Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 14 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Martes, 28 de junio de 2016 18:00

Con la vista puesta en el 'Brexit', al Ibex le ha dejado casi frío la victoria del PP

F. Barciela / F.G. Ljubetic | La subida del Ibex 35, durante los primeros minutos de la sesión del lunes, cuando llegó a superar los 8.000 puntos, con una subida del 3%, no podía durar. Y no duró. Media hora después de la apertura el índice español iniciaba su hundimiento de nuevo hacía el umbral de los 7.700 puntos, con una pérdida superior al 2%, en el que se mantuvo hasta casi la hora de cierre, una caída en la que acabó acompañando al resto de bolsas europeas.

 

Más que montaña rusa, ayer vivimos un claro desplome a toda regla, en el que acabó por evidenciarse lo fundamental, que los inversores tienen la vista puesta en el 'Brexit', por lo que las elecciones en España acabaron por quedarse en un segundo lugar ante la enormidad del problema abierto por los ciudadanos británicos y que ya llevó al Ibex a caer el 12,3% el viernes pasado, la mayor pérdida del índice desde que existe.

 

Aquí habría que señalar, sin embargo, que el Ibex si ha cotizado positivamente los resultados electorales ya que al final acabó cerrando por debajo de sus homólogas europeas, algo que, como se sabe, no suele ser normal. Mientras el índice español perdía un 2,6%, el Eurostoxx50 se dejaba un 3,4% y el Eurotop300 un 3,8%. Hasta el DAX alemán y el CAC francés perdían más que la bolsa española; un 3,5% Y 3,6%. Por no hablar de la bolsa italiana, que perdía un 4,4%.

 

Ante la hecatombe que se vive en los mercados, por el pánico desconocido que ha originado la salida de los británicos de la Unión, era muy difícil que el Ibex acabara subiendo. Por muy gobierno que salga de las urnas, estarán pensando los inversores, muy poco va poder hacer de positivo si el 'Brexit' acaba hundiendo a Europa en una nueva recesión, algo no descartable si tenemos en cuenta que la economía de la UE venía perdiendo fuelle en los últimos trimestres.

 

A esto habría que añadir que los resultados electorales tampoco son para echar cohetes. Se entiende la euforia del domingo noche, con los militantes populares gritando ‘si, se puede’ a las puertas de la sede del PP en Génova. A fin de cuentas todas las encuestas daban al PP con 118 o 120 escaños y al final logró 133.

 

Teniendo en cuenta que el PSOE cayó de 90 a 85 escaños entre el 20 D y ahora y que Ciudadanos bajó de 40 a 32, todos se hicieron rápidamente a la idea, en las horas posteriores a la presentación de resultados, que no íbamos a volver a las andadas en las que vivimos la primera mitad del año y que al final se impondría el sentido común, es decir la formación de un gobierno a tres, o a dos, con la abstención del PSOE.

 

Pero, si alguien daba todo esto por seguro, esta mañana empezó a desengañarse según fue escuchando una y otra vez los mensajes que muchos creían haber quedado desterrados, por ejemplo los del PSOE que en ningún caso entrará en un gabinete de coalición – de esos habituales en Europa – con el PP y que tampoco se plantea la abstención sino que votará activamente contra Rajoy.

 

Pero es que desde Ciudadanos tampoco les están poniendo las cosas fáciles a los ‘vencedores’ del 26 J una vez que siguen insistiendo en el rechazo a la figura de Rajoy, además de que los dos grupos tampoco suman los suficientes escaños.

 

La prensa europea e internacional tampoco ayudó mucho a que el Ibex pudiera mostrar ‘performances’ mejoradas frente al resto de Europa, ya que en general reaccionó a los resultados con bastante escepticismo. Desde el Wall Street Journal al Financial Times o The Guardian las ideas más expresada por estos medios era que España había vuelto a encontrarse con un ‘parlamento profundamente fragmentado y la posibilidad de meses de incertidumbre sobre la formación de gobierno, lo que en conjunto, insistían, afectará los activos españoles a corto plazo y las perspectivas de crecimiento a medio.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.