Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 21 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Jueves, 03 de octubre de 2019 00:00

Escasa posibilidad de rebote mientras los mercados no se libren de incertidumbres políticas

Ann-Katrin Petersen (Allianz GI) | La recuperación vivida por los mercados financieros durante los primeros meses de 2019 se vio alentada por la predisposición de los bancos centrales, observada a escala mundial, a realizar nuevos recortes de los tipos de interés e inyecciones de dinero y, en menor medida, por el crecimiento de la economía y los beneficios empresariales, que siguen perdiendo impulso al irse agotando la recuperación.

 

 

Sin embargo, las grandes expectativas de los bancos centrales y de los ministros de economía (sobre todo los chinos y alemanes) no bastarán a medio plazo para que los mercados bursátiles experimenten un «otoño dorado» duradero. En todo caso, no lo lograrán mientras la economía mundial no se recupere, y los mercados queden libres de incertidumbres políticas.

 

Es interesante observar cómo, desde que la Reserva Federal redujo su tipo de interés de referencia a finales de julio por primera vez en once años, las distintas clases de activos han evolucionado de forma más desigual. La alternancia entre la tolerancia y la aversión al riesgo entre los participantes del mercado ha vuelto a ser más visible desde mediados de año. Dependiendo del clima de riesgo a corto plazo, las clases de activos de alto riesgo, como las acciones y los bonos de alto rendimiento, registraron un rendimiento positivo. Sin embargo, también los activos percibidos como seguros, como los bonos del Estado, registraron un rendimiento positivo, aunque no a la vez que las clases de activos de alto riesgo.

 

Obviamente, la expectativa de una política económica más expansiva ya no tenía el mismo efecto galvanizador. En cambio, otros factores, como el flujo de noticias macroeconómicas y los riesgos (geo)políticos, han recuperado su importancia.

 

1. La economía mundial no está en caída libre, pero las preocupaciones aumentan. Por ejemplo, nuestro modelo de recesión cíclica para la economía más grande del mundo, los 
Estados Unidos, indica actualmente una probabilidad de recesión de tan solo el 2 % en los próximos seis meses. Sin embargo, la persistente debilidad del comercio y las incertidumbres geopolíticas siguen pesando mucho sobre la industria manufacturera mundial. Los inversores se mantienen muy atentos para ver si se está sintiendo algún efecto en el sector de los servicios, que hasta ahora ha demostrado una gran capacidad de resistencia y está orientado a la economía interna. Además, el reciente encarecimiento del petróleo podría tener un efecto de lastre sobre un consumo que hasta ahora se había mantenido firme, gracias a la solidez de los mercados laborales y al crecimiento salarial. Los riesgos de una desaceleración económica han aumentado.

 

2. Varios obstáculos políticos parecen haberse despejado por ahora: el nuevo gobierno italiano está adoptando una postura menos conflictiva en materia de política fiscal con Bruselas. El parlamento británico ha frenado las perspectivas de un Brexit duro. Al mismo tiempo, en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China se observan señales moderadamente positivas. Pero a pesar de una posible tregua, los aranceles medios de importación de Estados Unidos, que alcanzaron el 4,7 % en septiembre, su nivel más alto en 45 años, han estado lastrando la economía nacional y mundial desde hace bastante tiempo. Si la administración Trump aplicase los ya anunciados derechos de importación adicionales sobre las mercancías chinas, el tipo medio aumentaría aún más, hasta el 6,2 %, a finales de este año. Además, acecha un posible aumento de los derechos de importación de Estados Unidos para la industria del automóvil (la decisión se tomará en noviembre). En Europa, se verían especialmente afectados Alemania, Italia y el Reino Unido.

 

¿Qué significa esto para las decisiones de inversión?

•En sí misma, la esperanza de una política monetaria y fiscal más expansiva respalda a las clases de activos de riesgo. Sin embargo, es cuestionable que esto sea suficiente para crear un ambiente optimista duradero en las bolsas. La recuperación de la economía y de los beneficios empresariales no se ha materializado hasta ahora. 


•Esto hace recomendable, por un lado, una cartera ampliamente diversificada y, por otro, un posicionamiento tácticamente prudente en inversiones de riesgo, con una selección activa de valores dentro de un contexto de multiactivo. 


•En una cartera de renta variable mundial, por ejemplo, actualmente preferimos el mercado de renta variable estadounidense y los sectores defensivos, que históricamente han sido menos volátiles.