Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 26 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en En colaboración con Santander Martes, 03 de noviembre de 2020 00:00

La banca corporativa del Santander realza la alta calidad de los resultados del grupo

El 27 de octubre ya destacamos en Consenso del Mercado la superación de las expectativas que se esperaban para el Santander en sus resultados del tercer trimestre. Superación de expectativas tanto en margen de intereses, como en margen bruto, margen neto y beneficio neto. Si ahora analizamos en detalle lo que ha conseguido el grupo, mercado por mercado, en los nueve primeros meses de 2020, podemos concluir que la diversificación de sus negocios y su amplia difusión geográfica es, en estos momentos de gran crisis mundial en toda la banca comercial, clave para conseguir unos resultados que pueden ser tachados de alta calidad. Y, dentro de ellos, se alza con luz propia al tercer trimestre la División Santander Corporate & Investment Banking (SCIB), cuyo margen neto ha subido un 38% y su beneficio ordinario, un 30%.

 

 

 

El cuadro adjunto detalla, con datos en euros constantes (es decir, sin considerar las oscilaciones de tipos de cambio de divisas en los distintos países, que no dependen de la gestión de una empresa), cómo ha beneficiado el modelo de negocio del Banco Santander a sus cifras totales: la agrupación de las filiales por continentes y el refuerzo de los negocios globales transversales (SCIB y Santander Wealth Management & Insurance) permite que unos y otros se compensen para equilibrar las crisis cuando se producen en alguna parte de su modelo. De este modo, Europa ha soportado una caída del margen neto del 6% y una bajada en el beneficio ordinario del 44% hasta septiembre, pero los márgenes han seguido siendo positivos tanto en Norteamérica (+1%) como en Sudamérica (+6%) y en el negocio global de banca privada y gestión de activos (+4%).

 

SCIB refleja los rendimientos derivados de los negocios de banca corporativa global, banca de inversión y mercados en todo el mundo, incluidas las tesorerías con gestión global (siempre después del reparto que proceda con clientes de banca comercial), así como el negocio de renta variable. Esta división ha mantenido una posición de liderazgo en servicios de asesoría financiera para empresas, especialmente en los mercados de capital durante todo 2020 y ha participado en la mayor oferta pública de venta de la historia en la Bolsa de Valores de Varsovia en octubre.

 

Wealth Management & Insurance (WM&I) integra los negocios de gestión de activos (Santander Asset Management), la unidad corporativa de banca privada y banca privada internacional en Miami y Suiza (Santander Private Banking) y el negocio de seguros (Santander Insurance).

 

Por continentes, se puede destacar lo siguiente:

 

Europa. El beneficio ordinario en Europa fue de 2.022 millones de euros, un 44% menos debido a los menores ingresos de clientes, a las mayores provisiones por el impacto de la covid-19 y a la desaceleración macroeconómica. El beneficio se recuperó en el trimestre con un crecimiento del 50% frente al segundo trimestre de 2020 gracias a los menores costes. El número de clientes digitales siguió al alza, hasta los 14,9 millones, un 9% más que el año pasado, mientras que los clientes vinculados alcanzaron los 9,9 millones (+1%).

 

Santander anunció en septiembre la creación de un modelo operativo paneuropeo basado en las eficiencias que se generan al compartir gamas de productos y estructuras regionales de gestión en España, Reino Unido, Portugal y Polonia. Este nuevo modelo permitirá al banco cumplir con las necesidades de los clientes de una manera más ágil, apalancándose en su escala global y capturando nuevas oportunidades de crecimiento en todas las áreas de negocio.

 

En España, el beneficio ordinario fue de 497 millones de euros, un 58% menos que el año pasado, pero un 53% más frente al segundo trimestre gracias a los mayores ingresos de clientes. El grupo se ha movilizado para apoyar a sus clientes durante la crisis sanitaria. Desde que se declaró el estado de alarma, Santander España ha concedido cerca de 72.000 millones de euros a autónomos y empresas, de los que 27.600 millones fueron a través de los préstamos garantizados por el ICO. Pese a la recesión económica, la ratio de morosidad bajó 125 puntos básicos, al 5,98%. Durante el trimestre, Santander ha puesto en marcha nuevas iniciativas para reforzar sus capacidades digitales y mejorar su modelo de distribución, con el lanzamiento de una nueva app que mejora sustancialmente la experiencia de usuario y con un acuerdo estratégico con Correos para mejorar el acceso a servicios financieros en las áreas rurales en España.

 

En Santander Consumer Finance (SCF), el beneficio ordinario bajó un 22%, hasta 761 millones de euros, al verse la mayoría de los mercados afectados de forma significativa por las medidas de confinamiento. Aunque el nuevo crédito bajó el 13%, la mayoría de los mercados está mostrando importantes signos de recuperación en los últimos meses. El stock de crédito se incrementó un 2% y los depósitos, un 4% interanual.

 

En Reino Unido, el beneficio ordinario cayó un 62%, hasta 318 millones de euros, debido al impacto de la covid- 19 tanto en ingresos como en provisiones, que se vieron compensados por los ahorros de costes. Se produjo, sin embargo, un importante crecimiento en el beneficio ordinario en el trimestre frente al anterior, con un incremento del 229%, hasta 179 millones de euros, debido a la mejora en el margen de intereses por los cambios en la cuenta 123 en mayo y en agosto. Estó resultó en un incremento en el margen de intereses y una mejora en la ratio de eficiencia. El coste del crédito se mantuvo en niveles bajos (0,27%) y la ratio de morosidad sube al 1,30%.

 

En Portugal, el beneficio ordinario bajó un 37%, hasta 243 millones de euros, debido al impacto de la covid-19 en los ingresos y en las provisiones. Santander Portugal siguió ofreciendo un amplio catálogo de medidas para ayudar a sus clientes, entre ellas la ampliación de las moratorias hasta el 30 de septiembre de 2021 para hipotecas y préstamos empresariales.

 

En Polonia, el beneficio ordinario fue de 142 millones de euros, un 40% menos por los bajos tipos de interés y las mayores provisiones con motivo de cambios regulatorios. Comparado con el trimestre anterior, el beneficio ordinario se incrementó un 34%, hasta 68 millones de euros, por las menores provisiones. Santander Polonia introdujo nuevas soluciones para mejorar la experiencia de cliente, incluido un chatbot. Los depósitos crecieron el 12% interanual, apoyados en las pymes (+48%) y la banca comercial y corporativa (+24%).

 

Norteamérica. El beneficio ordinario en Norteamérica, que incluye México y Estados Unidos, cayó un 12%, hasta los 1.061 millones de euros por un incremento de las provisiones motivado por la pandemia. En el trimestre, el beneficio aumentó con fuerza (+34% frente al segundo trimestre), impulsado por mayores ingresos de clientes y la mejora en el coste del crédito. La colaboración entre ambos países llevó a un aumento de los ingresos del corredor comercial México-Estados Unidos en CIB (+29%) y banca comercial (+30%). El número de clientes digitales siguió aumentando, hasta alcanzar los 5,7 millones, un 19% más que el año anterior, mientras que los clientes vinculados alcanzaron los 3,8 millones (+14%).

 

En Estados Unidos, el beneficio ordinario fue de 470 millones de euros, un 24% menos, debido a las mayores provisiones. En el trimestre, el beneficio repuntó un 79% frente al segundo trimestre, impulsado por mejores ingresos, costes y provisiones en comparativa intertrimestral. Los préstamos crecieron un 6% interanual, gracias al crecimiento en financiación de automóviles, banca comercial, CIB y nuevo crédito a través del Paycheck Protection Program del gobierno, lo que compensó el impacto de los bajos tipos de interés. El nuevo crédito de automóviles continuó mejorando gradualmente durante el tercer trimestre a medida que se levantaron los confinamientos y los concesionarios volvieron a la actividad normal.

 

En México, el beneficio ordinario aumentó un 1%, hasta los 591 millones de euros, impulsado por la sólida evolución del margen de intereses y las ganancias por operaciones financieras. Los clientes digitales crecieron un 24%, hasta los 4,7 millones, mientras que los clientes vinculados alcanzaron los 3,4 millones (+14%). Los préstamos aumentaron un 7%, gracias a un notable impulso en banca de empresas, CIB e hipotecas, mientras que los recursos de clientes aumentaron un 13%.

 

Sudamérica. El beneficio ordinario en Sudamérica fue de 2.119 millones de euros, un 10% menos, dado que el aumento de las provisiones contrarrestó el incremento de los ingresos. En el trimestre, el beneficio creció un 15% frente al segundo trimestre impulsado por un comportamiento positivo en los ingresos de clientes (margen de intereses +3%, ingresos de comisiones +15%) y provisiones. El crédito aumentó un 17% interanual, con un crecimiento de dos dígitos en todos los países. Los costes aumentaron a un ritmo más lento que los ingresos, lo que permitió una mejora en la eficiencia. El banco continuó capturando oportunidades comerciales y sinergias en toda la región: pagos, financiación de automóviles, crédito al consumo y microcréditos.

 

En Brasil, el beneficio ordinario cayó un 11%, hasta 1.545 millones de euros, por mayores provisiones (+44%) con motivo de de la pandemia. El país experimentó un fuerte repunte en el trimestre, con un aumento del beneficio del 21% frente al segundo trimestre, gracias a los ingresos de clientes y a las menores provisiones. Los ingresos totales aumentaron un 3% en el año (+2% en el trimestre), impulsados por las ganancias por operaciones financieras. El crédito creció un 20% interanual, con incrementos en todos los segmentos y manteniendo la calidad crediticia gracias a la mejora continua del modelo de riesgo. En hipotecas, los nuevos préstamos a particulares aumentaron un 120% en el trimestre, mientras que los ingresos por tarjetas crecieron un 30%. Los esfuerzos de digitalización continuaron durante el trimestre y se presentó Santander SX, que reúne la velocidad y conveniencia del nuevo sistema de pago del Banco Central (PIX).

 

En Chile, el beneficio ordinario fue de 269 millones de euros, un 33% menos. El crédito aumentó un 10% interanual, aunque a un ritmo más lento en el trimestre tras el fuerte crecimiento registrado en el primer semestre del año. En comparación con el segundo trimestre de 2020, el beneficio ordinario trimestral se mantuvo estable, ya que los menores costes y, especialmente, las menores provisiones compensaron la caída en las ganancias por operaciores financieras.

 

En Argentina, el beneficio ordinario se ha más que duplicado (+138%), hasta 161 millones de euros, con un mayor margen de intereses y mejoras de eficiencia.

 

En el resto de Sudamérica, el aumento de los volúmenes y la actividad dio lugar a una mejora de la rentabilidad. El beneficio ordinario en Perú y Uruguay creció un 23% y un 11%, respectivamente, impulsado por mayores ingresos y una mejor eficiencia.