Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 17 de septiembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Jueves, 11 de julio de 2019 08:00

¿Es posible crecer sin estabilidad?

Joan Tapia (Barcelona) | La posibilidad de otras elecciones anticipadas en noviembre empieza a disparar las alarmas sobre la capacidad de pacto de los partidos españoles. La economía española es un animal de gran fuerza que, una vez que se pone en marcha, es resistente y difícil de parar. Es lo que me dijo hace ya unos meses un destacado economista español que preside uno de los más reputados observatorios.

 

 

Debe ser una aseveración cierta porque solo así se puede entender que el actual ciclo expansivo de la economía –con notables reducciones del desempleo y crecimientos del PIB superiores a los europeos– haya coincidido con una larga inestabilidad política que se inicia cuando en las elecciones del 2015 el PP de Mariano Rajoy pasa de una holgada mayoría absoluta a 123 diputados y finaliza el dominio del bipartidismo sobre la vida política. Desde entonces –aparte de dos elecciones generales anticipadas en el 2016 y 2019– no ha habido ningún gobierno con mayoría clara. Y así seguimos pese a la victoria de Pedro Sánchez en las elecciones de abril y ante una investidura que se presenta más complicada de lo que se pensaba tras las legislativas de abril y tras las europeas, autonómicas y municipales de mayo.

 

¿Qué ha pasado? Pues que desaparecida, por su conversión al independentismo, la tradicional bisagra catalanista –no así la vasca, que tiene menos relevancia numérica– los partidos llamados nacionales (ahora cinco) demuestran poca flexibilidad y todavía menor capacidad de pacto. España ha demostrado durante casi cuatro años completos (finales del 2015-mediados del 2019) que una prolongada inestabilidad gubernamental (y la consecuente ausencia de medidas económicas de calado) no alteraba un bastante virtuoso ciclo expansivo. Fantástico, pero… ¿hasta cuándo puede durar esta etapa que si no fuera por lo devaluado del término podríamos calificar de milagrosa? ¿Puede esfumarse el “milagro” español de los últimos cuatro años de crecimiento pese a una notoria inestabilidad gubernamental, asociada además a la crisis constitucional provocada por la anómala situación de Cataluña?

 

PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA ZONA PREMIUM 

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.