Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 14 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Viernes, 11 de octubre de 2019 08:00

Los inversores seguirán mostrando su preferencia por el comportamiento de los beneficios frente a las valoraciones atractivas

Santander Corporate & Investment | En la segunda mitad de 2018, los mercados mundiales de renta variable registraron fuertes caídas (-12,8% en el caso del EuroStoxx), en un entorno de preocupación ante una próxima recesión global que pudiera tener un impacto negativo en los beneficios y las valoraciones de mercado.

 

 

Esta incertidumbre se redujo a principios de 2019 y, a finales del 1T19, los mercados europeos habían recuperado las pérdidas registradas en 2018. En los últimos seis meses, los mercados europeos de renta variable se han estado moviendo lateralmente en un escenario en el que se mantiene la incertidumbre top-down (negociaciones comerciales Estados Unidos-China, Brexit...), la situación macroeconómica ha estado debilitándose y las expectativas de consenso para el PIB y los beneficios en 2019 y 2020 se han ido bajando progresivamente. Las diferencias de comportamiento entre los sectores de los mercados europeos se han reducido y, por tanto, la selección de sectores no ha sido tan crucial en el 2T-3T19 como lo fue en el 2S18 y 1T19.

 

 

La recuperación del mercado europeo en lo que llevamos de año no ha reflejado el típico “repunte de alivio” desde los niveles mínimos registrados a finales de 2018, en el que los sectores de peor comportamiento fueron los que mostraron los repuntes más fuertes. En nuestra opinión, los inversores han estado reposicionando sus estrategias sectoriales atendiendo a nuevos catalizadores que incluyen:

 

(1)  tasas bajas de crecimiento nominal global (crecimiento bajo del PIB real, niveles contenidos de inflación, escaso crecimiento de los beneficios), con el comercio mundial y los grandes proyectos de inversión a largo plazo paralizados por la incertidumbre actual (negociaciones Estados Unidos-China, Brexit...); 


 

(2)  la “congelación” de los tipos de interés a ambos lados del Atlántico (con los bancos centrales dispuestos a seguir ofreciendo un entorno favorable de abundante liquidez y tipos de interés muy bajos durante un tiempo prolongado); y

 

(3)  niveles bajos de crecimiento en Europa debido, principalmente, a: (a) la buena situación de las familias europeas (gracias a una creación de empleo positiva y subida de la remuneración salarial), lo que respalda el consumo y las decisiones de inversión de los consumidores europeos; (b) balances de las empresas saneados que deberían seguir respaldando la inversión empresarial europea; y (c) mejora de la situación fiscal pública, lo que da margen para un crecimiento selectivo de la inversión empresarial.

 

 

Nuestro análisis de los sectores europeos tiene en cuenta 19 factores diferentes en seis áreas principales, entre los que se incluyen la valoración (absoluta y relativa), el comportamiento de los beneficios (crecimiento y tendencia), temas clave para el 4T19 (negociaciones comerciales mundiales, entorno de tipos de interés bajos, miedos a una recesión, etc.) y posicionamiento. Hemos clasificado los 16 sectores que analizamos atendiendo a todos los factores, por lo que, a menor número, mejor clasificación del sector. En este análisis, hemos dado el mismo peso a todos los factores.

 

 

No esperamos grandes cambios en los principales catalizadores de mercado en el 4T19. Las principales incertidumbres que planean sobre los mercados (negociaciones comerciales Estados Unidos-China, Brexit, tensiones en torno a Irán, etc.) previsiblemente seguirán estando ahí, el crecimiento (PIB, inflación, beneficios empresariales) podría seguir siendo limitado, la política hiper-laxa de los bancos centrales podría, incluso, aumentar (algo favorable para el crecimiento de los mercados emergentes) y los desequilibrios del sector privado se mantienen limitados y difícilmente desencadenarían una recesión si no hay nuevos conflictos políticos. En este escenario, el mercado parece más inclinado a favorecer a sectores que ofrecen predictibilidad de los beneficios más que valoraciones atractivas.

 

 

En nuestra opinión, los inversores seguirán mostrando su preferencia por el comportamiento de los beneficios (combinación de crecimiento, predictibilidad y tendencia) frente a las valoraciones atractivas. Por tanto, los sectores con una tendencia de los beneficios por encima de la media y valoraciones atractivas podrían mostrar un mejor comportamiento relativo en el 4T19: farmacia, petróleo y gas, aseguradoras, telecoms, viaje y ocio y construcción serían nuestros preferidos. Por su parte, en el lado negativo, destacaríamos utilities, alimentos y bebidas y bienes de consumo y enseres domésticos, donde las valoraciones están ajustadas; además, en el lado negativo, están medios de comunicación, industriales y recursos básicos, sectores que probablemente se verán afectados por las dudas ante una desaceleración macroeconómica.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.