Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 26 de mayo de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en En colaboración con Santander Lunes, 06 de abril de 2020 00:00

El Banco Santander gana músculo y libera 90.000 millones más en créditos para ayudar a los clientes a superar la crisis del coronavirus

La entidad financiera, siguiendo las recomendaciones del Banco Central Europeo, suprime el pago del dividendo complementario con cargo al pasado año -previsto para el mes de mayo- y aplaza la decisión sobre la política de dividendos de 2020.

 

 

 

Estas medidas permitirán al grupo contar con 90.000 millones de euros adicionales en créditos para apoyar a particulares, empresas y pymes a paliar el impacto económico.

 

La grave crisis sanitaria provocada por el coronavirus y su impacto sobre la economía marcó la última junta general de accionistas de Banco Santander, que se celebró el pasado viernes a puerta cerrada desde la Ciudad Financiera que tiene el grupo en Boadilla del Monte (Madrid). Con la única presencia física de la presidenta, el consejero delegado, el secretario general del consejo y el notario, los inversores pudieron seguir esta cita a través de diferentes canales remotos.

 

La noche anterior, la entidad comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la modificación de algunos puntos del orden del día con el objetivo de “tener más margen de maniobra para poder contribuir aún más a la sociedad en los próximos meses”. El Banco Central Europeo (BCE), ante la incertidumbre económica derivada de la pandemia, ya había dejado clara a las entidades financieras su firme recomendación de suspender los dividendos de este año y de 2020 para preservar el máximo capital posible. Incluso pidió explícitamente que aquellas entidades que hubieran convocado junta general de accionistas cambiaran su propuesta de dividendos para cumplir con la recomendación.

 

Y así lo hizo Banco Santander. La entidad ya había acordado con anterioridad cancelar el dividendo a cuenta con cargo al ejercicio 2020 y posponer la decisión sobre esta retribución hasta que hubiera mayor visibilidad sobre el potencial impacto de esta crisis. Sin embargo, tras analizar la recomendación del BCE, el banco decidió ir un paso más allá y retirar del orden del día de la junta la distribución de beneficios de 2019, lo que supone cancelar el dividendo complementario de 2019 cuyo pago estaba previsto para el próximo mes de mayo. No obstante, anunció que celebrará un nuevo encuentro con los accionistas en octubre y, en función de la situación, podría plantearse de nuevo la retribución.

 

“Soy consciente de que para muchos miles de personas que valoran de manera especial el dividendo, esto no es una buena noticia y puede suponer mayor presión financiera en un momento ya de por sí malo. El consejo y yo misma tenemos que considerar, al tomar este tipo de decisiones, el interés general de todos los accionistas, pero también de la sociedad en su conjunto, y actuar velando por la sostenibilidad del grupo y las indicaciones del supervisor. Apoyando a las empresas y a las familias ahora, ayudaremos a la economía a recuperarse más rápido, a las personas a volver a sus trabajos y a generar el crecimiento que impulsará nuestro negocio y generará retornos a nuestros accionistas en el futuro”, señaló Ana Botín, máxima ejecutiva del Santander, pocos minutos después de comenzar su discurso. Una intervención que giró en torno a las consecuencias del coronavirus y en la que la presidenta recordó la responsabilidad del banco de “hacer todo lo posible para apoyar a nuestros clientes, particulares y empresas”.

 

Aunque Santander tiene una base de capital sólida, con amplios colchones sobre los mínimos regulatorios exigidos, la decisión de suspender el dividendo permitirá al grupo aumentar músculo y contar con 90.000 millones de euros de crédito adicional disponible. La cancelación del dividendo complementario, que reforzará el capital del banco en 1.600 millones de euros, se transformará en 30.000 millones más en créditos, mientras que el de 2020 permitirá liberar otros 60.000 millones extra.

 

 

“Esta crisis global exige una respuesta global y coordinada”, aseguró Botín. Además, la presidenta del Santander valoró positivamente las medidas tomadas por el BCE y los reguladores, así como la creación por parte de la Comisión Europea de un fondo común de 100.000 “para proteger el empleo, apoyando a los empresarios en esta situación tan excepcional”. “Es el momento de mostrar la cara más solidaria de Europa. Eso es lo que permitirá reforzar la confianza de todos los ciudadanos en el proyecto europeo y seguir avanzando en él. Sin solidaridad no hay unión”, añadió.

 

Medidas para apoyar la lucha contra el COVID-19

 

La presidenta del Santander recordó la batería de medidas de emergencia que ha tomado el banco para apoyar la lucha contra el impacto sanitario y económico del coronavirus. La entidad decidió desde el primer momento de la pandemia proteger a los empleados -ya son más de 100.000 profesionales los que trabajan desde sus hogares- y garantizar el empleo. También se ha comprometido a no hacer ningún expediente de regulación de empleo en España y en otros países mientras dure la crisis. “Es esencial que los que podamos hacerlo, mantengamos ahora el empleo, para que las personas que trabajan en el banco puedan contar con su sueldo para superar la crisis y ayudar a los que tienen cerca”, señaló la presidenta ante los accionistas.

 

Para ayudar a sus clientes, ha puesto a disposición de pymes y autónomos españoles una línea de créditos preconcedidos por un importe de 20.000 millones de euros, ha activado una nueva línea ICO contra el Covid 19, por importe de 400 millones y ofrece moratorias en el pago de hipotecas o créditos personales a las personas afectadas. Además, ha anunciado importantes donaciones de material sanitario a las autoridades españolas. Así, ha aportado 4 millones de euros a la Comunidad de Madrid para habilitar 2.000 nuevas camas en el hospital provisional de campaña que se ha montado en la zona de IFEMA y comprar respiradores; ha adquirido y donado un millón de mascarillas; acaba de donar otros 2 millones de euros para comprar más respiradores para los hospitales; y creará un fondo con un importe mínimo inicial del 25 millones de euros que estará financiado con la reducción de la retribución de los miembros del consejo de administración y de la alta dirección del grupo, a lo que se sumarán las aportaciones voluntarias del resto de los empleados. Tanto la presidenta, Ana Botín, como el consejero delegado, José Antonio Álvarez, han rebajado su sueldo de 2020 (fijo y variable) un 50%.