Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 22 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 18 de diciembre de 2018 08:00

La debilidad de la actividad en Alemania se prolonga

Intermoney | Las cuestiones políticas y la pervivencia de las inquietudes seguirán pesando en unos mercados casi huérfanos de indicadores macroeconómicos, destacando únicamente las confianzas empresariales en Alemania y las cifras de actividad residencial en Estados Unidos. En cuanto a la confianza del empresariado germano recogida por el instituto IFO, ésta revelará un tono mixto ya que las expectativas registrarán un patrón más estable frente a la continuidad del deterioro de la percepción de la situación actual.

 

 

La realidad es que la debilidad de la actividad en Alemania se ha prolongado al 4tr18 y existían motivos para que así fuera, destacando la indeseada e importante acumulación de inventarios que deberá ser depurada y esto es sinónimo de menos actividad en el corto plazo. De hecho, sin la aportación de 0,7 p.p de los mencionados inventarios durante el 3tr18, Alemania hubiera decrecido un -0,9% trim. el pasado trimestre. Además, la recuperación del sector automovilístico no será tan rápida como en algunos ámbitos se llegó a defender, apuntando ya en esta dirección el Bundesbank. La cuestión no radica sólo en las nuevas normativas medioambientales, sino en el retraso de las decisiones de compra de vehículos derivado de la incertidumbre legal que afrontan los compradores a lo largo de la UE y ésta no se despejará en un breve espacio de tiempo.

 

En este contexto también resulta lógico que la semana pasada el propio Bundesbank ajuste a la baja sus previsiones de crecimiento para Alemania, las cuales ahora resultan acordes con un crecimiento del 1,5% en 2018 frente a su anterior previsión del 2%, al tiempo que sólo prevé una ligera aceleración hasta 1,6% en 2019 y 2020. No obstante, llamaba más la atención que recortase su previsión de inflación para el año que viene hasta 1,4% frente al 1,7% previo, si bien este hecho estaba muy influenciado por el comportamiento proyectado para los precios del petróleo.

 

Como podemos observar, a corto plazo, el escenario en Alemania seguirá siendo gris, aunque seguramente pesen hoy más las cuestiones políticas en el Viejo Continente. Entre éstas, cualquier novedad sobre el tedioso proceso del “Brexit” y, sobre todo, la actitud de Bruselas ante los presupuestos enmendados de Italia.

 

Dichos presupuestos, como apuntábamos, recogen un déficit público del 2,04% en 2019 que será menos inasumible que la cifra inicial de 2,4%, pero poco creíble. En primer lugar, tiene en cuenta ingresos provenientes de la venta de activos inmobiliarios del Estado italiano y recortes de las mayores pensiones estatales, dictándonos la experiencia que nunca se cumplen los planes de privatizaciones o ventas de activos de los estados y que cualquier modificación de las pensiones será compleja, aunque se refiera a las “pensiones de oro”.

 

En segundo lugar y más importante, el gran talón de Aquiles de los presupuestos de Italia sigue radicando en las optimistas previsiones de crecimiento que los sustentan. El líder del M5S considera que la única razón para que el crecimiento de Italia se sitúe por debajo del 1,5% en 2019 radica en la mayor debilidad de la parte final de 2018 “causada principalmente por las exportaciones”. Desgraciadamente, en IM creemos bastante probable que Italia crezca menos del 1% en 2018 y 2019. Luego, la clave estará en si la Comisión Europea se quiere creer unos presupuestos “cogidos por hilos” en un año de elecciones europeas.

 

No obstante, aunque hemos empezado abordando las cuestiones políticas que más de cerca nos tocan en Europa, la política china se presenta bastante más interesante al afrontar los trabajos de comité central en materia económica (miércoles) y el reciente discurso del presidente Xi por el 40 aniversario de la apertura de la economía de China, el cual decepcionaba al no ofrecer nuevas iniciativas para impulsar la desaceleración económica del país. En el primer caso, no debería realizarse ninguna comunicación pública, reservándose oficialmente las metas de crecimiento para una sesión clave del Parlamento a principios de marzo.