Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 10 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Lunes, 01 de junio de 2020 00:00

El BCE necesita incrementar en al menos 350.000-400.000 M€ el PEPP

AXA IM | El BCE necesita “recargar” el programa de compras de emergencia pandémica PEPP en al menos 350.000-400.000 millones de euros para estar cómodo hasta diciembre, es decir, elevarlo simbólicamente por encima del billón de euros”, explica Gilles Moëc, Group Chief Economist en AXA IM.

 

“El BCE se ha comprometido a mantener el programa al menos hasta finales de año y, aunque ha reducido el nivel de compras desde el pico de 8.500 millones de euros diarios alcanzado a comienzos de mayo, el ritmo actual implica que el plan se agotará en septiembre (…). Los factores de política económica favorecen que se anuncie el incremento del PEPP ahora, esta semana, en lugar de esperar a la reunión programada en julio. De hecho, no tiene sentido retrasar las decisiones para incentivar a los Gobiernos nacionales a que “hagan su parte”, una vez que la Comisión Europea ya ha publicado su proyecto”.

 

“Si cada vez que se eleva el volumen general de la expansión cuantitativa se hace más difícil cumplir con los límites de flexibilización explicitados por el Tribunal Constitucional alemán, hacerlo en la primera reunión desde la sentencia podría considerarse una provocación, pero igualmente lo sería no moverse ahora, cuando el consenso del mercado se ha desplazado hacia una decisión de junio, ya que podría verse como una señal de que el banco central es sensible a la presión de Karlsruhe [sede del Constitucional alemán].

 

Seguimos pensando que la señal de que el PEPP se reinvertiría a largo plazo sería bien recibida, ya que daría al banco central más tiempo para volver a converger hacia la clave de capital y sería una poderosa orientación para el mercado. Por último, esperamos para esta reunión del BCE una decisión sobre el mantenimiento de los fallen angels - entidades que pierden su estatus de grado de inversión - elegibles para operaciones de alivio cuantitativo”, subraya Moëc.

 

“Los Gobiernos nacionales deben estar tranquilos en cuanto a sus condiciones financieras internas y es por eso que todavía se necesita una intervención masiva del BCE".

 

Italia, riesgo sistémico para la eurozona

 

El economista de AXA IM destaca que “la transmisión de la política monetaria no está siendo igual de rápida en toda la zona euro”. En este sentido, Moëc subraya cómo los “flujos se detuvieron en abril” en Italia. “Estamos tentados de atribuir la debilidad de la distribución del crédito en Italia a las dificultades del sistema de garantías estatales en ese país. En principio es muy generoso (garantía del 100% hasta 30.000 euros, 80% hasta 800.000 euros), pero los bancos tardaron en originar los préstamos dada la incertidumbre de su responsabilidad en la evaluación de la sostenibilidad de esta nueva deuda. Al tener menos acceso a los préstamos, las empresas italianas tampoco lograron acumular reservas de liquidez adicionales. En abril, el nivel pendiente de sus reservas de efectivo había aumentado sólo un 2,1% en relación con su nivel pre-pandémico, frente al 14,3% en Francia. Esto podría perjudicar la velocidad del rebote al salir del bloqueo. Desde casi todos los ángulos, Italia aparece como un riesgo específico dentro de la zona euro”, advierte el experto.

 

“Las empresas no están quemando efectivo” y “el éxito del estímulo fiscal”

 

Sobre las inyecciones de liquidez masivas que se están aprobando, el economista de AXA IM detecta que no se están destinando exclusivamente a las facilidades al descubierto. “Los datos de abril confirmaron que las empresas en conjunto no están "quemando efectivo". Todo lo contrario. Gran parte de estos préstamos adicionales se acumulan en forma de liquidez, como sugiere la continuación de los fuertes flujos de depósitos, que se mantienen en el máximo histórico de 103.000 millones de euros en abril. Esto refleja probablemente el éxito del estímulo fiscal: los diversos sistemas de subsidios de desempleo "en el trabajo" en particular han protegido los flujos de efectivo de las empresas, junto con los retrasos ofrecidos para el pago de las obligaciones fiscales”.

 

“Las estadísticas monetarias también confirman que los hogares han acumulado enormes reservas de efectivo durante el cierre. En abril añadieron otros 80.000 millones de euros a sus depósitos bancarios (en su mayoría en sus cuentas a la vista), superando el récord de 75.000 millones de euros en marzo. Esto equivale al 15% del gasto mensual de los consumidores en la zona euro”.

 

“No todo este ahorro forzoso se convertirá en gasto real una vez que se elimine completamente el bloqueo, ya que el deterioro de las perspectivas del mercado de trabajo desencadenará algún comportamiento precavido. Por ahora, el mercado laboral no está "volando solo" en la zona euro. El apoyo del Estado sigue siendo masivo, aunque algunos gobiernos -en Francia, por ejemplo- han anunciado una medida de recorte (pidiendo a los empleadores que asuman una parte más elevada de la remuneración de los trabajadores despedidos). Hasta ahora, el aumento del desempleo se debe principalmente a que no se han renovado los contratos de corta duración o a que los recién llegados al mercado laboral no han conseguido un empleo, pero la probable ola de despidos aún no ha llegado. Aun así, es tranquilizador afrontar la próxima fase crítica del choque pandémico desde una posición cómoda de liquidez”. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.