Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 14 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Martes, 30 de julio de 2019 00:00

La Fed se enfrenta a la primera baja de tipos en más de una década

Juan Ramón Casanovas (Bank Degroof Petercam) | Llegó la hora de la verdad. La Reserva Federal estadounidense y su presidente, Jerome Powell, encaran esta quinta reunión del año con muchas probabilidades de aplicar un descenso de los tipos de interés. La desaceleración económica provocada principalmente por la guerra comercial con China ha sido el detonante para este cambio de sesgo en la política monetaria de Estados Unidos.

 

El consenso del mercado descuenta una bajada de 25 puntos básicos para esta semana, lo que dejaría los tipos de interés entre el 2 y el 2,25%, y un nuevo recorte de la misma cuantía para la reunión de septiembre. Se trata de la primera rebaja de tipos en más de una década. Los inversores descuentan este escenario desde que varios miembros de la Fed insinuaran la posibilidad de que una flexibilización de la política monetaria llegaría pronto.

 

La economía americana publicó el viernes el dato de crecimiento del segundo trimestre en el que logró anotarse un avance del 2,1%, ligeramente por encima de las expectativas, que habían anticipado una tasa del 1,9%, pero lejos del 3,1% que creció en el primer trimestre. El consumo interno, que en Estados Unidos supone dos tercios del crecimiento del PIB, siguió creciendo a muy buen ritmo, respaldado por unos datos de empleo robustos. La cifra de paro se halla por debajo del 4%. Unido a esto, la inflación se mantiene totalmente controlada por debajo del 2%.

 

Jerome Powell ya cambió el tono del discurso hace algunas reuniones cuando la economía americana empezó a mostrar síntomas de un ligero cansancio. Los últimos datos macroeconómicos publicados, unido al recrudecimiento en algunos momentos de la guerra comercial, han sido los detonantes a que las expectativas de bajada de tipos hayan ido cobrando cada vez más fuerza.

 

Los tipos de interés a largo plazo también de alguna forma están descontando este escenario, ya que desde principios de año han bajado algo más de 60 puntos básicos, situándose en el 2,05%. La curva está prácticamente plana, los tipos a 2 años en el 1,84% solo otorgan un diferencial frente al 10 años de 21 puntos básicos.

 

Este nuevo escenario de tipos y la más que posible nueva política monetaria han ayudado a la evolución de las bolsas estadounidenses en los meses de junio y julio, en los que se han anotado nuevos máximos históricos. La decisión de bajada de tipos, unido al discurso de Jerome Powell, pueden ayudar a que se afiancen estos nuevos niveles de cotización.