Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 26 de febrero de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Mari Pinardo | “Las ‘acciones de lealtad’, al otorgar más voto tras dos años de permanencia, refuerzan la posición del accionista mayoritario y producen un gap entre su compromiso económico y su poder de voto… Habría que poner limitaciones, que sea una decisión anterior a la salida a Bolsa, o algún sistema para evitar que por motivos tácticos –de tomas de control o acciones de defensa– se utilice este mecanismo. María Rotondo, consejera y experta en banca de inversión señala como “incrementar el poder del voto del accionista mayoritario con acciones de lealtad puede dificultar una OPA y restar atractivo a ese valor". María tiene varios años de experiencia como consejera y Senior advisor en varias instituciones (Caceis Spain & Latam, Indra, IC-A, ie Exec Education, Headspring-Top Boards) y 30 años de experiencia en Banca de Inversión dentro del área de Corporate Finance, mercado de capitales y análisis de inversiones.

Tristan de Bourbon (Londres) | Tan pronto como ganó las elecciones del 12 de diciembre, el primer ministro reiteró su deseo de establecer un conservadurismo con tintes sociales que atraiga al mayor número de personas. ¿A qué se refiere exactamente? El día del Brexit, el viernes 31 de enero, el primer ministro Boris Johnson celebró una reunión excepcional con sus ministros en Sunderland, una ciudad industrial en el norte de Inglaterra. Lejos de sus oficinas habituales en Whitehall, el callejón londinense de los departamentos gubernamentales, el pequeño gabinete debatió sobre “cómo elevar el nivel de vida” y “cómo el Gobierno pretende extender la prosperidad y las oportunidades” en el país. Esa noche, el inquilino de Downing Street difundió un vídeo en las redes sociales.

Lidia Conde (Fráncfort) | Este será el tercer año que caiga la producción mundial de vehículos, y 1/3 de las ventas de los fabricantes alemanes depende de China, cuyo crecimiento se frena. La industria calcula perder la mitad de los 850.000 empleos actuales en 10 años. Es el país con el mayor superávit comercial del mundo, pero Alemania no salta de alegría. Su superávit por cuenta corriente ascendió a 293.000 millones de dólares en 2019. Muy por detrás de Alemania se situaron Japón, con 194.000 millones de dólares, y China, con 183.000.