Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 18 de junio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Martes, 05 de febrero de 2019 00:00

Feliz (no tan) próspero año del cerdo

Alberto J. Lebrón (Pekín) | El cerdo, en la cultura china, ha sido siempre símbolo de abundancia. Al ser un elemento esencial de su dieta –España es lo que más exporta hacia el mercado chino actualmente–, sobran las explicaciones.

 

 

 

Pero lo significativo es que este año del cerdo no va a ser ni mucho menos tan abundante como los anteriores. La guerra comercial con Estados Unidos puede restar ocho décimas al PIB chino (que crecería, en el mejor de los escenarios, un 6% durante 2019). ''Sin embargo, si Estados Unidos subiera sus aranceles a todas las exportaciones procedentes de China, como han amenazado desde Washington, ello podría costar hasta dos puntos al PIB'', señala Wang Tao, economista jefe del banco UBS. Es decir, el peor escenario posible sitúa a China con un crecimiento económico del 5,5%, lo cual tendría lugar si Estados Unidos decidiese elevar todas sus tasas arancelarias al 25%.

 

Las ventas inmobiliarias está previsto que retrocedan un 6%. Y el consumo interno también puede desacelerarse unas décimas. En este contexto, todo hace indicar la inminencia de nuevos estímulos económicos, tanto fiscales como monetarios. El crédito bancario se espera que crezca un 11%. Y la inversión total en infraestructuras, con un aumento testimonial este último 2018, alcanzará nuevamente los dobles dígitos durante 2019 (+12%). ''Con una deuda pública cercana al 80% del PIB, existe margen fiscal para nuevas inversiones en infraestructuras, si bien es recomendable evitar un endeudamiento innecesario'', alerta Wang. Si consideramos otros agentes económicos, no solamente las administraciones públicas, el endeudamiento total en China asciende al 240% del PIB.

 

Estímulos y reformas

 

Los aranceles estadounidenses, en todo caso, deberían incentivar una reforma del tejido productivo chino e incrementar, de paso, su competitividad. China, pese a subir los gravámenes sobre sus importaciones procedentes de Estados Unidos, está reduciendo las tasas arancelarias al resto del mundo. Y la guerra comercial con Estados Unidos, conviene recalcar este aspecto, ha precipitado algunos anuncios de corte reformista. Una apertura gradual del sector financiero, o la privatización parcial de algunas firmas estatales, apuntan hacia esa misma dirección. 

 

PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA ZONA PREMIUM

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.