Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 19 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Noticias Premium Lunes, 18 de junio de 2018 08:30

Volker Wieland: "No podemos ignorar la bajada masiva de impuestos a las empresas en EEUU ni la reforma prevista en Francia"

Lidia conde (Fráncfort) | Volker Wieland (1966, Aalen, Alemania) es profesor de Economía Monetaria en la Universidad Goethe de Fráncfort. Desde 2013 es uno de los cinco miembros del Consejo de Expertos Económicos del Gobierno alemán. En marzo fue reelegido por la Cancillería para ocupar hasta febrero de 2023 un segundo mandato entre los “sabios alemanes”.

 

El campo de investigación de Wieland se centra en la política fiscal y monetaria. En los últimos años el consejo asesor, un organismo independiente del Gobierno, ha criticado la política monetaria del Banco Central Europeo y ha pedido acabar con la compra de deuda. “Ni la expansión cuantitativa del BCE ni su política de bajos tipos de interés son adecuados para la Eurozona ni para Alemania.” Desde 2012 Wieland dirige el Instituto de Estabilidad Monetaria y Financiera de Fráncfort, fundado para desarrollar el proyecto “Estabilidad monetaria y financiera”.

 

Los “cinco sabios alemanes” han reprochado a Merkel la falta de reformas ¿Cuáles son los retos hoy de Alemania?

 

Los retos surgen por la globalización, el cambio demográfico y la digitalización. La revolución digital brindará grandes oportunidades porque aumentará la productividad laboral. Y hoy por hoy, la robotización de la industria alemana es un éxito. Pero la economía alemana presenta todavía puntos débiles desde el punto de vista del uso eficiente de la tecnología de la información y de la comunicación. Mayor prioridad que la ampliación de la red de banda ancha tiene la desregulación de los obstáculos a la innovación.

 

¿Qué pasará con la gente que no pueda seguir el ritmo de todos estos cambios?

 

El Consejo de Expertos Económicos del Gobierno alemán analiza con regularidad el reparto de los ingresos y la cuestión de la presunta creciente desigualdad en Alemania. Según nuestros cálculos, el reparto de los ingresos netos se mantiene estable desde 2005. A pesar de las reformas del mercado laboral introducidas –por el Gobierno del socialdemócrata Schröder– en Alemania a principios de siglo y del aumento del sector de bajos sueldos, no se ha registrado un empeoramiento, sino una estabilización en la distribución de ingresos. No veo la necesidad de una mayor redistribución de la riqueza. Lo que sí es importante es que el Gobierno asegure el futuro de las pensiones de jubilación y reduzca impuestos. La situación hoy es que tras una subida salarial, los contribuyentes pagan más impuestos aunque su poder de compra real no cambie. La razón es el incremento de la inflación. Algo que afecta sobre todo a la clase media. También habría que eliminar el impuesto de solidaridad, que no tiene sentido 28 años después de la reunificación alemana. Además si queremos seguir siendo competitivos, no podemos ignorar la bajada masiva de impuestos a las empresas en EE UU y la reforma impositiva prevista en Francia.

 

El socialdemócrata Olaf Scholz, ministro de Finanzas con Merkel en esta legislatura, no piensa modificar la pauta de equilibrio presupuestario de su antecesor. A pesar de ese consenso alemán en el principio de no gastarse más de lo que se ingresa, Scholz ha recibido muchas críticas...

 

Sí... es que la economía alemana está registrando un auge fuerte y, por tanto, el Estado dispone de un excedente presupuestario. No obstante, esta privilegiada situación financiera no va a durar mucho. En 2017 el excedente, la positiva diferencia entre ingresos y gastos, fue de 38.400 millones de euros, un 1,2 % del PIB. Y para 2019 la deuda pública se situará justo por debajo del 60 por ciento del PIB establecido por los criterios de convergencia de Maastricht. Pero el pacto de estabilidad es procíclico y es correcto... pues en los buenos tiempos hay que reducir la deuda para disponer de margen en el futuro. En las crisis aumenta de nuevo el déficit y la deuda. Estoy convencido de que es importante continuar con esta política de equilibrio presupuestario, sobre todo teniendo en cuenta factores en contra, como los tipos de interés, que van a subir, y la evolución demográfica. El envejecimiento de la población supondrá un gran reto fiscal. En conclusión, el dinero del que dispone ahora el Gobierno deberá gastarse en reformas para crecer, en medidas para aumentar el potencial económico.

 

PARA LEER LA ENTREVISTA COMPLETA ACCEDA A LA ZONA PREMIUM

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.