Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 14 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 10 de enero de 2019 09:00

La Fed se tomará tiempo en el 1tr19 para comprobar la evolución de riesgos

Intermoney | Las cifras de balanza comercial de Alemania resultaban negativas en noviembre ya que asistíamos al retroceso de las exportaciones en un - 0,4% m. y de las importaciones en - 1,6% m., pudiendo identificarse el segundo dato con una situación de debilidad de la demanda interna. Sin embargo, estas cifras contrastaban con la lectura intencionadamente positiva de la balanza comercial germana que realizamos en nuestro último informe, lo cual era consecuencia de la propia composición del dato que resulta acorde con u na ligera aportación positiva de la demanda externa de bienes durante el 4tr18 en Alemania (en términos ajustados de precios y estacionalidad), una vez conocidos los datos de 2 meses del periodo.

 

La realidad es que el anterior hecho se da sobre una base negativa como es el mayor retroceso de las importaciones que de las exportaciones en términos de volumen. No obstante, lo importante desde el punto de vista de la confianza en los mercados es que el PIB alemán no retroceda por segundo trimestre consecutivo y los mencionados datos se ponen del lado de una situación cercana al estancamiento en el 4tr18, a pesar de la debilidad industrial ligada al ejercicio de depuración de inventarios en Alemania . Una cuestión que trataremos más a fondo en nuestro próximo informe de Claves de la Semana ya que hoy pesarán más otras cuestiones, como la dilución del catalizador en forma de acercamiento comercial entre Estados Unidos y China , que ha favorecido la mejora del ánimo de los inversores en los últimos días, o las ramificaciones de las actas de diciembre de la Fed que se verán acompañadas por una mini - avalancha de intervenciones de sus miembros durante el día de hoy.

 

El optimismo hacia las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China , reforzado por las declaraciones amables de las autoridades de ambos países, dará paso a un análisis más calmado de los últimos acontecimiento cuyo resultado será un acuerdo generalizado respecto a que las fricciones comerciales están lejos de escribir su último capítulo . A la espera que desde China se den a conocer los primeros resultados de los contactos “cara a cara”, lo cierto es que las principales demandas estadounidenses resultan difícilmente asumibles para las autoridades del país y cuestiones como la renuncia al control estatal de su economía resultan casi una quimera.

 

A corto plazo, los chinos seguirán ofreciendo ajustes estéticos de sus propuestas en cuanto a sus compromisos de aumentar las compras de productos agrarios y energéticos de Estados Unidos, pero también en lo relativo a la protección de la propiedad intelectual y el acceso al mercado del gigante asiático. La cuestión es que la consecución de un acuerdo asumible para ambas partes y que, además, pueda ser “vendido” como una victoria por Trump no será fácil . Una circunstancia que podría cobrar peso en los mercados durante la parte final de la semana, dándose cierta corrección en las bolsas . De hecho, en IM defendemos que el acuerdo que seguramente llegará durante la primavera, no dejará de represen tar un “cierre en falso” del choque comercial.

 

En paralelo , lo apuntado en las últimas actas de diciembre de la Fed seguirá pesando en los mercados ya que éstas venían a reforzar el posicionamiento acorde con un receso en el proceso de subida de tipos en Estados Unidos, el cual era defendido durante los últimos días por algunos miembros de la institución.

 

La cesión ante los mercados se reafirmaba y, de hecho, la propia inestabilidad de los mismos en la parte final de 2018 y el aumento de los riesgos en clave de actividad global servían para avalar la menor certeza sobre el momento en el tiempo de las próximas subidas de tipos en Estados Unidos, si bien seguía considerándose que todavía son necesarios algunos ajustes adicionales al alza. Unos ajustes que serían “limitados” , aunque esto no supone ninguna sorpresa ya que las propias previsiones que acompañaron al FOMC de diciembre recogían dos subidas más de 25 p.b en 2019, pudiéndose dar otra adicional en 2020.

 

A pesar de que consideremos la mencionada cesión ante el mercado como inadecuada, se impone reconocer lo correcto de los argumentos utilizados para justificar el paso atrás dado ya que se huía de proyectar cualquier sombra sobre la economía estadounidense, lo cual además no hubiera sido acorde con el futuro a corto plazo de Estados Unidos que se verá caracterizado simplemente por la moderación cíclica de la economía . Una moderación que encajaría con el tono menos optimista del empresariado estadounidense detectado por la propia Reserva Federal, aunque la situación económica de Estados Unidos siga caracterizándose por su solidez y los riesgos se encuentren “casi equilibrados”.

 

Luego, las presiones del mercado parece que se impusieron y a este respecto llama la atención una cuestión como que en el debate mantenido por los miembros de la Fed en diciembre se incidiese sobre el “contraste” entre la fortaleza de los datos económicos que se estaban conociendo (entiéndase en clave estadounidense) y los temores entre los empresarios y los inversores hacia los “riesgos a la baja” .

 

A la postre, lo importante es que las actas dejaban claro que la Fed se tomará cierto tiempo para comprobar cómo evolucionan los actuales riesgos antes de volver a subir tipos, lo cual implica una estrategia de “esperar y ver” durante el 1tr19 . Por lo tanto, los mercados re confirm aban el bálsamo que deseaban y lo hacían a la sombra de unos argumentos de la Fed que no “echaban más leña al fuego”, lo cual explicaba que se reabriese también el debate sobre la inflación en Estados Unidos para justificar el paso dado .

 

La palabra “paciencia” será la nueva clave de la actual etapa de la Fed en la que su presidente ha llegado a realizar un guiño a potenciales cambios en el ritmo de ajuste del balance. No obstante, los actuales datos en Estados Unidos hacen que estemos ante un gesto más bien tranquilizador y c on pocas probabilidades de tomar forma en el medio plazo. Mucho más probable resulta que en el presente trimestre se opte por volver a ligar las alzas de tipos al comportamiento de los datos estadounidenses, lo cual era planteado en el encuentro de diciemb re en un contexto en el que el nivel de llegada de los tipos no está demasiado lejos.

 

En la sesión de hoy, las múltiples intervenciones por parte de los miembros de la Reserva Federal darán el relevo a las actas de la institución, sobresaliendo las declara ciones prudentes y apuntando “paciencia” con las subidas de tipos . En el día de ayer, Evans de la Fed de Chicago se mostraba favorable a una estrategia de “esperar y ver” durante la primera mitad de 2019 que consideraba avalada por los actuales niveles de inflación en Estados Unidos, al tiempo que llamaba a vigilar la evolución de los actuales riesgos. Una postura que ratificará en su intervención de hoy y se verá acompañada de comentarios prudentes del siempre laxo presidente de la Fed de St. Louis y los neutrales presidente y vice - presidente de la Reserva Federal, Richard Clarida y Jerome Powell .

 

Así, el discurso del duro responsable de Richmond se verá diluido, soplando el viento a favor de las compras de treasuries en una sesión de ajuste en las bolsas y en la que los datos en Estados Unidos no aportarán novedades decisivas, dado que sólo conoceremos las peticiones semanales de desempleo y los inventarios al por mayor de noviembre.

 

En Europa, las cuestiones más interesantes estarán vinculadas al “Brexit” ya que las actas del BCE vendrán a reincidir en los mensajes lanzados en el pasado encuentro de diciembre, restando importancia a la “inesperada” debilidad de la economía de la UEM en la segunda mitad de 2018 y al ligero ajuste a la baja de las previsiones de inflación de la entidad para el área en 2019 . Así, se remarcará una línea de acción continuista y acorde con el mantenimiento de las reinversiones de los vencimientos de la cartera del BCE sin cambios durante un largo periodo de tiempo (en IM creemos que hasta finales de 2020), mientras que las alzas de tipos no llegarían nunca antes del próximo verano de acuerdo con nuestro banco central.

 

Las actas del BCE no aportarán aspectos novedosos al igual que los modestos datos de producción industrial en Francia y de ventas minor istas en Italia . Luego, como señalábamos, el “Brexit” puede deparar los titulares más interesantes con la vista puesta en la votación del acuerdo de salida el próximo día 15 de enero en la Cámara de los Comunes . La votación es un requisito legal que se sal dará seguramente con un no abrumador, a pesar de que la mayoría de los parlamentarios británicos se hayan mostrado a favor de una salida con acuerdo. Así que el capítulo verdaderamente interesante en Reino Unido se iniciará el día 16.