Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 09 de agosto de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 30 de junio de 2020 09:15

En medio de la brusca rotación sectorial, el último día del semestre se pueden producir reposicionamientos de grandes inversores

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Tras una sesión de continuas idas y vueltas, los principales índices bursátiles europeos cerraron con importantes avances, animados por el buen comportamiento de Wall Street, cuyos índices recuperaron ayer gran parte de lo cedido el viernes.

De este modo, los inversores optaron por obviar el incontrolado avance del coronavirus de origen chino a nivel mundial, pandemia que ha alcanzado este fin de semana la cifra de 10 millones de infectados y más de medio millón de muertos. Países como India o Rusia y regiones como Latinoamérica son ahora las zonas que se están viendo más afectadas por la expansión del virus, mientras en otros países como Estados Unidos, Alemania, Portugal o China las autoridades han tenido que dar marcha atrás en algunas medidas de reapertura con objeto de controlar rebotes localizados del virus. Es más, muchos estados de Estados Unidos han optado por ralentizar el mencionado proceso de reapertura dado el fuerte incremento de casos que se está dando en ellos, llegando incluso en casos como Houston a amenazar con colapsar los hospitales.

 

Todo ello nos hace pensar que hasta que no se desarrolle un tratamiento eficaz contra el virus y, sobre todo, una vacuna, el Covid-19 va a seguir condicionando mucho la vida de las personas y la actividad de las empresas y, por tanto, sus hábitos de consumo, en el primer caso, y sus inversiones, en el segundo, ralentizando asimismo el ritmo de la recuperación económica.

 

Sin embargo, ayer los inversores se decantaron por obviar este preocupante escenario y optaron por incrementar sus posiciones de riesgo, apostando por los valores/sectores de corte más cíclico como los industriales y los bancos. En este sentido, cabe destacar el gran comportamiento de las acciones de Boeing, que ayer subieron más del 14%, tras la decisión de la Administración Federal de la Aviación estadounidense de permitir los primeros vuelos de prueba del 737 MAX, avión que lleva ya 15 meses en tierra tras los dos accidentes mortales en los que se vio involucrado. El peso de Boeing en el Dow Jones es muy elevado (las compañías del Dow ponderan en el índice en función del precio de sus acciones y no por el tamaño de su capitalización), lo que llevó a este índice a subir con mucha fuerza en el día, desmarcándose así del resto. En la bolsa estadounidense también destacó el comportamiento del Russell 2000, índice compuesto por pequeños valores que, en general, son más sensibles a las condiciones económicas. Tanto en las principales plazas europeas como en Wall Street los valores/sectores que mejor lo están haciendo desde el comienzo de la crisis, como los de corte defensivo y los tecnológicos, se quedaron algo rezagados, en una nueva y brusca rotación sectorial, algo a lo que nos debemos ir acostumbrando ya que va a seguir produciéndose cada vez que los inversores opten por incrementar o reducir sus posiciones de riesgo.

 

En principio, esperamos que hoy continúe el buen tono de ayer en las bolsas europeas cuando abran esta mañana. Las fuertes alzas con las que terminaron ayer la sesión los índices estadounidenses y la publicación de los índices adelantados de actividad del mes de julio en China esta madrugada -los PMIs oficiales-, que han sorprendido positivamente, facilitarán la apertura al alza de los índices bursátiles europeos, en una sesión en la que destaca como principal referencia la intervención del presidente de la Reserva Federal (Fed), Powell, y del secretario del Tesoro estadounidense, Mnuchin, ante el Comité de Servicios Financieros de la Casa de Representantes para hablar de la respuesta a la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19 tanto del banco central como del Gobierno. En su testimonio, que ya ha sido dado a conocer, Powell señala que la recuperación de la actividad y del empleo en Estados Unidos ha sido más rápida de lo que esperaba la Fed, pero que el proceso de reapertura de la economía acarrea otros importantes riesgos y retos, como el del controlar la expansión del virus. Además, vuelve a reafirmar el total compromiso de la Fed en apoyar la economía. Está por ver, no obstante, lo que tenga que decir Mnuchin sobre un potencial nuevo paquete de ayudas fiscales impulsado por el Gobierno, ya que el actual vence a finales de julio.

 

 Por lo demás, señalar que en la agenda macro del día destaca la publicación en Francia, Italia y la Zona Euro de las lecturas preliminares de julio de la inflación -ayer se dieron a conocer las de España y Alemania, que mostraron cierta recuperación de la tasa de inflación, aunque la amenaza de deflación sigue latente en la región-, así como, y ya por la tarde y en Estados Unidos, la del índice de confianza de los consumidores. Esta variable es clave al ser un indicador adelantado de consumo, por lo que habrá que estar muy atentos a su publicación ya que es factible que el mercado responda a la misma.

 

Por último, señalar que hoy es el último día del 1S2020, lo que puede conllevar algunos reposicionamientos en las carteras de los grandes inversores, así como el intento de “maquillaje” de algunas cotizaciones.