Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 30 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en En colaboración con Santander Lunes, 05 de octubre de 2020 00:00

Santander, el único banco español que juega en la liga de las grandes corporaciones mundiales

Banco Santander (SAN) sigue siendo el mayor banco español. Con unos activos totales de más de 1,5 billones de euros, que doblan de largo los 660.000 millones que tendrá la entidad resultante de la fusión entre CaixaBank y Bankia, el grupo cántabro es la única empresa de nuestro país que forma parte del ‘top 100’ de las mayores corporaciones internacionales.

Según el ranking 2020 elaborado recientemente por la prestigiosa revista Fortune con las mayores corporaciones mundiales (Fortune Global 500), Banco Santander ocupa el puesto 93 con unos ingresos de 88.257 millones de dólares (unos 74.400 millones de euros), lo que lo convierte no solo en el único banco sino también en la única empresa española en el top 100. Le siguen Telefónica (puesto 201) y Repsol (245). Las otras seis compañías que han logrado formar parte de esta exclusiva lista son BBVA (254), ACS (274), Iberdrola (303, Inditex (398), Mapfre (464), y Naturgy Energy Group (492).

 

Dentro del mapa financiero español, la fusión de CaixaBank y Bankia, con la que culminará el reordenamiento de las cajas de ahorro iniciado con la crisis financiera de 2008, dará lugar a una entidad con un volumen de activos de más de 660.000 millones de euros. Sin embargo, esta cifra sigue aún lejos de los más de 1,5 millones que maneja el grupo presidido por Ana Botín, prácticamente la suma de los activos de los cinco mayores bancos que operan actualmente en España (BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter).

 

Los datos revelan que Santander continúa siendo el principal jugador de nuestro país en la liga internacional: 144,8 millones de clientes (más que cualquier otra entidad en Europa y América), 39,9 millones de usuarios digitales, 4 millones de accionistas, cerca de 12.000 oficinas y más de 190.000 empleados, según datos al cierre del pasado ejercicio.

 

FOTOGRAFÍA DE LOS PRINCIPALES BANCOS ESPAÑOLES (Datos a 31.12. 2019)

 

Una de las fortalezas del grupo de origen cántabro es su diversificación geográfica, con presencia y masa crítica en diez países principales que le permiten tener una balanza equilibrada entre mercados maduros y emergentes. Esta ventaja también permite a la entidad adaptarse con facilidad a los cambios, tanto a la hora de aprovechar oportunidades como en momentos de apuro: “Cuando surge una nueva oportunidad, podemos movilizar nuestros recursos rápidamente y redistribuir nuestro capital. Y podemos hacer lo mismo cuando una geografía se enfrenta a un contexto difícil, ya sea fortaleciendo nuestra oferta para hacer frente a un entorno más complejo o invirtiendo allá donde identificamos la oportunidad de generar mayor rentabilidad”, explica Ana Botín.

 

De hecho, la cuenta de resultados del grupo refleja que la mitad del beneficio y el 78% de los créditos provienen de mercados maduros que tienden a producir rendimientos e ingresos más estables; mientras la otra mitad corresponde a mercados emergentes, que representan el 22% de la cartera crediticia ya que suelen requerir mayores inversiones de capital.

 

ASÍ SE REPARTEN LOS BENEFICIOS, CRÉDITOS Y RECURSOS DE SANTANDER (Datos en % a 31.12. 2019) 

 

La escala también es una ventaja competitiva. “Es algo crítico para el negocio bancario y más aún en un contexto digital”, asegura Botín, para quien las tecnologías actuales juegan claramente a favor. “Las ventajas de la escala unas veces se ven en los mercados locales y otras en nuestra fortaleza global”, señala. Este mix permite a Santander construir negocios globales, invertir a escala en nuevas tecnologías, desarrollar soluciones en todos los países, ser más eficiente, atraer los mejores equipos o aprovechar las mejores prácticas, reduciendo los costes y el tiempo necesario para lanzar nuevos servicios al cliente. “El foco en el cliente, la escala y la diversificación nos ha permitido generar un crecimiento más predecible y rentable”, añade la presidenta del grupo.

 

La tecnología, el mejor aliado

 

Precisamente la tecnología se ha convertido en uno de los grandes aliados para Banco Santander, que en los últimos años está haciendo grandes esfuerzos para convertirse en la mejor plataforma abierta de servicios financieros y liderar la banca responsable. Para ello ha desarrollado nuevos negocios y estrategias globales que favorecen el crecimiento exponencial de los canales digitales y permiten dar grandes pasos en la estrategia de transformación. El objetivo es poner a disposición de los clientes todas las opciones para gestionar sus finanzas y ofrecer la mejor experiencia de usuario en cada uno de los mercados en los que opera: el camino hacia la plena digitalización y la omnicanalidad, lo que supone homogeneizar todos los servicios y productos con que los clientes pueden interactuar en cada canal.

 

Los datos reflejan el éxito de esta estrategia: el banco ya tiene 39,9 millones de usuarios que utilizan estos canales (lo que supone un aumento interanual del 15%, 3 millones más) y de ellos más de 32 millones usan las apps para móviles (+22%). Entre los meses de abril y junio, un 47% de las ventas totales se realizaron por medios digitales. "Nuestros clientes se están comportando de forma muy distinta, no sólo en relación con los bancos, sino en todos los ámbitos de su vida. Las entidades financieras tenemos que estar a la altura incorporando las mejores soluciones tecnológicas para ellos”, añaden desde el grupo.