Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 19 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Jueves, 17 de septiembre de 2020 00:00

El BdE supedita la recuperación a la evolución de los rebrotes, que pueden hundir el PIB un 12,6%

CdM | El Banco de España (BdE) ha actualizado este miércoles sus proyecciones macroeconómicas de la economía del país para la horquilla temporal que va desde el 2020 al 2022. La entidad contempla dos escenarios posibles: en el primero, el PIB caerá un 10,5% interanual y, en el segundo, extenderá su desplome hasta el 12,6%. La clave serán los rebrotes.

 

 

 

 

“La principal diferencia entre estos dos escenarios viene dada por los supuestos sobre la evolución de la pandemia a lo largo de los próximos trimestres, lo que, a su vez, condiciona el grado de severidad de las medidas de contención que eventualmente será necesario desplegar y su consiguiente impacto en la actividad económica", explican desde el BdE.

 

El escenario 1 contempla la aparición de rebrotes que, sin embargo, requerirían solamente de medidas de contención de ámbito limitado, tanto desde el punto de vista geográfico como de las ramas afectadas.

 

Estas medidas causarían "alteraciones adicionales relativamente limitadas de la actividad económica, cuya incidencia sería más acusada en las ramas vinculadas al ocio y la hostelería, mientras que la actividad en el resto de ramas productivas solo se vería afectada de forma indirecta a través de los efectos de arrastre sectoriales", explica el organismo.

 

El escenario 2, en cambio, contempla una mayor intensidad de los rebrotes de la pandemia en el corto plazo. Si bien se asume que la contención de dichos rebrotes no llegaría a precisar de la aplicación de medidas de distanciamiento social tan estrictas y generalizadas como las que estuvieron en vigor antes del inicio de la desescalada, "sí se contempla que dichas limitaciones, además de perjudicar con mayor intensidad la actividad de las ramas de servicios también pudieran tener una incidencia directa (y no solo a través de los efectos de arrastre) en el grado de dinamismo del resto de ramas productivas", señala el BdE.

 

En cualquier caso, al final de 2022, el nivel del PIB se situaría unos 2 puntos porcentuales (pp) por debajo del nivel previo a la crisis en el escenario 1, brecha que se ampliaría hasta algo más de 6 pp en el escenario 2. El impacto de la crisis sanitaria en el mercado laboral y en las cuentas públicas será relativamente persistente. El total de horas trabajadas experimentaría un descenso muy pronunciado en el promedio de 2020, que ascendería al 11,9% en el escenario 1 y al 14,1% en el escenario 2.