Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 21 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Miércoles, 10 de julio de 2019 00:00

La bolsa mexicana se desploma un 2% con la renuncia del Ministro de Hacienda

Olivia Álvarez (Monex Europe) | El peso mexicano se desplomó más de un 2% frente al dólar y el euro tras la renuncia del ministro de finanzas Carlos Urzúa en la tarde de ayer.

 

La dimisión del líder de Hacienda con una carta publicada en Twitter pone de relieve la fragilidad de las instituciones mexicanas bajo la administración de AMLO y suprime la confianza de los inversores sobre la estabilidad de la economía mexicana. El peso había recuperado más de 4 puntos porcentuales frente al euro en el último mes, tras la cancelación de las amenazas arancelarias de Donald Trump. Con estos eventos, los tenedores de peso para operaciones de acarreo cierran sus posiciones, por temor a que la volatilidad del peso no compense el atractivo diferencial de rendimientos que ofrece la moneda frente a otras divisas de financiación como el euro y el dólar.

 

 

La bolsa mexicana se desploma más de un 2% con la noticia, mientras que los títulos de importantes compañías españolas con exposición a los mercados mexicanos como BBVA, Santander y Telefónica se ponen frente a la línea de fuego.

 

El cargo de Urzúa fue rápidamente ocupado por el viceministro de Hacienda, Arturo Herrera, quien al igual que su predecesor, es visto por los mercados como una figura sólida para la conducción de la política fiscal. Este remplazo logró contener las pérdidas del peso a la apertura de la sesión europea. Sin embargo, las declaraciones de Urzúa, un estrecho aliado de López Obrador, levantan sospechas de que bajo la administración de AMLO, las políticas públicas están sujetas a numerosas arbitrariedades.La carta de Urzúa resalta que los motivos de su renuncia están vinculados a la falta de sustento en la ´toma de decisiones políticas públicas´ y ´la imposición de funcionarios con conflictos de interés´.

 

La noticia genera mayores temores de que la nota soberana mexicana sea degradada por agencias calificadoras como Moody´s y S&P´s, las cuales mantienen una perspectiva negativa de las cuentas públicas mexicanas. El riesgo de que estas agencias se unan a Fitch en degradar a Mexico a solo un escalón del grado basura, pone gran estrés sobre la estabilidad de la economía y el peso mexicano.

 

Estos eventos ponen mayores obstáculos para las políticas activistas mexicanas. Primero, incrementa la presión sobre la austeridad fiscal para anclar la confianza de los inversores. Segundo, impone un sesgo más restrictivo a la política monetaria, postergando la posibilidad de recortes de tipos bajo un escenario de mayor incertidumbre política. Ambas juegan en contra de la capacidad de actuación de las políticas públicas para apoyar el crecimiento de la economía mexicana, en continuo deterioro en lo que va de año.