Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Imprimir esta página
Publicado en GESTORES Viernes, 14 de febrero de 2020 00:00

Se acumulan las evidencias de trastornos económicos significativos a causa del coronavirus

Gilles Moëc (AXA IM) | Se acumulan las evidencias de trastornos económicos significativos a causa del coronavirus, aunque todavía siga siendo difícil hacer una valoración apropiada del impacto económico. Por ejemplo, los datos de actividad en Alemania ya eran pobres antes del estallido del brote, pero hay un desafío de corto plazo: la dependencia de Alemania de la demanda china de bienes. Con la inversión empresarial menos dinámica, algún daño será inevitable.

 

 

También hay buenas noticias. “Afortunadamente para la confianza global, parece que la Casa Blanca no está inclinada a mostrar ninguna hostilidad hacia China, mientras las autoridades de Pekín luchan contra la epidemia. Mientras Trump alaba los esfuerzos que está realizando el presidente Xi, China ha retirado unilateralmente algunas de las cargas tarifarias impuestas a bienes estadounidenses que había impuesto en el apogeo de la guerra comercial. Esto tiene una doble utilidad para Pekín: por un lado, apoya la actividad en un momento difícil y por otro se anticipa a los riesgos de que bajo las circunstancias actuales China se encontrara con verdaderos problemas para cumplir su parte del trato de la llamada Fase 1, que contempla que dupliquen sus importaciones de productos estadounidenses.

 

Sin embargo, no se puede descartar que, a medida que las elecciones en Estados Unidos se acerquen, Trump se vea tentado de reactivar las hostilidades con China, para asegurarse el voto de las clases obreras, habida cuenta de que empieza a haber indicios de un incremento del desempleo en algunos de los Estados que suelen decantar el resultado electoral. Otras de las acciones que podría emprender Trump es una rebaja fiscal dirigida a las clases medias.

 

Para seguir evaluando la evolución de la crisis sanitaria, AXA IM recomienda observar las reacciones en otros países. Alemania se verá sometida a un evidente escrutinio, ya que China es ahora su mayor mercado de exportación y hay efectos ya visibles: por ejemplo, los retrasos de Volkswagen en la reapertura de sus plantas de producción en China. Si bien la cuota de China en el PIB mundial permanece por debajo del 20%, desde un punto de vista de inversión empresarial, China representa ya más de un cuarto del total global y puede considerarse como la mayor economía del mundo.