Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 22 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 07 de agosto de 2019 08:30

Pese al buen dato de pedidos de fábrica en Alemania, la producción industrial vuelve a mostrar debilidad

Íñigo Isardo (Link Securities) | Los mercados de renta variable europeos cerraron la sesión de ayer nuevamente a la baja, en una sesión que fue de más a menos, entre noticias y comunicados de Estados Unidos y de China sobre el conflicto comercial que mantienen.

 

 

Así, la apertura de las bolsas europeas fue al alza, tras conocerse que el banco central de China (PBoC) había intervenido el mercado de divisas, frenando la devaluación del yuan frente al dólar. De esta forma, el organismo fijó un tipo de cambio de 6,9683 yuanes por dólar, en línea con sus declaraciones del día anterior, en las que manifestó que lo mantendría en un nivel equilibrado y razonable, lo que dio a entender que parecía que la escalada del conflicto comercial no iba a ir más allá.  No obstante, las declaraciones posteriores de funcionarios chinos, condenando su inclusión como país manipulador de divisa por parte de Estados Unidos y la paralización formal de la compra de productos agrícolas norteamericanos, dio a entender que la intervención del yuan del PBoC solo fue algo temporal, y que las posturas se mantienen aún muy distantes.

 

Destacar el buen dato de los pedidos de fábrica de Alemania en junio, que sorprendió al alza y permite reducir a menos de la mitad la pérdida interanual acumulada. Así, el dato impulsó al alza al sector industrial, uno de los que mejor se comportó durante la parte matinal de la sesión. Sin embargo, indicar que los datos de la producción industrial alemana del mismo mes emitidos hoy han sido bastante peores de lo esperado, resaltando una vez más la debilidad que atraviesa actualmente el sector industrial alemán, y que probablemente tendrán incidencia negativa en el crecimiento del PIB de Alemania del 2T2019.

 

No obstante, los temores a un empeoramiento de la guerra comercial se instalaron en los inversores, provocando el giro de los índices a la baja, principalmente el FTSE británico (-0,72%) que, con un peso relativo del sector minero y de materias primas elevado, y el DAX alemán (-0,78%), con una economía principalmente exportadora.

 

En lo que respecta a los índices de Wall Street, estos cerraron al alza, rebotando desde la jornada negativa del día anterior, la peor en Bolsa del ejercicio, tras conocer la intervención del banco central chino, y también tras las declaraciones del asesor económico de la Casa Blanca, Kudlow, en las que indicaba que el presidente Trump podía ser más flexible en la aplicación de las tarifas si veía que las negociaciones evolucionaban de forma positiva, y en las que al mismo tiempo reiteró que su equipo mantiene los preparativos para que una comitiva comercial china viaje a Washington en el mes de septiembre para seguir negociando.

 

Además, las declaraciones del presidente de la Reserva Federal de Saint Louis, James Bullard, de las que los inversores interpretaron que una subida más de tipos en el ejercicio 2019 era probable, también contribuyeron a la mejora de los índices.

 

De esta forma, el índice DowJones mejoró en más de 300 puntos, mientras que el S&P 500 subió un 1,3% y el Nasdaq Composite un 1,4%. Los valores que mejor se comportaron fueron algunos de los más perjudicados de la sesión precedente por su implicación en el conflicto comercial, como Apple, Micron (ambas con ganancias superiores al 1,5%) y Nike, que avanzó casi un 3%. En el aspecto negativo, indicar que los resultados de Disney no cumplieron con las expectativas ni de ventas ni de beneficio neto, por lo que su cotización fue castigada con una caída de su cotización del 3,7% en operaciones fuera de hora.

 

Las medidas agresivas de los últimos días desde Estados Unidos y China y el factor de que, por lo menos, hasta septiembre no vuelvan a sentarse ambos países a negociar, tienen a los inversores preocupados ante la incertidumbre que proviene de la falta de sintonía que mantienen ambas partes en las negociaciones comerciales. Además, los inversores creen que un acuerdo a corto plazo es menos probable.

 

Creemos que, además de estar atentos a cualquier declaración relacionada con el conflicto comercial, los mercados escrutarán todos los datos macro económicos que se emitan, para conocer si su lectura puede influir sobre las decisiones de política monetaria de los bancos centrales. Ayer las cifras de empleo disponible (JOLTS) mostraron una moderación en la demanda de empleo, a pesar de que se mantiene significativamente por encima de la oferta de empleo.

 

La agenda macroeconómica de hoy incluye, además de la mencionada producción industrial de Alemania de junio, las solicitudes semanales de hipotecas en Estados Unidos, la balanza comercial de Francia, también del mes de junio, así como los precios de las viviendas (Halifax) de Reino Unido de julio.

 

Esperamos que la sesión de hoy abra en Europa mayoritariamente al alza, tras el cierre positivo de los índices de Wall Street y unos datos mixtos en las bolsas asiáticas esta madrugada.