Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 17 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Lunes, 14 de octubre de 2019 00:00

La economía se desacelera, con el riesgo añadido de que no se resuelva la larga y cada vez mas alarmante inestabilidad gubernamental

Joan Tapia (Barcelona) | El verano no le ha sentado bien a la economía. La progresiva concreción de medidas que apuntan a un retorno a la tentación proteccionista ya se está trasladando a los datos económicos de muchos países y disparando el nerviosismo en los mercados financieros.

 

 

En este contexto preocupante, los bancos centrales insisten -el último, el BCE pero ahora no sin reacciones contrarias de los gobernadores de Alemania, Holanda, Austria, e incluso Francia- en una política monetaria ultraexpansiva (bajos tipos de interés y compra de activos) que creen necesaria para impedir la recesión, aunque saben que su eficacia práctica ya es menor y que también tiene efectos colaterales negativos.

 

La UE vive amenazada por la incertidumbre -política y económica- de un cada vez más posible Brexit sin acuerdo el 31 de octubre. Además, la economía alemana -afectada por el menor crecimiento del comercio internacional- y la italiana, están al borde de la recesión. Y aunque la española y, en menor grado, la francesa siguen tirando, la preocupación se incrementa. En España la revisión a la baja del crecimiento en el segundo trimestre (del 0,5% al 0,4%), seguida de la del primero (del optimista 0,7% al 0,5%) y un menor ritmo en la creación de empleo han removido también las previsiones y el clima económico.

 

El Banco de España ha rebajado la tasa de crecimiento de este año del 2,4% al 2% y la ministra de Economía, Nadia Calviño, que antes de verano hablaba de corregir al alza la previsión del Gobierno del 2,2%, más prudente que la del Gobierno, acaba de admitir que la revisión, en las perspectivas presupuestarias que debe enviar a Bruselas el 15 de octubre, puede ser a la baja. La realidad es que el crecimiento actual (segundo trimestre del 2019 sobre el mismo del año anterior) está ya en el 2%. Y es difícil que pueda incrementarse en la segunda parte del año.

 

PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA ZONA PREMIUM 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.