Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 25 de febrero de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Por J.J. Fernández-Figares (Link) | Los mercados de valores europeos cerraron el martes ligeramente al alza, impulsados por el sector de las telecomunicaciones, mientras que los estadounidenses lo hicieron planos, en una sesión de escaso volumen de contratación, que estuvo condicionada en EEUU por la celebración del Día de los Veteranos por la que el mercado de bonos se mantuvo cerrado.

LONDRES | Por Víctor Jiménez | ¿Subir el tipo de interés principal? Ciertamente, no. O todavía no. Mientras la economía en Estados Unidos no arroje signos inequívocos de haber superado la fase de respiración asistida, que consistía en imprimir dinero –la famosa técnica del quantitative easing que hace apenas semanas dio por terminada la Reserva Federal–, lo más probable es que el Banco de Inglaterra mantenga el precio del dinero casi por los suelos. Es decir, al medio punto porcentual actual.Si a ello añadimos la meliflua naturaleza de la ‘recuperación’ de la zona euro, resulta comprensible la pereza británica.

Los mercados están cotizando un BCE más cohesionado de lo que lo que preveían y temían y una puerta no cerrada a nuevas medidas, QE no excluido. La cuestión es ¿qué tipo de QE? ¿un QE de deuda corporativa? Si así fuera, en un año el BCE podría comprar entre 48-96 bn €, según las estimaciones de Santander, un volumen limitado al compararlo con la Fed que comenzó su QE3 con compras de 85.000 M$ de Treasuries y de ABS al mes.