Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 20 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Viernes, 22 de marzo de 2019 07:00

Fondos para aprovechar las oportunidades de la RV emergente

J. P. Calle (Rentamarkets) | Los malos retornos de los activos financieros del pasado año no han excluido los mercados emergentes, que cayeron abruptamente durante el 2018.

 

 

 

 

 

Las valoraciones quedaron “baratas” si tenemos en cuenta tanto los ratios de valoración absolutos como los relativos respecto a los mercados desarrollados (USA y Europa).

 

  

Esta situación podría venir explicada por el temor producido ante el menor crecimiento en China, las subidas de tipos de interés en Estados Unidos y el complicado clima político, que trajeron a la memoria las temidas palabras final de ciclo y recesión. Pero lo ocurrido ya forma parte del pasado: ahora nos tenemos que fijar en el presente y decidir si es atractivo este mercado o no.

 

Claves y oportunidades

 

Uno de los grandes dilemas de los gestores es construir carteras con activos descorrelacionados que construyan carteras resistentes, lo cual consiste simplemente en incluir activos que aporten rentabilidad a la vez que ofrecen refugio, amortiguación ante caídas y aumentos de volatilidad en los mercados. Y es este punto donde los mercados emergentes juegan un papel importante en la construcción de las carteras, ya que por definición es un activo que nos debería dar mayor rentabilidad en el medio-largo plazo que los mercados desarrollados aportando descorrelación, y con la única pega de ser mercados más volátiles.

 

Con esta idea, consideramos que los mercados emergentes juegan un papel fundamental en nuestra construcción de carteras, por lo que repasaremos las principales variables que explican nuestro actual sentimiento positivo y optimista.

 

• Dólar débil. Durante estos dos primeros meses de año, el dólar se ha depreciado frente a las divisas de mercados emergentes. Esta situación reduce la presión sobre los países emergentes, estrechamente relacionados con el dólar en términos de comercio y deuda.

 

• Tipos en Estados Unidos. La pausa en las subidas de tipos en Estados Unidos, incluso las estimaciones a futuro de los mismos, hace que las refinanciaciones y pagos de la deuda en los países emergentes se produzcan en mejores condiciones.

 

• Bajas valoraciones. Tras las caídas en 2018 de las bolsas, los mercados emergentes comenzaron el año como las regiones más baratas. A fecha de hoy cotizan con un descuento del 20% respecto a los desarrollados, además de tener un ratio de precio/beneficios inferior a su media histórica.

 

• Estabilidad. A fecha actual parece que los riesgos geopolíticos, en general, han disminuido por lo que no deberíamos tener grandes sobresaltos. Tan solo hay que destacar como negativa la situación en la India.

 

• China. Destacamos este país por su importante rol económico mundial. Es la principal economía de los mercados emergentes y una de las más importantes a nivel mundial de manera que su evolución es clave. El optimismo en este país se fundamenta en que los estímulos fiscales y monetarios empiezan a verse reflejados en diferentes indicadores económicos del país lo que debería producir crecimiento económico. Además, el conflicto comercial entre Estados Unidos y China parece que está a punto de solucionarse tras los esfuerzos de entendimiento desde ambas partes.

 

• PMIs estables. Mientras los principales indicadores macroeconómicos dan alguna señal de debilidad en los mercados desarrollados, algunos indicadores de los países emergentes han soportado esta debilidad llegado a registrar síntomas de crecimiento desde finales de 2018.

 

No todos los países emergentes son iguales

 

Ahora nos fijaremos en el universo de los países emergentes, destacando la amplitud del mismo. Así, señalamos que, si bien los ciclos económicos cada vez van más acompasados, siempre existen divergencias, sobre todo, en algunos casos producidas por la inestabilidad política.

 

De esta forma podemos subdividir los mercados emergentes en tres regiones principales:

 

• Latinoamérica. Región influenciada por las dos sus dos mayores economías, México y Brasil. En el primer caso muy dependiente de Estados Unidos.

 

Europa del Este. Cada vez más correlacionada con la zona euro por la inclusión de estos países. Por ello, Rusia es la clave en esta región.

 

Asia. Con economías muy dinámicas y evoluciones muy diferentes. Fácilmente podríamos subdividirla teniendo a China, India, Corea del Sur y el sudeste asiático como principales motores de forma que podemos encontrar fondos especializados en estas subregiones, sobre todo de China.

 

Al señalar esta división de regiones queremos destacar que los fondos de esta categoría pueden obtener rentabilidades muy diversas en función de donde centren las inversiones. Así, en caso de querer invertir en una región específica deberemos acudir a la subcategoría o leer muy bien la política de inversión del fondo para conocer donde se centra. 

 

Al riesgo propio de la inversión en renta variable, se añade además el riesgo de invertir en países con moneda distinta al euro, por lo que las inversiones se pueden ver beneficiadas o perjudicadas por las revaluaciones de la moneda.  

 

Nuestra selección de fondos destacados

 

Para aprovechar las oportunidades de esta clase de activos señalamos los siguientes fondos:

 

Blackrock Emerging Markets Equity Strategies. Dentro de la amplia gama de fondos emergentes que tiene esta gestora destacamos este, que invierte en los mercados emergentes de forma global, combinando la selección de compañías de crecimiento y valor. Fondo para estar invertido en renta variable emergente y dejar al gestor que sea quien elija la zona geográfica preferida en cada momento.

 

Nordea Latin American Equity. Nordea se caracteriza por tener una buena y amplia gama de fondos que invierten en mercados emergentes, tanto de renta variable como de renta fija. Su inversión se centra en América central y Sudamérica, con un sesgo marcado por Brasil y México que actualmente representan casi el 90% de las inversiones.

 

Fidelity Asia Focus. Destacamos este fondo de Fidelity que invierte en compañías asiáticas entre los varios que oferta la gestora. Tiene un sesgo a China debido a ser la mayor economía de la zona, aunque destaca por su gran diversificación tanto en países como en sectores, invirtiendo siempre en empresas de gran calidad y crecimientos sostenibles.

 

Invesco Greater China Equity. Fondo con 5 estrellas Morningstar que invierte exclusivamente en compañías chinas. Invierte en compañías de crecimiento.

 

Robecco QI Emerging Markets Sustainable Active Equities. Destacamos este fondo por dos características que le hacen diferente: la inversión sostenible (pocos fondos emergentes la utilizan) y por su modelo cuantitativo de gestión. Señalar que puede invertir en cualquier país emergente.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.