Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 16 de septiembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 20 de abril de 2018 08:00

Alemania: más de dos millones de trabajadores públicos disfrutarán de una subida salarial del 7,5%

Intermoney | Las referencias en el campo de los indicadores macroeconómicos y los bancos centrales escasearán durante la jornada de hoy, lo cual dotará de mayor importancia a la publicación de los resultados empresariales del primer trimestre de 2018.

 

De hecho, desde la perspectiva de los indicadores, podemos apuntar que las referencias más interesantes se conocían antes de la apertura europea. En Japón, la inflación frenaba cuatro décimas hasta 1,1% a. en marzo, si bien el indicador clave para el BoJ en forma de IPC excluido alimentos moderaba tímidamente hasta 0,9% a. (1,0% ant.). Una circunstancia que se entendería como pasajera dentro del banco central nipón, pues las filtraciones señalan que la entidad mantendrá en la actualización de sus previsiones que la inflación en Japón alcanzará el 2% el próximo año fiscal y continuará en niveles similares el siguiente.

 

La anterior cuestión lleva a que en la autoridad monetaria nipona se plantee la posibilidad de empezar a debatir, en un futuro, opciones respecto a la política monetaria. El anterior ejercicio que debería llegar en 2019, hay que ponerlo en su adecuado contexto y lo cierto es que un cambio decisivo de la política del BoJ todavía tardará en llegar. No obstante, tampoco negamos que el primer paso en este largo camino consistirá en la discusión de las opciones disponibles para el futuro.

 

Junto a las referencias de precios en Japón, la segunda gran cita del día ya la conocíamos y tomaba forma de ligera aceleración de los precios de producción de Alemania hasta 1,9% a. en marzo. Sin embargo, el campo de batalla relevante en la economía germana radica en el comportamiento de los salarios y las últimas noticias vuelven a apuntar al alza. En principio, más de 2 millones de trabajadores del sector público germano disfrutarán de una subida salarial del 7,5% a lo largo de los próximos dos años y medio.

 

Las alzas de salarios en el sector público vienen a sumarse a los generosos incrementos del 4% acordados para 3,9 millones de trabajadores de la industria germana en 2018 y 2019. Mientras tanto, el sindicato Verdi sigue demandando incrementos importantes en determinados ámbitos de los servicios. Luego, noticias favorables desde la perspectiva de los objetivos del BCE, si bien es cierto que la asignatura pendiente desde la perspectiva germana es que las subidas salariales acaben por plasmarse en un consumo más dinámico por parte de los hogares. Por ejemplo, en 2017, este avanzó un 1,9% pero permaneció prácticamente estancado durante el segundo semestre del año.

 

En esta ocasión, más que la lectura en clave de consumo de las subidas de los salarios en Alemania, nos interesa su interpretación desde la perspectiva de la inflación en un momento en el que las materias primas pueden volver a dar que hablar. Los precios del petróleo en base al WTI son más de un 4% superiores a los alcanzados durante los máximos de enero, mientras que en el caso del Brent el avance supera el 5%. La cuestión es que, ahora, esta circunstancia convive con el ruido inyectado por las sanciones estadounidenses al gigante ruso del aluminio Rusal.

 

En el caso del aluminio, debe tenerse en cuenta que Rusia explica el 6% de la producción mundial (cerca de 3 millones de toneladas) y, también, es un productor relevante de alúmina aunque su posición no es tan importante y la clave está en que Rusal refina cerca del 6% de la alúmina mundial y posee la mayor refinería de Europa. De momento, desde los mínimos de abril, los precios del aluminio cotizados en Londres han aumentado casi un 30% y los de alúmina casi un 50% de acuerdo con las cotizaciones australianas.

 

A efectos prácticos, desde que se observan alzas de precios en materias primas como las señaladas hasta que repercuten en los precios visibles por los consumidores, pasa bastante tiempo y los efectos se diluyen. En la primavera de 2017, un artículo del BCE deparaba datos bastante interesantes a este respecto al concluir que, en base a un análisis de correlación, los precios de producción de las industrias de bienes intermedios alcanzan su mayor vinculación con los finales de las industrias no alimentarias (índice de correlación de 0,7) con un retraso algo superior a medio año.

 

De forma que partiendo de un estadio más allá de la propia materia prima, podemos concluir que el retraso en la transmisión de las alzas es destacado y se reduce a lo largo de la cadena de producción. Además, el efecto que nos interesa es el observado sobre el IPC y la relación entre los precios industriales y la inflación final resultaría similar a la existente entre los precios industriales intermedios y finales. La máxima correlación entre ambas variables alcanzaría el 0,7 y se daría con un retraso algo superior a un año.

 

Por lo tanto, las alzas que estamos observando en algunos metales no tendrían, ni mucho menos, impacto en las cifras de IPC en el corto plazo y, además, se diluirían con el tiempo. El problema es que ante el esperado repunte de la inflación estadounidense durante la primavera, haya en el mercado quien realice extrapolaciones incorrectas. Un riesgo que existe porque las miradas también están puestas en otras materias primas de las que Rusia es el primer productor global: paladio (40% mundial), potasa (18%), platino (22%) y níquel (10%).

 

Después del apunte realizado en clave de precios y que puede realizarse en días con una agenda más descargada como hoy, solo cabe apuntar que asistiremos a un ligero deterioro adicional de la confianza de los consumidores de la UEM que no pondrá en entredicho su buena salud, al tiempo que en España conoceremos la balanza comercial de febrero. Mientras tanto, en Estados Unidos asistiremos sólo a un par de apuntes de la Fed. Así que lo más relevante serán los resultados de la jornada: TeliaSonera, General Electric y Honeywell.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.