Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 25 de febrero de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 17 de enero de 2020 09:00

El acuerdo comercial y las buenas cifras del S&P 500 llevan al Dow Jones a superar los 29.000

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los mercados de valores europeos continuaron ayer consolidando sus recientes alzas, con sus principales índices moviéndose durante toda la jornada en un estrecho intervalo de precios, sin definir una tendencia clara, lo que los llevó a cerrar el día de forma mixta y sin grandes cambios.

 

En las últimas horas de la jornada un repunte en las cotizaciones de los bancos impulsó al alza tanto el Ibex 35 como al FTSE Mib, índices en los que el sector tiene un peso relativo elevado y que ayer fueron, por ello, los que mejor comportamiento tuvieron. De momento, y a la espera de que se inicie la temporada de presentación de resultados trimestrales en Europa, los mercados de valores de la región continúan mostrando cierta debilidad, sin que exista un catalizador que les permita retomar la tendencia alcista que mantuvieron durante gran parte del segundo semestre del año pasado.

 

En Wall Street la situación es muy diferente, con los principales índices de este mercado alcanzando, día sí, día no, nuevos máximos históricos. A diferencia de lo que ha sucedido en los mercados de renta variable europeos, en las bolsas estadounidense la firma de la “primera fase” del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China sí ha sido celebrada por los inversores, no tanto por el alcance del mismo, sino por el hecho de que el acercamiento de posturas entre ambos países ha sido interpretado como un “alto el fuego” en el conflicto comercial, rebajando sustancialmente de esta forma la tensión que el mismo venía generando.

 

Además, y como se pudo comprobar ayer tras la publicación de una serie de indicadores y variables macroeconómicas, la economía estadounidense sigue mostrando gran resistencia. Así, el índice manufacturero de Filadelfia, en su lectura de enero, superó holgadamente lo esperado por los analistas, tal y como había hecho el día precedente el de Nueva York. Además, las peticiones iniciales de subsidios de desempleo semanales se situaron nuevamente muy cerca de su nivel más bajo en cinco décadas. Por último, las ventas minoristas de diciembre tuvieron un comportamiento más que aceptable, confirmando de esta forma que la temporada de compras navideñas ha sido bastante positiva en este país. A este “atractivo” escenario macro cabe añadir el hecho de que la temporada de resultados trimestrales ha comenzado con buen pie en Wall Street, con casi el 80% de las compañías integrantes del S&P 500 que han publicado sus cifras siendo capaces de superar las expectativas de los analistas. Ayer fue el turno de Morgan Stanley, cuyas acciones cerraron la jornada con un alza cercana al 7% tras superar sus cifras lo esperado por el consenso y mostrarse sus gestores muy positivos sobre el devenir de su negocio. Todo ello permitió, un día más, que los tres principales índices de este mercado, el Dow Jones, que fue capaz de cerrar por primera vez por encima de los 29.000 puntos, el S&P 500 y el Nasdaq Composite marcaran nuevos máximos históricos al cierre de la jornada.

 

Hoy, la publicación en China de una batería de cifras macro, correspondientes al mes de diciembre, así como del PIB del 4T2019, que en conjunto han venido a confirmar que la desaceleración de esta economía no ha ido a más, creemos que facilitará la apertura al alza de las bolsas europeas. En este sentido, señalar que la recuperación del crecimiento en diciembre de variables como la producción industrial o las ventas minoristas está directamente relacionada con la reducción de la tensión comercial entre este país y Estados Unidos, factor que ha mejorado la confianza de empresas y consumidores.

 

Por lo demás, comentar que en la agenda macro del día destaca la publicación de la lectura final del IPC de diciembre de la Zona Euro, cuya tasa de crecimiento interanual se espera que experimente un ligero repunte, aunque seguirá lejos del objetivo marcado por el BCE del 2% o ligeramente por debajo de ese nivel. Además, se darán a conocer las ventas minoristas de diciembre en el Reino Unido. Por la tarde, y en Estados Unidos, la agenda macro será intensa, con la publicación de las cifras de viviendas iniciadas y permisos de construcción del mes de diciembre; los datos de la producción industrial del mismo mes, que se espera sigan apuntando a una ligera contracción; y la lectura preliminar del mes de enero del índice de sentimiento de los consumidores, que elabora la Universidad de Michigan. Todas estas cifras deberían servir para confirmar el “buen momento” por el que atraviesa la economía estadounidense algo que, de ser así, será bien recibido por los inversores.