Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 14 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 18 de diciembre de 2018 08:30

Huída de los inversores hacia posiciones defensivas antes de que se manifieste la Reserva Federal

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | A la espera de lo que haga y diga en materia de tipos de interés la Reserva Federal (Fed) mañana, los inversores optaron ayer por seguir deshaciendo posiciones en renta variable. El miedo a que el crecimiento de la economía global se esté desacelerando más de lo inicialmente previsto y a que la Fed esté “colaborando” en ello por haber subido sus tasas de interés de referencia demasiado rápido en un corto espacio de tiempo está provocando la huida de los inversores de los activos de mayor riesgo, penalizando especialmente en las últimas semanas el comportamiento de las bolsas de valores occidentales.

 

 

Así, ayer los principales índices europeos y estadounidenses cerraron con importantes descensos, destacando el hecho de que tanto el S&P 500 como el Nasdaq Composite cerraron en sus niveles mínimos del año y ya acumulan en lo que va de ejercicio pérdidas del 4,8% y del 2,2%, respectivamente. Desde sus máximos recientes el S&P 500 cede algo más del 13% y el Nasdaq Composite casi el 17%, situándose este último índice muy cerca de entrar en “mercado bajista” –cuando ceda más del 20% desde su reciente máximo lo hará–. Cabe destacar que los cinco componentes de los conocidos como FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet, matriz de Google) están todos en mercado bajista, tras haber cedido desde sus últimos máximos entre el 21% de Alphabet y el 38% de Netflix. Igualmente, el índice Russell 200, integrado por compañías de mediana y pequeña capitalización, también ha entrado ya en mercado bajista al haber cedido el 20,8% desde sus máximos del pasado agosto.

 

En Europa la situación no es mucho mejor, con el Euro Stoxx habiendo cedido un 13,1% en el ejercicio (17,2% desde su último máximo); el Euro Stoxx 50 el 12,6% (el 16,6% desde su último máximo); el Dax alemán el 16,6% (20,6% desde su último máximo); el CAC 40 francés el 9,7% (14,9% desde su último máximo); el FTSE Mib italiano el 14,5% (23,8% desde su último máximo) y el Ibex 35 el 12,3% (el 16,6% desde su último máximo).

 

Tras estas fuertes caídas de los índices está el temor de los inversores de que todos los factores de incertidumbre, la mayoría de ellos de corte “político” –conflicto comercial entre Estados Unidos y China; brexit caótico; revueltas en Francia; crisis presupuestaria Italiana; incertidumbre política en países como Suecia, España y, recientemente, Bélgica, etc.)–, que han venido lastrando a las bolsas terminen por pasar factura a la economía global al afectar de forma muy negativa a la confianza de los empresarios, de los consumidores y en última instancia, de los inversores, inversores que ya no tienen muy claro si están asistiendo a una fuerte corrección de los mercados o al comienzo de un mercado bajista que anticipe una nueva recesión.

 

En principio el escenario macro base no contempla la entrada en recesión de ninguna de las principales economías desarrolladas, al menos en 2019. No obstante, sí es cierto que las cifras macro publicadas recientemente apuntan a una continua ralentización del crecimiento económico en Europa, tanto en la Zona Euro como en países como Suiza o Reino Unido, y a un ligero debilitamiento del crecimiento de la economía estadounidense, la cual se había mantenido inmune a la debilidad mostrada por el resto gracias al impacto positivo que en ella han tenido las políticas fiscales expansivas implementadas por la Administración Trump. El riesgo que anticipan los inversores es que estas políticas irán perdiendo su impacto positivo en la economía estadounidense a partir del año próximo, mientras que la “agresividad” de la Fed subiendo sus tasas de interés de referencia podría terminar penalizando el crecimiento de esta economía.

 

Por tanto, y como señalamos ayer, todas las miradas están puestas en el Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC), que comienza su reunión de dos días hoy. El mercado espera que la Fed vuelva a subir sus tasas de interés en 25 puntos básicos, hasta el intervalo del 2,25% - 2,50% y que anuncie que hace un “alto en el camino” para comprobar el impacto que estas subidas están teniendo en la economía del país. De ser así, es factible que el dólar se debilite, dando un respiro a muchas economías emergentes e impactando de forma positiva en los resultados exteriores de las grandes empresas estadounidenses. Los inversores también esperan que los miembros del FOMC reduzcan de tres a dos las alzas de tipos esperadas para 2019. En este sentido, reiteramos que el resultado de la reunión del FOMC puede ser determinante para el devenir de los mercados de valores en el corto/medio plazo, pudiendo evitar la entrada de muchos de ellos en “mercado bajista” o, por el contrario, precipitarlos a entrar. Habrá que ver la “sensibilidad” que muestran los componentes del FOMC, con su presidente Jerome Powell a la cabeza ante las tensiones de los mercados financieros y si están o no dispuestos a intervenir para evitar males mayores en los mismos. Mañana sabremos la respuesta. Hasta entonces, esperamos que las bolsas sigan muy presionadas. 

 

Hoy, y, para empezar, esperamos que los mercados de valores europeos abran a la baja, en línea con lo acontecido esta madrugada en Asia, donde los principales índices han cedido más del 1%, arrastrados por las fuertes caídas de las bolsas estadounidenses. En Europa el hecho de que el Gobierno populista italiano haya decido ceder en sus pretensiones de déficit, y haya aceptado reducir el que se contempla en sus presupuestos 2019 hasta el 2,04% desde una cifra inicial del 2,4% con el objetivo de evitar ser sancionado por la Comisión Europea (CE) creemos que está ya más que descontado tanto en los mercados de bonos como en los de renta variable italianos.

 

Por último, y en lo que hace referencia a la agenda macro, señalar que esta mañana se publicarán en Alemania los índices IFO que valoran el clima empresarial del país, correspondientes al mes de diciembre, que se espera retrocedan ligeramente respecto a sus lecturas de noviembre, mientras que, por la tarde, y en Estados Unidos, se publicarán las cifras de viviendas iniciadas y de permisos de construcción del mes de noviembre. Este sector, el residencial, lleva meses dando señales de alarma, por lo que las cifras serán seguidas muy de cerca por los inversores.