Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 25 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Miércoles, 05 de junio de 2019 00:00

Un mundo tecnológico de dos velocidades

Alphavalue | Europa puede tener suerte después de todo de tener índices con un escaso peso de tecnología/IT. Los sectores de semiconductores, software, computer y medios digitales dominados por los Estados Unidos se enfrentan a dos cambios de paradigma. El primero fue bastante fácil de detectar, ya que tardó en llegar: cierto grado de regulación del mercado de datos personales a través de medidas antimonopolio.

 

 

Como la regulación de los GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) es una tarea política lenta, usar la amenaza antimonopolio puede ser igual de efectivo. Si bien se anticipó en gran medida, las “sondas” estadounidenses lanzadas el lunes pasado parecen haber sorprendido a los accionistas de los GAFA. Nuestra opinión es que la “ley de la selva” en la manipulación de datos personales que impulsó a los GAFA, ha alcanzado su punto máximo con el desastre de Cambridge Analytica. Los GAFA se han apresurado a ponerse el nuevo disfraz de privacidad y protección de datos personales, pero es demasiado tarde y de todos modos incurrirá en grandes costes. Dejando de lado los enormes costes, es inevitablemente considerar las responsabilidades de revisión.

 

La segunda sorpresa desagradable es Huawei. Al poner de rodillas a la compañía china de IT Hardware en el tema del uso legítimo de la propiedad intelectual originada en los Estados Unidos, la Administración de este país ha presionado el botón de reinicio para todas las industrias tecnológicas. Se sospecha que cada minuto se incumplen las nuevas disposiciones de exportación que tienen como objetivo proteger la propiedad intelectual de Estados Unidos. Esto tuvo / tiene efectos importantes en las industrias IT del mundo que, en efecto, tienen que repensar sus cadenas de suministro y bases de clientes. Los valores tecnológicos europeos obviamente han sido víctimas colaterales, ya que se dieron cuenta de que, de hecho, casi ningún producto se basa en diseños europeos puros.

 

En efecto, la presidencia de Donald Trump puede ser la primera en defender la tecnología estadounidense, que conquista todo, cuando se enfrenta a la política. En primer lugar, la política significa que es probable que China concluya que en su impulso por convertirse en la economía más grande del mundo y, en última instancia, en el ejército más poderoso, no puede permitirse depender de la tecnología de terceros. Si una independencia nacional en la alta tecnología se demora otros 20 años, no importa tanto como el camino que conduce a un mundo dividido. Las empresas tecnológicas occidentales verán el mercado chino cerca de ellas a un gran coste de oportunidad. Si se necesitara un recordatorio, el automóvil del mañana será chino, ya que sólo este país tendrá economías de escala en baterías, semiconductores de potencia, semiconductores lógicos y de todo tipo posibilidades para tener coches eléctricos a un precio aceptable. Los automóviles autónomos serán aún más un mercado chino debido a preocupaciones de seguridad.

 

Un mundo tecnológico de dos velocidades no es una perspectiva positiva. Más aún si China encuentra la manera de captar los “gustos” de Asia Central y Lejano Oriente, que pueden ver un efecto positivo en el despliegue de las IT de estilo chino en la búsqueda de su propia versión del capitalismo distópico. Para los sectores europeos relacionados con IT, las noticias no pueden ser buenas, como para cualquier otra compañía de servicios de tecnologías de información de cualquier país.

 

La buena noticia es que hay tan pocas empresas de este tipo en Europa que es más probable que el golpe a los índices sea limitado. Sin embargo, uno no debe subestimar el efecto dominó de noticias tan negativas, ya que un freno para este sector es inevitablemente un freno para el crecimiento.  

 

La siguiente tabla es un recordatorio rápido de las valoraciones esenciales. Obviamente estos sectores no están protegidos por sus dividendos.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.