Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 14 de agosto de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 18 de mayo de 2020 08:00

Las macro seguirá siendo muy negativa aunque se atisban algunos síntomas de recuperación

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los inversores se enfrentan a partir de hoy a una nueva semana en la que las noticias sobre el progreso en la reapertura de muchas economías centrará su atención. Es más, los inversores estarán muy pendientes a los posibles rebotes de la pandemia, algo que ha sucedido, aunque de forma muy puntual, en países que abrieron sus economías ya hace semanas tales como China o Corea del Sur.

 

Así, en estos momentos el mayor riego que afrontan los mercados es que algunos gobiernos se decanten por dar marcha atrás en sus planes de desescalada o por retrasar la apertura de determinadas regiones. En este sentido, cabe recordar que cada semana que se mantengan las medidas de confinamiento de la población y de paralización forzosa de muchas actividades de negocios, la capacidad de la economía para recuperarse será menor y la crisis más profunda y duradera.

 

Lo cierto es que, a pesar de los avances que se están produciendo en muchas economías, nadie sabe a estas alturas cómo se recuperarán las mismas. Ayer mismo, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, a pesar de mostrarse optimista sobre la economía estadounidense –dijo que no animaba a nadie apostar contra la recuperación de la misma–, afirmó que hasta que no se desarrolle una vacuna contra el coronavirus de origen chino, la confianza de los consumidores no se va a recuperar del todo. Es por ello, que Powell no ve a la economía estadounidense totalmente recuperada hasta bien entrado el año 2021. No obstante, dijo, y esta afirmación ha sentado muy bien en los mercados, que la Fed está lejos de haber agotado su “artillería” para impulsar el crecimiento de la economía estadounidense.

 

Lo más probable es que en el muy corto plazo las cifras macro que se vayan publicando en las principales economías mundiales sigan siendo muy negativas, aunque ya se atisban algunos síntomas de recuperación en algunos países, y no estamos hablando de China o Corea del Sur, que, como hemos señalado anteriormente, reabrieron sus economías hace ya tiempo. Así, y en un artículo publicado ayer por The Wall Street Journal, se habla de pequeños avances puntuales de algunos indicadores de actividad en Estados Unidos como un incremento en la movilidad de las personas en las últimas semanas, lo que se ha traducido en un mayor tráfico de vehículos y en una mayor demanda en las plataformas de servicios de transporte, como en el caso de Uber, o en el incremento de llamadas a los agentes inmobiliarios por parte de personas en busca de vivienda, indicadores que apuntarían a que la paralización de la actividad en el país podría estar, si no lo ha hecho ya, tocando fondo. Entendemos que esto mismo debería estar ocurriendo en otros países, sobre todo a medida que avanza la desescalada en los mismos.

 

No obstante, y de momento, no esperamos sorpresas positivas en lo que a la macro hace referencia, concretamente a lo que se conoce como “datos duros” como son las cifras del PIB, de producción industrial, inversión, ventas minoristas o empleo, todas ellas relativas al “pasado” (meses de marzo y abril). Es por ello por lo que habrá que estar muy atentos a los indicadores adelantados de actividad –“datos blandos”– que se vayan dando a conocer, concretamente a los del mes de mayo. En este sentido, esta semana se publican varios de estos indicadores en las principales economías desarrolladas, comenzando mañana en Alemania, donde el instituto ZEW dará a conocer las lecturas de mayo de los índices que miden la percepción que sobre el estado actual de la economía alemana y que sobre las expectativas sobre la misma tienen los grandes inversores y los analistas. El miércoles, a su vez, la Comisión Europea (CE) publicará la lectura preliminar de mayo de su índice de confianza de los consumidores de la Zona Euro, mientras que el jueves la consultora IHS Markit publicará las lecturas flash de mayo de sus índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios, los conocidos PMIs, del conjunto de la Zona Euro, de Alemania, de Francia, del Reino Unido y de Estados Unidos. Esperamos que cualquier atisbo de mejora en estos índices sea muy bien recibido por los inversores.

 

Por lo demás, cabe destacar que las temporadas de publicación de resultados trimestrales están ya muy avanzadas, tanto en Wall Street, donde esta semana serán las compañías de distribución minoristas las que centren la atención de los inversores –publican sus cifras correspondientes al pasado trimestre, entre otras, Walmart, Home Depot, Lowe's o Target–, como en las distintas plazas europeas, con todas las empresas del Ibex 35 habiendo dado ya a conocer sus resultados. En este sentido, cabe reiterar que lo más repetido por los gestores de las cotizadas es la falta de visibilidad con la que afrontan sus empresas los próximos meses, algo que los ha llevado a actuar con mucha prudencia, retirando sus estimaciones públicas de resultados y tomando medidas como la suspensión del pago de dividendos o de los programas de compra de acciones para fortalecer de ese modo la liquidez en sus balances.

 

Hoy, y para empezar, esperamos que las bolsas europeas abran esta mañana al alza, animadas por las declaraciones de ayer del presidente de la Fed, Powell, en las que desafiaba a cualquiera a apostar contra la recuperación de la economía estadounidense, a la vez que afirmaba que el banco central que dirige tiene todavía mucha munición para utilizar en caso de que se requiera. Estas declaraciones han impulsado al alza esta madrugada a las bolsas asiáticas, y ello a pesar de la cada vez mayor tensión entre los gobiernos de Estados Unidos y China, tanto a nivel político como comercial, así como a los futuros de los principales índices bursátiles estadounidenses, que apuntan a una apertura claramente al alza de este mercado.