Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 15 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Noticias Premium Domingo, 15 de diciembre de 2019 00:00

EEUU: Lágrimas de multimillonarios

Pablo Pardo (Washington) | El 4 de noviembre Leon Cooperman lloró en televisión. Leon Cooperman no es una estrella de reality shows, sino “una leyenda de Wall Street”, según la revista ‘Forbes’, que le atribuye un patrimonio de 3.200 millones de dólares (2.885 millones de euros), gracias sobre todo a las operaciones de su hedge fund Omega Advisors. Tuvo que cerrarlo el año pasado debido, fundamentalmente, al problema que afrontan la mayor parte de los fondos long-short: la ausencia de volatilidad, que ha reducido de forma significativa el margen de maniobra de sus estrategias.

 

Y no es que Omega Advisors fuera una empresa timorata: en 2017, tuvo que pagar una multa de 4,9 millones de dólares (4,4 millones de euros) a la SEC, el regulador del mercado estadounidense, por ‘insider trading’. Fue en 2010, cuando Omega usó información de un ex directivo de la gasista texana Atlas Pipeline Partners, que le informó de que esa empresa iba a vender una planta de gas. El hedge fund entró en el capital de Atlas, lo que le permitió embolsarse 4 millones de dólares (3,6 millones de euros) en la operación. En todo caso, la multa fue irrelevante. No solo porque el tamaño de Omega –y de la fortuna de Cooperman– es mucho mayor. Sino también porque, ajustada a la inflación, la multa es solo 280.000 dólares mayor que lo que Omega ganó. La clave es que 4 millones de dólares de 2010 eran 4,62 millones de 2017.  Probablemente al hedge fund de Cooperman le salieron mucho más caras las minutas de los abogados del caso contra la SEC que la multa en sí misma.

 

Ese 4 de noviembre Cooperman no lloró, tampoco, en un programa del corazón. Ni en una entrevista en la que se abrió al público sobre cosas que los multimillonarios no cuentan, etilo dramas familiares. En absoluto.  La “leyenda de Wall Street” estaba siendo entrevistada por la cadena de televisión CNBC, que es, junto con Bloomberg TV y con FOX Business, el canal de información financiera más importante de Estados Unidos. Lo que hizo que al multimillonario se le quebrara la voz fue una pregunta sobre el impuesto a las grandes fortunas que ha propuesto la senadora demócrata por Massachusetts Elizabeth Warren.

 

PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA ZONA PREMIUM