Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 08 de abril de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Andrés Aragoneses de Andrea (Singular Bank) | La sesión bursátil europea ha transcurrido con elevada volatilidad. Por un lado, la apertura de se ha iniciado con un gap alcista de en torno a un +2%, en parte, apoyada el avance registrado en el índice de Shanghai de un +3,15%. Sin embargo, a media mañana el recorte de las previsiones de crecimiento mundial de la OCDE hasta un +2,4% en 2020 ha lastrado a las bolsas europeas, pasando a cotizar en negativo.

J.J.Fdez- Figares (Link Securities) | Tras una de las semanas más duras en las bolsas occidentales desde la crisis financiera, las expectativas de una acción coordinada de los bancos centrales mundiales parece que, de momento, va a parar “la sangría” en los mercados. Ya el viernes un comunicado bastante inusual del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, en el que señalaba que la institución estaba monitorizando los efectos de la epidemia del coronavirus en la economía y que estaba dispuesta a actuar de ser necesario permitió a los principales índices bursátiles estadounidenses darse la vuelta y cerrar la jornada con pérdidas muy inferiores a las que habían llegado a acumular durante la sesión, con el Nasdaq Composite siendo incluso capaz de terminar el día con un ligerísimo avance.

Intermoney | En nuestro informe semanal, además de la situación de mercado, planteábamos hasta qué punto los inversores podrían estar sobrerreaccionando en el contexto actual, sobre todo, cuando se dan noticias esperanzadoras sobre la contención de la enfermedad en China e informaciones de tratamientos exitosos como, por ejemplo, ocurría en España. Todo ello, mientras que la apuesta por los estímulos es clara en China y en otras muchas naciones asiáticas, pudiendo verse reforzados por los presupuestos pro-gasto del Reino Unido y la puesta en valor del margen fiscal de Alemania.