Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 19 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Noticias Premium Lunes, 02 de abril de 2018 08:00

Empresas que buscan bitcoin sin saberlo

Félix Brezo Fernández | Desde la creación del primer bloque de Bitcoin en enero de 2009 y tras la primera implementación del cliente descentralizado desarrollado por la enigmática figura de Satoshi Nakamoto la percepción de las criptodivisas ha evolucionado mucho.

 

El objetivo del proyecto original, publicado de forma teórica a finales de 2008, no era otro que crear un sistema de pagos descentralizado en el que sus participantes no tuvieran la necesidad de confiar en organismos centralizados para poder efectuar transacciones económicas. De ahí el título de un documento que hoy es la referencia para miles de entusiastas de las criptodivisas de todo el planeta: «Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System».

 

Los delincuentes vieron en estas nuevas criptodivisas un escenario ideal. En el caso de encontrar un monedero de bitcoins desprotegido se podían limitar a sustraer las claves y a transferir el dinero a una cuenta bajo su control de una forma relativamente anónima al poderse crear cuentas de forma masiva. Además, esa capa adicional de anonimato que ofrece el hecho de poder recibir nuevos pagos en diferentes criptodivisas sin necesidad de darse de alta en entidades centralizadas, tenía también otra aplicación: el cobro de extorsiones. Más allá de incidentes de ransomware como el de Wannacry, son muchos los organismos que han sido víctimas de este tipo de acciones. Algunas organizaciones como centros clínicos y hospitales ya han sido amenazadas con ver expuestos los datos de sus pacientes exigiendo el pago de rescates en diferentes criptodivisas. Por otro, las amenazas no necesariamente tienen que implicar la filtración de información confidencial, sino que pueden ir contra la disponibilidad online del servicio. Esta situación es especialmente crítica para aquellas instituciones que operan principalmente en el ciberespacio y a las que colectivos cibercriminales pueden exigir ciertas cantidades para evitar que se llevaran a cabo ataques de denegación de servicio que dejaran sus webs inoperativas por inundación de tráfico.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO ACCEDA A LA ZONA PREMIUM

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.