la producción industrial caía un -0,3% m. en agosto (aunque altamente afectada por la construcción), conocíamos que las exportaciones se contraían en el mismo mes un -0,1%.

 

Por el contrario, mayor optimismo emanará de las estimaciones de crecimiento para Estados Unidos calculadas por el FMI. Las perspectivas para la primera economía mundial resultan positivas y, ante ello, esperamos un discurso amable del presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan. Este pronunciará unas declaraciones que concordarán con las palabras de su homólogo de la Fed de St. Louis, James Bullard, quien el lunes se mostraba satisfecho con la evolución de los datos en Estados Unidos, dado que la misma permitiría volver a subir los tipos de interés en el FOMC de diciembre.