Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 22 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 28 de diciembre de 2018 00:00

No se puede descartar el buen comportamiento de los mercados en el medio plazo

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Tal y como temíamos que pudiera pasar, los inversores en los mercados de valores europeos no terminaron de creerse la fuerte subida que experimentó Wall Street el miércoles, lo que provocó que “la alegría” durara muy poco en estos mercados. Así, y tras un inicio de sesión ligeramente positivo, los principales índices bursátiles europeos giraron a la baja, arrastrados por las fuertes caídas que apuntaban los futuros de los índices estadounidenses. La apertura claramente a la baja de Wall Street, que parecía iba a experimentar otra jornada de fuertes caídas, terminó por “dar la puntilla” a las bolsas europeas, cuyos índices cerraron la jornada en sus niveles más bajos del año, con casi todos ellos habiendo entrado ya en “mercado bajista”, tras perder más del 20% desde sus recientes máximos -ayer se unieron a este “grupo” el Euro Stoxx 50 y el Euro Stoxx-.

 

De entre los principales índices, únicamente el CAC francés se resiste, al haber cedido “solo” el 18,5% desde su último máximo. Cabe destacar que, si bien todos los sectores de actividad experimentaron descensos durante la sesión, fueron en esta ocasión los de corte defensivo como las utilidades, los valores del sector farmacéutico y de alimentación, los de telecomunicaciones y las inmobiliarias patrimonialistas los que peor se comportaron, lo que parece complicado de entender en una sesión en la que los inversores optaron por seguir reduciendo sus posiciones de riesgo. En este sentido, cabe destacar el relativo buen comportamiento de los bonos durante la jornada, lo que permitió una caída de sus rentabilidades, algo que suele ser “celebrado” con alzas por los valores catalogados como defensivos que compiten con los bonos por el favor de los inversores al ser su mayor atractivo la elevada rentabilidad por dividendo que ofrecen.

 

Así, y mientras las bolsas europeas “sufrían” el mal comportamiento inicial de Wall Street, este mercado fue capaz de girar bruscamente al alza durante la última hora y media de su sesión, permitiendo a sus principales índices cerrar en positivo por segunda jornada de forma consecutiva. En este sentido, destacar que el Dow Jones fue capaz de recuperar 870 puntos durante la sesión, mientras que el S&P 500 recuperaba un 2,8%, lo que supone su mayor giro alcista en una sesión desde 2010. En este mercado fueron los sectores relacionados con las materias primas minerales, los industriales y los del sector financiero los que mejor lo hicieron, mientras que los de corte más defensivo como las inmobiliarias patrimonialistas y los del sector de las comunicaciones volvieron a quedar rezagados, aunque todos ellos cerraron el día con avances.

 

Buscar una explicación de tipo “fundamental” al comportamiento reciente de los mercados creemos que es inútil, ya que éstos se están moviendo más por criterios “emotivos” -el pesimismo en los mercados ha alcanzado niveles extremadamente elevados- que por criterios “fundamentales” y cuando esto ocurre determinar qué es lo que pueden hacer las bolsas en el corto plazo es prácticamente una quimera. No obstante, recordar que niveles extremos de negatividad suelen funcionar como indicadores contrarios, no siendo descartable un buen comportamiento de los mercados en el medio plazo. Si a esta reflexión sumamos unos fundamentales a nivel macro y empresarial relativamente positivos y unas valoraciones que comienzan a ser atractivas, podemos estar ante una interesante oportunidad de comenzar a hacer cartera, siempre que nuestro horizonte temporal para la inversión sea a medio/largo plazo.

 

Hoy esperamos que el brusco giro al alza que experimentaron los principales índices bursátiles de Wall Street ayer permita a las bolsas europeas tomarse un respiro y abrir al alza, en una sesión, la última completa del año, en la que la agenda macro se limita a la publicación en Europa de las lecturas preliminares de la inflación de diciembre en España y Alemania y, ya por la tarde en Estados Unidos, del índice de manufacturas de Chicago del mismo mes y de las ventas pendientes de vivienda de noviembre, datos, todos ellos, que no creemos que vayan a tener impacto alguno en el comportamiento de las bolsas.

 

Por lo demás, destacar que todo apunta a que el cierre parcial del gobierno Federal de Estados Unidos se alargará hasta principios de 2019 al seguir los Demócratas negándose a facilitar la financiación del tramo del muro que quiere construir el presidente Donald Trump en la frontera con México -parte del muro ya fue construido bajo la presidencia de Bill Clinton-. Este tema inquieta a los mercados y, de extenderse en el tiempo, podría tener un impacto negativo en la confianza de empresas y consumidores y, por ello, terminar pasando factura a la economía estadounidenses en su conjunto.